Frente a la tormenta que se viene, Macri ya tiene el paraguas y «las botas» puestas: “El Gobierno plantea poder tener a mano a las Fuerzas Armadas para poder utilizarlas en la represión de la protesta social”, afirma Nico del Caño

Actualidad

Un día después del anuncio del presidente Mauricio Macri el Gobierno publicó en el Boletín Oficial los cambios en las Fuerzas Armadas, que dispone que los militares podrán asistir en seguridad interior, lo que estaba impedido desde 2006. A través del decreto 683 se dispusieron cinco cambios en la resolución 727/06 y se derogó el 1691, que estaba firmado por Néstor Kirchner y que restringía la actuación de las Fuerzas Armadas.

En su anuncio del lunes en Campo de Mayo el Presidente habló de la importancia de modificaciones en el área para adaptarse a los que llamó «desafíos y amenazas» del siglo XXI, como el narcotráfico y el terrorismo internacional. Esto incluye la actuación de las fuerzas militares en seguridad interior y su participación «en la custodia y protección de objetivos estratégicos».

Es bien sabido que el futuro que propone la Primera Ministra de Argentina, Christine Lagarde, es de ajuste en todos los sectores: salud, educación, producción, agropecuario, transporte… y que finalmente será el pueblo trabajador quién deba pagar la deuda instaurada por el Gobierno Nacional con el Fondo Monetario Internacional. Esto no es futurología», sino es base a la experiencia que hubo en la misma Argentina del 2001 y la de otros países que utilizaron el mismo método financiero: Grecia y Croacia, por ejemplo.

Si el ajuste será mayor, la crisis (obviamente) será mayor. Para sostener esta situación y seguir bajo las órdenes del FMI es fundamentar militarizar la calle frente al descontento social y las manifestaciones de protesta… como lo hicieron en Brasil y México. Macri empezó a abrir el paraguas frente a la tormenta que se viene y se puso «las botas».

El ex candidato a presidente y principal referente de la izquierda argentina, Nicolás del Caño, realizó declaraciones al medio El Intransigente sobre el anuncio de Macri “Que esto se de en el marco del acuerdo con el FMI, es decir, si uno ve las protestas que se están desarrollando en otros países en donde se impone el ajuste del Fondo, como en Haití o Jordania, donde ha habido movilizaciones populares muy grandes e incluso algunos primeros ministros tuvieron que renunciar, la decisión del Gobierno no es casual”.

El legislador del Frente de Izquierda sostiene que las consecuencias del ajuste para cumplir con las metas del FMI “generan el rechazo de parte de los trabajadores» y que Mauricio Macri «está previendo la movilizaciones”, asegura Del Caño y agrega: “El Gobierno plantea poder tener a mano a las Fuerzas Armadas para poder utilizarlas en la represión de la protesta social”.

“Desconozco si hay un pedido directo del FMI, pero sí está claro que tiene que ver con las consecuencias que traerá este ajuste más severo aún del que ya se está viendo con muchísimos despidos, con una caída mayor del poder adquisitivo del salario y eso hace presuponer al Gobierno algo lógico que es que el pueblo va a resistir y se va a movilizar”, explica Del Caño sobre la modificación en las Fuerzas Armadas.

“En estos días se conoció que puede haber una nueva reforma previsional de ajuste a los jubilados, la movilización que vimos en diciembre pueden ser muchísimo más grande si se da que el Gobierno intenta realizar algo así, por eso yo creo que se está previendo esta situación de mayor movilización popular”, afirma Nico del Caño.

Posteriormente, agregó otras definiciones en las redes sociales y recordó las campañas presidenciales de los candidatos del 2015: «El planteo de Massa en 2015 era similar al decreto de Macri para que las FFAA intervengan en la seguridad interior. Lo denunciamos en el debate presidencial cuando nos atacó por defender el derecho a la protesta».

 


Nico del Caño en el debate presidencial del 2015, frente a Macri y Massa


A la vez, en un comunicado de prensa difundido por esos días, Nicolás del Caño expresó que «hay que tener en cuenta que su planteo -el de Sergio Massa- llevó a un desastre en México. Desde que el expresidente Calderón involucró a las Fuerzas Armadas de su país, por consejo de la CIA y de la DEA, en la llamada ‘guerra contra el narco’ hubo, según cifras oficiales, setenta mil asesinatos y crecieron un 600 % las violaciones a los derechos humanos realizadas por los militares, que fueron colonizados directamente por los narcos. Ahí tenemos la masacre de los 43 estudiantes de Ayotzinapa como ejemplo. ¿Se imaginan a las mismas fuerzas armadas que en nuestro país realizaron el genocidio entrando a los barrios populares? Su planteo es pura demagogia electoral. Como no se quieren meter con las mafias policiales que manejan en nuestro país el gran delito en connivencia con sectores del poder judicial y del poder político, apelan a estas medidas efectistas que si se aplicaran tendrían consecuencias nefastas”.


