Ramón: «Si le pegan a los consumidores, nos pegan a todos»

Actualidad Mendoza

La Comisión de Defensa del Consumidor, del Usuario y de la Competencia realizó ayer una reunión informativa en la que comenzó a delinear un Código de Defensa del Consumidor que incluye entre otras cuestiones los avances tecnológicos y del comercio online, y que modifica la ley marco en la materia, que data de 1993.

El diputado Diego Mestre (Juntos por el Cambio-UCR), titular de la comisión, aseguró que «están dadas todas las condiciones para que podamos avanzar y para que tengamos un Código del Consumidor que sea orgullo para todos los argentinos, ya que sería uno de los códigos más progresistas y vanguardistas del mundo».

«La Ley de Defensa del Consumidor, que se sancionó en 1993, fue una ley de vanguardia en ese momento. Ya tiene 27 años y si bien se ha ido modificando, consideramos que es un buen momento para poder resistematizar todo lo que hace a los derechos de los consumidores. En ese sentido hay dos cuestiones: los aspectos normativos y dar mayor eficacia a la aplicación cotidiana que tiene la ley», agregó.

En ese marco, el diputado nacional por Mendoza, José Luis Ramón, expresó su disconformidad al proyecto de Juntos por el Cambio, en un comunicado de prensa, que BienCuyano comparte a continuación:

Si le pegan a los consumidores, nos pegan a todos

Se comenzó a debatir ayer, unilateralmente, el proyecto de Código de Derechos de Usuarios y Consumidores, durante la Comisión de Defensa del Consumidor, que es avalado solamente por el titular de la comisión, el Diputado Mestre y su espacio político, ya que representa sólo sus intereses.

El texto es similar al proyecto de derogación y sustitución por una nueva norma de la Ley de Defensa del Consumidor realizado por el programa Justicia 2020 durante el último año de gestión Macrista, que ya había presentado una gran oposición por las asociaciones civiles y ONGs que defienden los derechos de usuarios y consumidores.

Cualquier proyecto que establezca una nueva reglamentación nacional para contener, regular y potenciar la defensa de estos derechos, deben contar con la participación y debate de las Asociaciones de Consumidores, las cuales no han sido formalmente convocadas para elevar propuestas ni invitadas a participar de su redacción.

El Diputado José Luis Ramón, advierte que es necesaria la construcción de un nuevo Código, pero que no puede hacerse de espaldas a quienes defienden cada día los derechos de usuarios y consumidores, y menos bajo el tinte de un espacio político que en sus cuatro de gestión sólo se encargó de beneficiar a las grandes empresas amigas, muchas de ellas distribuidoras de servicios públicos.

Ramón abrió un canal para la participación civil de la construcción de un Código de Protección de las y los Consumidores y Usuarios de la Nación desde el portal codigoconsumidor.com donde cualquier personas puede adentrarse en los diferentes ejes, que impulsan tenga el proyecto, para completar formularios que implican responder a preguntas para formalizar aportes, además de dar lugar para incluir cualquier otra sugerencia no contemplada hasta el momento.

El tratamiento en Comisión del código macrista sólo advierte la necesidad de ese sector de seguir construyendo herramientas unilateralmente y en desmedro de los derechos ya consagrados para usuarios y consumidores.

El texto presentado ya ha sido objeto de serios cuestionamientos desde doctrina calificada lo que podría traer aparejado importantes modificaciones que implicarían un retroceso en institutos centrales del Derecho del Consumidor. Asociaciones ya habían presentado una carta el año pasado, con el recuento de los problemas que traía ese código, puntualizado en 44 retrocesos del derecho de usuarios y consumidores.

Dentro de ese listado de artículos y propuestas que echan por suelo, los derechos de usuarios y consumidores se pueden destacar dos: la propuesta para desrregular los créditos personales; y el eje que permite a los consumidores la renuncia a sus derechos algoque hoy en día no está permitida en ningún caso. ¿Cómo alguien puede pensar siquiera en renunciar a los derechos que los amparan y protegen? Esto es grave y la experiencia ha llevado a reforzar el mecanismo y no a debilitarlo.

Por eso la importancia de construir de manera amplia, participativa y federal los cambios en estas regulaciones. Usuarios y Consumidores son todas las personas que compran en el supermercado, en una pagina web, que usan electricidad o gas natural; si se contemplan todas las actividades que las personas realizan varias son las que las construyen como usuarios y consumidores. Si cada ciudadano y ciudadana es un consumidor o una usuaria, entonces se debe aceptar que un código que beneficie a empresas y saque derechos, nos quita derechos a todos.