La pelea por el Fondo del Conurbano: La Liga de gobernadores cierran filas ante el reclamo de Vidal

Actualidad

El encuentro que tuvo al gobernador Sergio Uñac como anfitrión, dieciséis gobernadores y tres vicegobernadores compartieron esta tarde, poco después de las 13:30, una reunión en la Casa de San Juan, ubicada en la calle Sarmiento al 1200 del centro porteño, donde desarrollaron sus posturas en torno al reclamo judicial del gobierno bonaerense para recuperar para ese distrito recursos del Fondo del Conurbano, una causa que actualmente está en análisis de la Corte Suprema de Justicia.

Junto a Uñac, participan de la reunión Lucia Benigna Corpacci, gobernadora de Catamarca; Juan Schiaretti, gobernador de Córdoba; Horacio Ricardo Colombi, gobernador de Corrientes; Domingo Peppo, gobernador de Chaco; Gustavo Bordet, gobernador de Entre Ríos; Gildo Insfrán, gobernador de Formosa; Gerardo Morales, gobernador de Jujuy; Carlos Verna, gobernador de La Pampa; Sergio Casas, gobernador de La Rioja; Hugo Mario Passalacqua, gobernador de Misiones; Omar Gutierrez, gobernador de Neuquén; Alberto Weretilneck, gobernador de Río Negro; Juan Manuel Urtubey, gobernador de Salta; Roberto Miguel Lifschitz, gobernador de Santa Fe; Carlos Ponce, vicegobernador de San Luis; Pablo González, vicegobernador de Santa Cruz; Claudia Ledesma Abdala de Zamora, gobernadora de Santiago del Estero;    José Emilio Neder, vicegobernador de Tierra del Fuego; Juan Luis Manzur, gobernador de Tucumán.

En medio de la movida de los gobernadores en contra de su reclamo por el Fondo del Conurbano, la provincia de Buenos Aires ratificó ante la Corte Suprema de Justicia una demana por la devolución de un porcentaje de la Coparticipación que fue retraído por la Nación por cinco años para financiar la caja de Anses.

Lo hizo a través de una presentación realizada por el Fiscal de Estado bonaerense, Hernán Gómez, ante el Tribunal nacional, en el marco de la causa en la cual Buenos Aires reclama a la administración central.

Buenos Aires aspira a recuperar de forma retroactiva los últimos 5 años de retención de los fondos coparticipables, luego de que la Corte determinara, a fines de 2015, la inconstitucionalidad de esa retracción.

En esta nueva presentación, el Estado bonaerense sostuvo que “los términos de la demanda no han sido alterados”, por lo que “se mantiene incólume” el pedido judicial para que el Estado nacional “pague a la Provincia la suma que resulte compensatoria por la pérdida que sufrió en sus ingresos”, para el período comprendido entre los años 2011 y 2015.

El reclamo se inició luego de que la Corte Suprema declarara, en noviembre de 2015, la inconstitucionalidad de la retención del 15% a la coparticipación de las provincias, que desde el año 2000 el Gobierno central utilizaba para financiar la caja de la Anses. Si bien la medida favoreció inicialmente a Santa Fe, Córdoba y San Luis, la entonces presidenta Cristina Fernández decretó, 10 días antes de dejar el poder, la suspensión de los descuentos para todas las jurisdicciones.

La medida, tomada bajo la hipótesis de que el máximo tribunal iba a extender el beneficio a todas las provincias, generó un enorme “hueco fiscal” de casi 100 mil millones de pesos, lo que obligó al presidente Mauricio Macri a apelar a un DNU para dar de baja el anterior decreto, al tiempo que acordó con las provincias una devolución gradual de los puntos de coparticipación, que se completará recién el año 2020, se estima.

El Fondo de Reparación Histórica del Conurbano Bonaerense, conocido popularmente como Fondo del Conurbano, fue creado mediante la Ley N° 24.073 de 1992, que modificó la Ley de Impuesto a las Ganancias. Mediante esa norma, se estableció que el 10% de lo recaudado por el Impuesto a las Ganancias se destinaría a la provincia de Buenos Aires, constituyendo un fondo para la realización de obras de infraestructura en el territorio del conurbano, cuya administración correspondería al gobierno provincial.

El Fondo del Conurbano fue la resultante de un acuerdo político entre el presidente Carlos Menem y Eduardo Duhalde para garantizar que este último aceptara ser candidato a gobernador de la provincia. El argumento esgrimido era la pérdida de participación relativa que la provincia había registrado en la Ley de Coparticipación vigente en aquel entonces, que es la misma que rige actualmente.

No obstante, el Fondo estuvo operativo durante cuatro años, puesto que en 1996 la Ley N° 24.621 le impuso un tope máximo de $650 millones, estableciendo que la diferencia entre el 10% original y los $650 millones se distribuyera entre el resto de las provincias, excepto la Ciudad de Buenos Aires, de acuerdo con los coeficientes de la Ley de Coparticipación.