Los cambios que propone el Macrismo

Entre los cambios más relevantes al decreto 727/06 de Defensa Nacional la nueva resolución determina en su artículo 1° que las Fuerzas Armadas «serán empleadas en forma disuasiva o efectiva» en «agresiones de origen externo», aunque ya no menciona la participación necesaria de «fuerzas armadas pertenecientes a otro/s Estados/s», modificación similar al artículo 23.

Además determina que estos cambios no impactan en «lo dispuesto en la Ley N° 24.059 de Seguridad Interior y en la Ley Nº 24.948 de Reestructuración de las Fuerzas Armadas, en lo concerniente a los escenarios en los que se prevé el empleo del instrumento militar y a las disposiciones que definen el alcance de dicha intervención en Operaciones de Apoyo a la Seguridad Interior».

También hay variaciones en el artículo 3°, que originalmente planteaba la prohibición de «hipótesis, supuestos y/o situaciones pertenecientes al ámbito de la seguridad interior» para «la planificación, adiestramiento y la formulación doctrinaria» del Sistema de Defensa Nacional.

Este ítem es reemplazado por una serie de operaciones en las que desde ahora podrán actuar las Fuerzas Armadas: «Operaciones en Defensa de los intereses vitales de la Nación; Operaciones dispuestas en el Marco de la ORGANIZACIÓN DE LAS NACIONES UNIDAS (O.N.U.) u otros organismos internacionales; Operaciones encuadradas en la Ley N° 24.059 y Operaciones en Apoyo a la Comunidad Nacional e Internacional».

Además introduce el artículo 24bis, que establece que el Sistema de Defensa Nacional «ejercerá la custodia de objetivos estratégicos», que hasta el momento no fueron especificados.

Macri además derogó el decreto 1691/06 firmado por Néstor Kirchner, que impedía que los militares actuaran en seguridad interior. El ministro de Defensa Oscar Aguad aclaró que los militares no combatirán el delito en las calles, tarea que seguirá a cargo de las fuerzas policiales.


¿Qué ocurrió en los países donde los Gobiernos negociaron con el FMI?

Como último recurso para el salvataje, el gobierno de Grecia recurrió, en 2009, al Fondo Monetario Internacional (FMI), y le puso una serie de exigencias que, un par de años después, derivaron en un estallido social que dejó decenas de heridos y detenidos.

En diciembre de 2009, la magnitud de la deuda hizo que se desplomasen la bolsa y los bonos de Grecia, mientras el Banco Central Europeo instó al país a tomar medidas. El año siguiente, el Gobierno de Andreas Papandreu admitió los desajustes en las cuentas públicas de 2008 y 2009, y el país elevó su déficit de 2008 a un 7,7% del PIB.

En marzo de 2011, se aprobó la entrega, para el mes de marzo, del cuarto tramo del préstamo de 110.000 millones de euros. El FMI elevó a 50.000 millones de euros el valor de las privatizaciones necesarias en Grecia hasta 2015 para poder saldar la deuda.

En junio de ese mismo año, las protestas masivas durante la tercera huelga general del año contra las nuevas medidas de austeridad se saldaron con al menos 40 heridos y más de 25 detenidos. En enero de 2012, el FMI perdió la fe en la capacidad de Grecia para reducir su deuda. En marzo de ese año, a raíz del fracaso de las negociaciones con el FMI, la Eurozona ayudó económicamente al país griego con la condición de supervisarlo.

En Argentina, la historia es conocida. Una editorial del diario El País de España lo resumió de esta manera: “Macri tiene a la oposición dividida y viene de un gran éxito electoral, pero es difícil calcular las enormes consecuencias políticas de recurrir al FMI, un auténtico anatema en un país en el que este organismo es sinónimo de la política de ajuste de los 90 que terminó en la crisis de 2001. La pobreza se disparó por encima del 50%, los ciudadanos perdieron sus ahorros en el corralito y el peso se devaluó un 400% en pocas semanas. Nadie lo ha olvidado. El 67% de los argentinos tiene una imagen negativa del FMI, un récord total en la región”.