Germán Ejarque: «En el gobierno de Macri hubo un gran retroceso en cuanto al tema discapacidad»

Actualidad Mendoza

Una de las grandes decepciones tanto del gobierno de Mauricio Macri como de Alfredo Cornejo, que dejan como legado de su gestión, es la tan escasa dedicación a la asistencia de las personas con discapacidad.

No sorprende tanto del gobernador Alfredo Cornejo que no solo mantuvo como «Defensor» de las personas con discapacidad alguien sin legitimación, militante del mismo partido y designado a dedo, sino que también no desarrollo un plan de inclusión laboral para aquellos mendocinos y mendocinas que padecen alguna discapacidad.

Tal vez, ese sector más vulnerable de la sociedad tenía mayores expectativas con Mauricio Macri y «el mejor equipo de los últimos 50 años» que incluía en su troupe inicial a dos funcionarios con discapacidad motriz, Jorge Triaca y Gabriela Michetti. Pero lamentablemente ninguno de ellos levantaron la bandera de la integración y atención para estos argentinos.

Todo resultó al revés: resoluciones con recortes en terapias, horarios y establecimientos donde se brindan prestaciones de rehabilitación, un alto número de bajas de pensiones por discapacidad. La salud y los medicamentos crecieron exageradamente (más del 400%) y el gobierno de Macri gestó un sostenido abandono tanto de los servicios como de las instalaciones de lo que supo ser Servicio Nacional de Rehabilitación , hoy degradado a Agencia Nacional de Discapacidad.

En estos «gloriosos» años el presidente disolvió los organismos que se ocupan de los temas de discapacidad y lanzó un nuevo ente de manera inconsulta, reduciendo personal y acotando funciones: eliminó la Comisión Nacional Asesora para la Integración de las Personas con Discapacidad (CONADIS) y la Comisión de Pensiones Asistenciales, ambas dependientes del ministerio que encabeza Carolina Stanley. Además, en su lugar, el Poder Ejecutivo creó la Agencia Nacional de Discapacidad, un ente que absorbió sus funciones pero bajo la órbita de Presidencia y generó varios «tijeretazos».

Por lo poco que se ha hecho, queda bien claro que tanto para Mauricio Macri como para Alfredo Cornejo ser «discapacitado» es ser un «ciudadano de segunda».

BienCuyano conversó con Germán Ejarque, un especialista en temas de discapacidad en Mendoza y en el país, «frizado» por Cornejo en la legítima designación al cargo, por sus méritos en formación y experiencia, para ser
Defensor de las Personas con Discapacidad; un polémico puesto que en la actualidad está legalmente «vacío», okupado por un radical que cobra todos los meses por ese cargo (tipo ñoqui) más allá de que se haya vencido su mandato hace más de un año y medio.

«En el gobierno de Macri hubo un gran retroceso en cuanto al tema discapacidad, sobre todo en el aspecto de las pensiones no contributivas que sabemos que hay una intención permantente por reducirlas cada vez más, poniéndoles mas trabas y exigencias», afirma Germán Ejarque

A lo que agrega «por ejemplo, ahora piden un certificado médico oficial digital cuando aún en las provincias no estaba definido en qué lugares se podía hacer el mismo, sobre todo para aquellos que no tienen acceso a internet. Esto generó mucho miedo y mucha angustia en las personas con discapacidad ante la incertidumbre de perder la pensión y los pocos lugares donde se pueden hacer».

El programa Incluir Salud está dirigido a titulares de Pensiones Nacionales No Contributivas, que no cuenten con asistencia de servicios de salud tales como obras sociales. A ese sector es al que apunta Mauricio Macri para reducir el gasto público, peligrando miles de puestos de trabajo y las coberturas médicas y asistenciales de un gran sector de discapacidad.

«Las instituciones prestadoras de servicios también sufren los ajustes- denuncia Ejarque- no solo porque demoran por meses los pagos, los magros valores que reciben por la prestación, sin aumentos, sino que en consecuencia sufren aumentos permantentemente del costo de vida, los insumos y el combustible. Encima la misma AFIP les bloquea las cuentas por falta de pago en los aportes patronales, cuando el mismo gobierno nacional es el que le debe el dinero; es realmente un círculo vicioso que nunca cierra. Esto lleva a que muchas instituciones que se ocupan de esta área de discapacidad en todo el país vayan bajando las persianas y cierran».

Tras una sucesión de medidas que avanzaron durante tres años y nueve meses sobre derechos adquiridos, un nuevo embate sobre las personas con distintas discapacidades recorta y dificulta el acceso a tratamientos y achica las horas de terapias y prácticas de rehabilitación. La Resolución Nº 1231/19 de la Superintendencia de Servicios de Salud (SSS) –del devaluado ex Ministerio de Salud de la Nación que regula el funcionamiento de obras sociales y empresas de medicina prepaga– también afecta a los prestadores habilitados para efectuar los tratamientos. «De esta manera el gobierno de Macri desarma esta red de contención que estas sociedades civiles venían dando e incluyendo a las personas con discapacidad» afirma el mendocino oriundo de Guaymallén.