Con el transcurso del tiempo, el crecimiento de la economía y el proceso inflacionario implicaron una fuerte desactualización del tope, que nunca fue actualizado, mientras que simultáneamente el resto de las provincias percibía el excedente sin ninguna limitación. De este modo, se dio la paradoja de que el verdadero fondo resultó el excedente destinado al resto de las provincias, quedando el Fondo del Conurbano reducido a una mínima expresión, distorsionándose así el objetivo inicial de la norma. De esta manera, mientras en 1996 la provincia de Buenos Aires recibía el 10% de lo recaudado por Impuesto a las Ganancias; veinte años después, en 2016, solo percibía el equivalente a 0,2 % del total del impuesto.

Actualmente la existencia del Fondo del Conurbano, creado para mejorar la posición relativa de la provincia de Buenos Aires, lejos de beneficiarla, la perjudica. A la provincia le resultaría mucho más beneficioso que la detracción del 10% destinada a ese fondo no existiera y que esos recursos integraran la masa coparticipable, distribuyéndose de acuerdo con los coeficientes de coparticipación.

Desde esta perspectiva, el reclamo de revisión del tope luce razonable, entre otras cosas para evitar la alta exposición de la provincia a las cuantiosas transferencias discrecionales que envía el Gobierno nacional, de acuerdo con su humor político.

Para entenderlo fácilmente, supongamos que el 10% del Impuesto a las Ganancias en 2017 ronda $ 52.000 millones aproximadamente, de los cuales $650 millones percibe la provincia de Buenos Aires por el Fondo del Conurbano; en tanto que los $51.350 millones restantes conforman el excedente a distribuir entre las demás jurisdicciones. Si se eliminara el tope, volviendo a la situación original, el 10% íntegro constituiría el Fondo del Conurbano para Buenos Aires, mientras que desaparecería el excedente y el resto de las provincias resignaría $51.350 millones. Cómo puede observarse, resultaría inviable políticamente.

 

Cornejo es oficialista, pero en ésta va en contra

El gobernador mendocino, Alfredo Cornejo,  fijó posición. Según dijo en declaraciones a la prensa que acompañará el reclamo que inició la llamada «liga de gobernadores», pese a compartir el color político con María Eugenia Vidal.

«Creemos que es injusto lo que pasó con el fondo del conurbano que se fijó un techo en dólares y luego se devaluó pero el techo quedó fijo en pesos. Sin embargo, no se puede pagar a Buenos Aires sacando a las provincias», explicó  en un acto en Rivadavia.

«Aunque yo sea del mismo signo político del gobierno voy a defender los intereses de Mendoza», aclaró.

 

La postura en desacuerdo de San Luis

La provincia puntana señala la Ampliación de los Fondos del Conurbano propuesto por Nación podrían verse afectados los fondos coparticipables que reciben las provincias. “Por una demanda de Buenos Aires -en la que se citó a las provincias como terceros-, no pueden verse afectados los fondos que se perciben”, expresó el Fiscal de Estado, Eduardo Allende, y ratificó la disconformidad de San Luis ante la medida, tal como lo hiciera días atrás luego de participar del Foro de Fiscales.

La intención de San Luis es, además, rechazar su participación en la demanda como terceros. Esta participación, en un juicio entre partes extrañas, radica en la posibilidad de que las provincias puedan verse afectadas por la sentencia.

“No es este el caso, ya que Buenos Aires demandó a la Nación por la supuesta inconstitucionalidad de una Ley Nacional y la licuación que habría sufrido el Fondo del Conurbano con el paso de los años, debido a la inflación. Dos cuestiones en las que no influyen las provincias. En caso de que la sentencia sea favorable para Buenos Aires, debería ser el Gobierno nacional quien afronte los costos y no las provincias”, finalizó Allende.

Uñac junto a la liga de gobernadores

El gobernador de San Juan, Sergio Uñac, insistió hoy en que «el tema de la coparticipación federal y el reclamo de la provincia de Buenos Aires por el Fondo del Conurbano, se debería arreglar desde lo político y no de otra manera». El mandatario sanjuanino sostuvo que «ya es hora de que nos podamos sentar y arreglar estos temas», pero advirtió que «si hablamos de federalismo y no de la coparticipación, entonces todo se complica».

En declaraciones formuladas en la Casa de Gobierno, recordó que «entre los gobernadores nos estamos juntando desde antes de las elecciones» y que «pensamos que la semana que viene habrá otra reunión de gobernadores, porque todos estamos en la misma, que es evitar que nos toquen un centavo de lo que nos corresponde».

En ése sentido aclaró que «si hablamos de plata, hay que tener en cuenta que no es mi plata, sino que es la plata de los 700 mil sanjuaninos y yo tengo la obligación de luchar por eso» y aseguró que «todos gobernadores, y sea del PJ o de cualquier partido, tienen la misma preocupación que yo».

Reconoció que «hemos establecido en acuerdo con el gobierno nacional que se va a haber una restitución paulatina hasta llegar al 15%» y que «empezamos con el 3% de manera anual y que se ha ido sumando y este año estamos cobrando el 6%». Pero indicó que «si hubo un reconocimiento de la otra parte que desde acá hacia adelante hay que restituir lo quitado, eso quiere decir que la deuda anterior es jurídicamente reclamable y por lo tanto, si bien estamos de acuerdo en la recuperación, no podemos dejar de reclamar lo anterior a este acuerdo».