Tras el violento desalojo a los trabajadores PepsiCo en Buenos Aires, los mendocinos se manifestaron frente a la Legislatura en repudio a la represión

Actualidad

Tras la fuerte represión que sufrieron hoy a la mañana los trabajadores de la planta de la empresa PepsiCo Snacks en Florida Oeste, partido de Vicente López, en provincia de Buenos Aires, que dejó un gran número de heridos y detenidos de gente que solo quiere recuperar su fuente de trabajo tras el cierre de la planta industrial; los mendocinos se convocaron esta tarde en Legislatura Provincial en solidaridad con los 600 trabajadores despedidos de la fábrica Pepsico y en repudio de la represión sufrida este jueves 13 por parte de la Policía y Gendarmería.

Levantando las banderas de la «Unidad de los/as trabajadores/as para enfrentar el ajuste», «Basta de despidos y represión», «Familias en la calle, nunca más», el Secretariado Ejecutivo Electo SUTE y el Frente de Unidad por la Recuperación del SUTE, la agrupación Hijos, Pan y Rosas, sumado a organizaciones sociales mendocinas, dirigentes políticos y el propio pueblo trabajador cuyano, se concentraron para ponerle un freno estos atropellos a la ciudadanía.

La senadora nacional y precandidata a diputada por el Frente de Izquierda, Noelia Barbeito, se solidarizó con los trabajadores desalojados en PepsiCo, indicando que “fueron víctimas de una brutal represión por parte de la policía y la gendarmería por defender sus puestos de trabajo”.  Además manifestó que la concentración realizada en la legislatura de Mendoza era en “señal de apoyo a los trabajadores y en contra de la postura neoliberal del gobierno de Vidal y Macri”.

Tanto Barbeito como otros líderes sindicales hablaron por micrófono y resaltaron la valentía de los trabajadores al resistir. También se pidió a los presente “sumarse” a este tipo de acciones y resistir el “embate neoliberal del gobierno de Macri”.

Además del repudio y las manifestaciones se pudieron observar algunos carteles improvisados donde se llamaba a no comprar productos de la fábrica cerrada. Junto con los logos de algunas de las más reconocidas marcas una frase en rojo llamaba a no comprar hasta que se reabra la planta cono todos los puestos de trabajo.

 

Represión en la tierra de Heidi

El operativo de desalojo en el territorio de María Eugenia Vidal se desarrolló entre las 8.30 y las 10 de la mañana, hora en que la Gendarmería tomó el control de la planta de PepsiCo, multinacional alimenticia que el pasado 26 de junio radicó una denuncia penal por «invasión a la propiedad privada», debido al reclamo de los empleados por el traslado de la firma a Mar del Plata, que dejó sin empleo a unas 600 personas.

Más de 500 agentes de Gendarmería Nacional y de la policía bonaerense integraron el operativo que comenzó a actuar a las 8.20 cuando avanzaron con escudos, gases lacrimógenos y balas de goma, sobre los manifestantes que rodeaban la puerta de la fábrica. Como respuesta, los despedidos que tenían tomada la planta y observaban desde el techo, comenzaron a arrojar ladrillos y objetos contra los uniformados. En tanto, en los alrededores del lugar, manifestantes de nucleamientos políticos y gremiales intentaban evitar el desalojo.

En medio del desalojo, el grupo que resistió en los techos de la fábrica arrojó piedras y objetos a los efectivos.En medio del operativo se hicieron presentes dirigentes políticos y candidatos como Nicolás del Caño, Myriam Bergman, Luis Zamora, Vilma Ripoll y Christian Castillo, entre otros. En solidaridad con los desalojados, los ferroviarios del tren Sarmiento paralizaron el servicio con un corte de vías.

A pocos minutos de iniciar el operativo, la Infantería había despejado las veredas aledañas a la fábrica con un grupo de choque provisto de escudos y gas pimienta y luego ingresó a la planta para sacar de allí a los exempleados.

Tras incidentes en las inmediaciones de la fábrica, el personal de seguridad logró finalmente trasponer un portón de acceso vehicular y tomó el control del predio. Efectivos de la Infantería de la Policía de la provincia de Buenos Aires encabezaron el operativo ordenado por la jueza de Garantías N°3 de San Isidro, Andrea Rodríguez Mentasty, para despojar a los empleados despedidos y devolver las instalaciones a la firma de capitales estadounidenses.

Por su parte, la ministra de seguridad, Patricia Bullrich precisó que el desalojo de Pepsico fue “un procedimiento que llevó la Policía de la provincia de Buenos Aires  y lo hizo bajo una orden  judicial. Nuestro gobierno tiene como principio volver a la ley, significa que cuando un juez da la orden de un desalojo hay que cumplirlo. Y lo hicieron con todos los protocolos de seguridad”.

Al menos cinco trabajadores de la planta Pepsico fueron detenidos este jueves por la mañana en medio de un violento desalojo ordenado por la Justicia en la empresa cerrada de la localidad de Florida, en el partido de Vicente López.

Los operarios habían decidido ocupar las instalaciones el 26 de junio pasado, seis días después de que la firma cerrara de forma imprevista y comunicara la situación pegando un cartel en el portón principal. Hoy a la tarde, los mendocinos realizaron esta marcha en solidaridad por las 600 familias que se quedaron sin trabajo de un día para otro. Por otro lado, la CGT anunció esta tarde una movilización de protesta contra el Gobierno para el 22 de agosto próximo. Será nueve días después de las elecciones primarias.