Las personas con discapacidad que viven en contexto de pobreza, son los que más sufren la falta de acceso a derechos básicos como salud, educación y trabajo «Hay un desgaste muy grande a lo que respecta cobertura de medicamentos, de prestaciones, de elementos ortopédicos, entre otros. Permanentemente me llegan mensajes de personas que están postradas en la cama, esperando durante meses una silla de ruedas, una situación terrible porque no hay compras para esas situaciones, ni tampoco le dan un préstamo de otra silla para que la persona pueda moverse en vez de estar postrada y así mejorar la calidad de vida de la persona en sí y de la familia que acompaña» sostiene Germán.

Y suma «Con el agravante de que van a la Defensoría de Discapacidad, escuchan los problemas pero no hay un seguimiento de los casos y, en consecuencia, no se da una respuesta concreta e inmediata; no hay articulación ni con los municipios, ni con el gobierno provincial».

Más allá de su militancia peronista, Germán Ejarque, tampoco esperaba que el actual gobierno se iba a olvidar de este sector de alta vulnerabilidad y recortar exageradamente los fondos de asistencia «Quién fuera ministro de Trabajo de la Nación, Jorge Triaca, que tiene una discapacidad, tuvo una oportunidad histórica que lamentablemente no quiso aprovechar, ya que nunca le dio una respuesta a la inclusión laboral de un sector de la ciudadanía con discapacidad».

«Hay 5 millones de personas en nuestro país que sufre alguna discapacidad. Es decir un 12,9 de la población que padece una limitación permanente. Hay que pensar que este sector no tiene las mismas oportunidades a la hora de incluirse en el empleo formal» agregó.

Para Ejarque, el alumno Cornejo no desentonó al recorte y olvido Nacional «Si bien a nivel provincial están muy condicionados a las decisiones del Gobierno Nacional, existe una correlación y complicidad del gobernador a la manera de gestión ‘ajustada’ de Mauricio Macri. También hubo un desmantelamiento de la asistencia social: en la OSEP, que responde a la gestión provincial, hubo un desarme del área que se había creado a tal fin para discapacidades, donde existía un lugar accesible y cómodo y donde el afiliado con discapacidad podía resolver todas sus inquietudes, ahora no lo hay y encima suman demoras en las entrega de elementos ortopédicos, muchas negativas a la hora de dar prestaciones, con bajas coberturas».

No obstante, a partir del próximo año, Mendoza tendrá un nuevo gobernador (radical); Germán no cree que la realidad en esta área vaya a cambiar mucho «Realmente no tengo esperanza que el gobernador electo Rodolfo Suarez cambie las cosas en Mendoza. No lo juzgo por lo que dice, sino por lo que hace».

Y expone un ejemplo de su gestión como intendente de Ciudad: «Judicialmente tuvimos que impedirle a Suarez el uso de la pirotecnia sonora en la Vendimia porque afectaba directamente a las personas con espectro autista y adultos mayores. Como intendente de la ciudad se negaba y seguía recurriendo a estos artificios estruendosos y no se lo podía hacer entender el daño que provocaban estos elementos pirotécnicos a la población con discapacidad. Todo terminó cuando una jueza lo obligó a reemplazar esa pirotecnia por otra no sonora. Es decir, Suarez no escuchó nuestro pedido y lo tuvimos que hacer con acciones judiciales».

Y aporta otro ejemplo «Muchas veces hemos visto fotos de Suarez con un grupo de personas en un plan de inclusión en una delegación municipal y, como el programa de empleo termina en seis meses, ninguna de esas personas de la foto continúan trabajando en la planta, lo cual finalmente no genera oportunidades de inclusión reales para las personas con discapacidades, sino solo marketing e imágenes».

Más allá de la foto con Suarez y algunos recuerdos, las consecuencias terminan siendo contrarias «Los ciudadanos con discapacidad que se ilusionan por su fuente de trabajo, de ingreso propio y legítimo, que después de un determinado tiempo se lo sacan, finalmente quedan en un estado de frustración, y nunca más los vuelven a llamar», describe Ejarque.

Y afirma «Cierta gente piensa que las personas con discapacidad somos eternos pasantes que nunca tienen continuidad y empleo fijo».

«Suarez como muchos otros juegan con la ilusión de estar incorporados por primera vez en el mercado laboral y no sabían que era un programa para sostener una foto de campaña», concluye el ex funcionario de discapacidad en una sincera charla con nuestro medio de una realidad que no muchos conocen.