Cornejo en día negro: traicionó a su compañero de lista, el correligionario Julio Cobos, autor del proyecto de Etiquetado y le falló a los mendocinos trabajadores de viña

Actualidad Mendoza

Día negro para el radicalismo mendocino. El compañero de la actual lista electoral de Cambia Mendoza y presidente del partido a nivel nacional, Alfredo Cornejo, traicionó a quién llevaba adelante el proyecto de Ley de Etiquetado, Julio Cobos.

El fin de la ley es ayudar a la prevención del sobrepeso, la obesidad y las enfermedades no transmisibles relacionadas con la alimentación. Además, buscan asegurar la protección de los derechos de niñas, niños y adolescentes, y a la mejora de los sistemas alimentarios.

Está claro que Cornejo solo piensa en Cornejo y no tiene códigos ni siquiera con sus coterráneos correligionarios. Es así que no se hizo presente para hacer el quórum necesario para que el proyecto de Cobos avanzara. Solo acompañaron al ex gobernador y ex vicepresidente, la diputada nacional Claudia Najul y Federico Zamarbide.

Es así que gran parte de la bancada de Juntos por el Cambio y aliados decidieron no asistir a la sesión convocada para este martes para debatir, entre otras cuestiones, la ley de etiquetado frontal, por lo que fracasó la sesión especial de Diputados por falta de quórum.

De este modo Juntos por el Cambio (JXC) logró su objetivo de desactivar el debate que impulsaba para convertir en ley el proyecto de etiquetado frontal que advierte sobre los excesos de grasas, sodio y azúcar en los alimentos, situación que pone en jaque a las corporaciones alimenticias. Ahora se intentará lograr un acuerdo para sumar la discusión a un temario de común a tratarse a partir de la semana próxima, propuesta que había hecho el propio espacio opositor desde los sectores del radicalismo.

Federico Zamarbide es uno de los dos diputados mendocinos de la UCR que bajaron al recinto pese a la negativa del interbloque de Juntos por el Cambio a dar quórum «Representamos los intereses de nuestro territorio y nuestros votantes y eso está por encima de cualquier discusión de tipo partidario», explicó el legislador.

En tanto, Claudia Najul sostuvo que ocupó su banca a contramano de la posición de Juntos por el Cambio para «honrar la presentación» de los mendocinos «No estamos avalando ni los objetivos ni los procederes del Gobierno, estamos acá porque queremos que nuestros coprovincianos vivan mejor y queremos honrar esa representatividad y por eso creemos que se merecen esta ley», dijo.

Cornejo le da la espalda a los trabajadores mendocinos

Ya poco queda de ese progresismo que sostenía el gran Raúl Alfonsín, que se plantaba frente a las corporaciones y sectores del poder sindical, que con aquella reforma sindical conocida como «ley Mucci», proponía incluir a las minorías en los organismos de dirección de los sindicatos. Don Raúl, un dirigente radical socialdemócrata siempre se la jugó del lado del pueblo, la democracia y la participación ciudadana.

Hoy la conducción del partido centenario está en manos de un hombre que responde a las corporaciones y las patronales: Alfredo Cornejo.

No solo no se presentó para acompañar un proyecto de su correligionario para mejorar la calidad de vida de los mendocinos y mendocinas en materia alimenticia, sino que también le falló a los coprovincianos, incluso a los mismos sancarlinos, por no acompañar las leyes del Estatuto del Trabajador Contratista de Viñas y Frutales, que modifican aspectos sobre despidos y remuneración mínima, y el régimen previsional para trabajadores vitícolas.

Por ser una actividad que genera envejecimiento prematuro, el proyecto prevé una jubilación ordinaria con un mínimo de 57 años de edad, buscando recuperar algo de su dignidad, tras tantos años de ninguneo y tengan derecho a una jubilación y reconocimiento al esfuerzo.

¿Para qué necesitamos a Cornejo en el Congreso? ¿Verdaderamente defiende los intereses de los mendocinos?