Paritaria docente en Mendoza aún sin acuerdo: El Gobierno provincial ofreció un incremento salarial del 15,7% en tres tramos y cláusula gatillo. El SUTE dijo NO

Actualidad

Es un febrero picante de mucho «tire» pero poco «afloje» entre el gobierno de Cornejo y los gremios docentes. En el marco de la reunión paritaria (la segunda hasta ahora) la propuesta del Gobierno a los docentes contempla la propuesta de incremento salarial 2018 en el orden de un 15,7% en tres tramos, lo mismo que se acordó con la totalidad de los restantes sectores públicos. Es la misma propuesta que ya el SUTE había rechazado en la primera reunión. La diferencia en relación a la propuesta anterior, refiere a un monto superior en la ayuda que se brinda en útiles escolares y vestimenta para celadores.

Si bien desde el SUTE rechazaron nuevamente lo ofrecido, lo llevarán a las escuelas para que sea debatido en asambleas y plenarios. Además, señalaron que presentarán en el próximo encuentro una propuesta alternativa y superadora.

El subsecretario de Gestión Pública y Modernización del Estado, Ulpiano Suárez, manifestó que además de la propuesta salarial del 15,7%, también se contemplaron otros beneficios para el sector, como lo es la ayuda con útiles para docentes, en una mejora significativa que va de los $1.250 ofrecidos en la anterior propuesta a $ 2.500 ahora y en una cuota en marzo. Asimismo, en el caso de la indumentaria para celadores, hemos incorporado en la propuesta el monto de $2.000, que también se abonará en marzo.

“Para el caso de acuerdo, se incorpora para los trabajadores de la educación la ‘cláusula gatillo’, lo que en definitiva significa que ningún trabajador de la educación percibirá menos que la inflación que se registre en Mendoza, beneficio que repercutirá automáticamente en sus salarios. Sea cual fuere el mes en que la inflación se equipare con la propuesta de aumento salarial del 15,7%, la cláusula gatillo se activará en forma automática para evitar cualquier diferencia negativa en el poder adquisitivo del salario de los trabajadores de este sector”, agregó Suárez.

“Además, hemos hecho tres propuestas superadoras, sin haber recibido durante estos dos meses ninguna contrapropuesta del gremio, que llamativamente ahora pretende que la misma se elabore en las escuelas, trasladando evidentemente la responsabilidad a los trabajadores de la educación”, destacó Suárez.

Por último, el subsecretario destacó que “esta es la mejor propuesta que puede hacer el Gobierno pues se adecua al presupuesto aprobado en la Legislatura y hemos cumplido de esta manera con lo que se acordó en diciembre de 2017 y se ratificó ahora en febrero, en el sentido de que ahora realizaríamos la mejor propuesta y que el sindicato el 26 de febrero debía responder por la aceptación o rechazo de la misma. Volver el 26 de febrero con una posible contrapropuesta no es lo que acordamos en el acta el 1 de febrero. Este insólito planteo del SUTE deja a descubierto su mala fe negocial y que lo único que ha buscado desde el comienzo de la negociación paritaria es dilatarla para llegar a esto, es decir acercarnos al 5 de marzo sin tener definido el incremento salarial y amenazar con poner el riesgo el inicio del ciclo lectivo 2018″.

En la otra vereda, Sebastián Henríquez, el titular del gremio docente mendocino, señaló “El gobierno trajo la misma propuesta que la vez pasada, lo único que hizo fue mejorar la ayuda en útiles para los docentes a $2.500 y la vestimenta de celadores a $2 mil, que son montos en negro, pero sigue siendo el 15,7% en tres veces, como ya se ha explicado. Esto para nosotros sigue siendo insuficiente, no reconoce el 7,6% de pérdida del año pasado, pero además con el dato de inflación en Mendoza de 3,7%, el 5% que va de enero a junio, ya se perdió un 74% de esa cuota solo en enero».

Y agregó: “La cláusula gatillo con el gobierno no compensa esa pérdida porque esta se activa en el 15,7%. Es decir, que si uno pierde frente a las cuotas el poder adquisitivo no hay compensación. Hay que esperar llegar al 15,7% para que te actualicen el salario».

Desde el Gobierno ya adelantaron que no aceptaran una contrapropuesta sindical y aseguran que el SUTE está dilatando la discusión para no empezar a tiempo el ciclo lectivo 2018. Por el otro lado, afirman que el gobernador Cornejo amenaza con otro cierre por decreto contra los trabajadores y trabajadoras de la educación.