José Luis Ramón propone que toda Mendoza «se plante» y que defienda a su industria vitivinícola

Actualidad

El dirigente del Partido Intransigente y futuro diputado nacional por Mendoza, José Luis Ramón, presentó su punto de vista ante la crisis regional que se generó en base al nuevo impuesto que quiere imponer el gobierno de Macri. Para analizar, desde BienCuyano.

 

Mendoza debe ponerse de pié y defender a su industria vitivinícola

Mucha agua está pasando debajo del puente en cuanto a nuestra industria vitivinícola.

Productores que han abandonado sus fincas; pequeño grupo de grandes empresas que se han apoderado del 75% del mercado; y un desacato profundo por parte de los funcionarios del Estado provincial; que permiten el desequilibrio sin intervenir.

El libre mercado, como ya lo hemos ponderado en numerosas publicaciones, necesita de tres reglas que lo hacen posible en equilibrio: El cuidado de los derechos de los consumidores; la lealtad comercial y por sobre todas las cosas la posibilidad de la libre competencia; para que se diluyan los cárteles, monopolios y oligopsonios que agotan la cadena productiva, de distribución y consumo.

Y si a eso le sumamos que desde el Estado (nacional y/o provincial) se encarnizan aplicando cargas impositivas de alto impacto en los costos y precio final; tenemos una conclusión que nos puede llevar a una implosión silenciosa de una de las industrias madres de nuestra provincia.

Quienes desde la política y a cargo del manejo de la administración del Estado provincial, deben adoptar posturas y acciones concretas para evitar el avance sobre la producción raíz de nuestra provincia.

Es de deber ciudadano y responsable; “plantarse”, por parte del Gobernador de la provincia, ante la imposición pretendida por el Estado nacional de aplicar un aumento de impuestos en los alcoholes base de la producción e ingresos.

Y en esto es necesario tener presente algunos conceptos: ¡Le sacan las retenciones a la soja y les ponen impuestos a las economías regionales! ¿A qué suena eso?
Pero siempre, y es necesario tenerlo presente, es que el peor enemigo de la cadena vitivinícola es siempre él fraccionador oligopólico … pelean por no tener un impuesto, pero después cuando tienen la ventaja al sector productivo no le llega nada. Porque hacen abuso de posición dominante. Y en esto es menester presente, que los que se arrogan la representación de los productores, en realidad no lo son; y son los que logran el Lobby ante los políticos de turno que no captan el verdadero problema de la producción vitícola. Les recuerdo: El 60% de los productores chicos han abandonado sus fincas (Cañada Seca de San Rafael).

¿Qué es plantarse? Pegar el grito, evitar doblegarse, desalinearse de semejante reto del poder central sobre nuestra principal fuente de ingresos y cultura de la provincia. Somos parte de un país Federal, con autonomía provincial; y podemos firmemente negar las facultades delegadas al poder central, cuando el mismo nos puede privar de nuestra identidad.

José Luis Ramón

Partido Intransigente