Malena, la pequeña luchadora puntana de 11 meses, ya con 3 operaciones encima, pudo conseguir un corazón artificial gracias al Gobierno de San Luis y será operada este jueves

Actualidad

Malena Herbel, una bebita puntana de 11 meses que nació con una falla cardiovascular, está en emergencia nacional y necesita un corazón para seguir con vida.

Este lunes pasado, el Gobierno de San Luis consiguió un corazón artificial en Alemania que será instalado si sus condiciones clínicas lo permiten, pero ese aparato le dará un tiempo acotado para sobrevivir. Fue tramitado por la obra social DOSEP y una parte ya está en el país, y el resto llegaría el jueves desde Alemania.

Sandra Pérez, directora de la obra social pública DOSEP, le transmitió por teléfono desde San Luis la noticia de que el Estado provincial le había conseguido un corazón artificial de última tecnología en Alemania que servirá para prolongar sólo un tiempo la sobrevida de su hijita. Si bien, la prótesis no solucionará el problema de la pequeña pero le dará tiempo hasta que aparezca un donante. No obstante, el cuerpo médico es cauto y deberá esperar a que las condiciones en el organismo de Malena sean óptimas para poder instalársela.

En las últimas horas la coordinadora de DOSEP, Sandra Pérez informó que el cuerpo médico del Hospital Italiano evalúa las condiciones y estado de Malena, estudiando la posibilidad de esta cirugía conexión denominada “Berlin Heart” (corazón artificial), para los próximos días, hasta la espera de un donante. Por lo que de acuerdo a las indicaciones de los profesionales médicos, el ministerio de Salud de la Provincia  y DOSEP seguirán asistiendo como desde el primer momento a Malena.

“Su salud es altamente crítica por eso se sugirió conectarla a un corazón artificial”, explicó este martes a la mañana la coordinadora de DOSEP, Sandra Pérez, y agregó que “desde julio del año pasado hasta la fecha, la obra social ha cubierto la totalidad del tratamiento tanto de la mamá como de la beba”.

La mayor parte del dispositivo ya está en el país y se espera una cánula que proviene de Alemania. “Está prevista la operación para el jueves”, adelantó Pérez, quien aseguró que es la primera vez que la obra social realiza este tipo de gestión.

En caso de evolucionar, esta intervención aumentaría las esperanzas para que “pueda tener más posibilidades de sobrevida hasta que llegue el trasplante”, según indicó la coordinadora.


El médico auditor, Jorge Caymes, explicó el cuadro de Malena Herbel: “Tiene una cardiopatía porque nació con un solo ventrículo, nosotros tenemos dos. Fue diagnosticada acá en San Luis mediante una ecografía intrauterina y, ante la complejidad, se decidió la derivación”.

“La nena tuvo un cuadro de desnutrición que fue agravando su estado. Le hicieron dos cirugías previas porque había un problema con la parte pulmonar que no se oxigenaba bien. Se le hizo como un cruce de arterias y después una cirugía valvular”.

“Empezó con insuficiencia cardíaca y eso complicó la parte respiratoria, se le puso oxígeno y después asistencia mecánica con un respirador “, explicó el cardiólogo.

Esta situación cambió el presente de la pequeña. “Pasó a prioridad de cero en la lista de espera para el trasplante”, subrayó Caymes.

La bebita está internada en el Hospital Italiano de la Capital a cargo del equipo de la doctora Natalia Napoli. Tiene grupo sanguíneo 0 positivo.

Yanina Pastran, mamá de Malena es profesora de educación física y su esposo Mario Herbel, comerciante, son de San Luis, pero se trasladaron a Buenos Aires desde antes del nacimiento de su bebé.

A las 20 semanas de embarazo de Yanina detectaron que la bebita sufría un Síndrome de Hipoplasia del ventrículo izquierdo del corazón por lo que los médicos la dejaron al estricto cuidado en el Italiano hasta que Malena naciera.

La beba nació y a los seis días fue sometida a la primera de las tres operaciones que le practicaron. La última fue en mayo. Desde allí pasó a un estado crítico por eso está en emergencia nacional.

El deterioro de la función cardiovascular se fue agudizando y ahora ya necesita un trasplante.

«Mi bebé está en manos de Dios. Que todavía continúe con vida es una bendición. ¿Cómo no va a suceder otro milagro más?», se preguntó Yanina esperanzada de conseguir un donante.

 


El valor de la Ley Justina

La Cámara de Diputados sancionó este año por unanimidad el proyecto de “ley Justina”, que marca un antes y un después en la donación de órganos en la Argentina. Justina Lo Cane también estaba en emergencia nacional y murió esperando un corazón.

A partir de esta ley todas las personas son donantes de órganos, salvo que hubieran expresado su voluntad contraria. En este caso el donante debe ser un niño o niña por las características anatómicas y la edad de Malena.

Si existiera un donante son los padres quienes deberán aprobar esa donación, ya que se trata de un menor de edad.


Acompañamiento desde el primer momento

En julio de 2017 cuando la mamá de Malena, Yanina Pastrán, cursaba las 33 semanas  de embarazo, fue derivada, por el doctor Juan Nieto al Hospital Italiano de Buenos Aires, debido a que su bebé tenía una cardiopatía severa y precisaría una cirugía cardiovascular ni bien naciera.

En este hospital el doctor Jorge Barreta, Jefe de Servicio Cirugía Cardiovascular Pediátrica y Trasplante Pediátrico detectó vía ecocardiograma ecodoppler color fetal que la bebé en gestación padecía  síndrome de corazón izquierdo hipoplásico (corazón no desarrollado).

A los cinco días de vida de Malena, el doctor Barreta junto a su equipo le realizaron una cirugía que consistió en la reparación de arco aórtico y conducto sano como fuente de flujo pulmonar. Fue dada de alta en muy buenas condiciones cardiológicas. Luego, se le observó una evolución desfavorable de su válvula auriculoventricular única, que deterioró la función ventricular.

En este período el Gobierno de San Luis a través de Ministerio de Salud y DOSEP le cubrió todo lo necesario en:

– Internación en Terapia Intensiva

– Análisis de laboratorio

– Estudios de alta complejidad

– 2 Cirugías de corazón

– Alimentación Parenteral.

En junio, a los nueve meses de nacida, el equipo del Hospital Italiano, decidió realizarle una cirugía plástica de la válvula auriculoventricular derecha.

Posteriormente se le realizó otra cirugía bidireccional. La bebé respondió bien y quedó en seguimiento; sin embargo se observó durante este período un deterioro progresivo de la función ventricular.  En ateneo multidisciplinario ingresó en protocolo de trasplante cardíaco pediátrico y se tramita lista de emergencia.

De modo inmediato el equipo de DOSEP tomó contacto con el equipo tratante del Hospital Italiano y comenzaron las gestiones .