Stolbizer denunció en la Justicia las irregularidades en viviendas de la Tupac Amaru en Mendoza

Actualidad

La diputada nacional Margarita Stolbizer denunció por supuesta malversación de caudales públicos e incitación a la violencia colectiva a los responsables en Mendoza de la agrupación Tupac Amaru, liderada por la detenida dirigente social Milagro Sala, a raíz de irregularidades en la construcción y otorgamiento de viviendas sociales que son parte de un plan del Gobierno nacional.

La denuncia quedó a cargo del juez federal porteño Daniel Rafecas y de la fiscal Paloma Ochoa, quien deberá resolver si hay elementos para impusarla y abrir una investigación, según el sorteo practicado en la Cámara Federal porteña, informaron hoy fuentes judiciales.

Testimonios de estas irregularidades denunciadas por Stolbizer fueron presentados anoche en el programa de Jorge Lanata, por Canal 13.

Stolbizer también involucró al ex ministro de Planificación Federal de la Nación, Julio De Vido, y al detenido ex secretario de Obras Públicas Jóse López, quienes eran los responsables de ejecutar el plan de construcción de viviendas sociales a nivel nacional.

Stolbizer y su abogada Silvina Martínez denunciaron que la responsable de la organización en Mendoza, Nélida Nieves Rojas de Martínez, y sus tres hijos recibieron millonarios fondos nacionales desde el ex Ministerio de Planificación Federal que estuvo a cargo del actual diputado nacional De Vido hasta el 2015 y del detenido López.

Stolbizer advirtió en base a testigos de identidad reservada, cuyos datos se entregaron al juzgado y otra documentación, que «durante los últimos años se administraron en forma fraudulenta y arbitraria los fondos públicos que provenían del Ministerio de Planificación, a cargo de Julio De Vido, a través de la Secretaría de José López, los cuales se destinaban al Programa Federal de Integración socio comunitario, los cuales eran manejados en forma absolutamente arbitraria», según la denuncia a la que accedió Télam.

«Desde el Ministerio de Planificación se alimentó a la organización Tupac Amaru con millones de pesos con el objetivo aparente de proyectos habitacionales pero que en realidad se trataba de una pantalla para inyectarle fondos públicos a una organización que era utilizada para realizar piquetes y cortes de calles como medio de extorsión y amenazas», sostuvo Stolbizer.

Y detalló que «las viviendas prometidas no eran entregadas en tiempo y forma ya que la mayoría se adjudicó con manejos arbitrarios y mafiosos y en muchos casos sin estar terminadas a pesar de haber recibido el pago total por la obra».

El programa para la construcción de viviendas se creó en el ámbito de la secretaría de Obras Públicas que comandaba López en el 2008, y habilitó la entrega de fondos públicos de manera directa a cooperativas y organizaciones intermedias para la construcción de viviendas sociales.

Pero en Mendoza, según la denuncia, la organización que más dinero recibió fue la filial de la Tupac Amaru, dirigida en esa provincia por Nélida Nieves Rojas de Martínez, con quien trabajan sus hijos y su marido.

«Ella dice que no tiene sueldo por su tarea y que sus cinco hijos ‘cobran como todos los miembros de la cooperativa’. Ramón Martínez, su marido, es el que controla las obras. Y sus hijos y familiares (Carla Martínez, Leonela Aída Martínez, Matías Corzo) son los delegados que controlan a los miembros de la organización. Se caracterizan por los manejos prepotentes y amenazadores y tuvieron presencia activa este año con la realización de varios cortes de calles y piquetes para amedrentar al poder político», aseguró la denunciante.

Además, aludieron a un «reglamento interno totalmente arbitrario para adjudicar las viviendas construidas con fondos públicos».
Este reglamento, según la denuncia, establecía «un sistema de puntaje» y, para poder acceder a la vivienda, debían «acumular puntos», para lo cual «debían vestir la ropa de la Tupac Amaru (la cual debían comprar), saberse las canciones de la organización, cortar calles y realizar piquetes y participar de marchas, entre otras actividades para acumular puntos y así acceder a la vivienda».

«La líder de la organización junto con sus hijos deciden quiénes acceden a una vivienda gracias a los puntos obtenidos con motivo de los cortes de calle y piquetes que realizaban con la imagen de Eva Perón o el Che Guevara. Era la única manera de acceder a una vivienda y así jugaban con las necesidades de la gente que lo único que quería era un techo digno para sus hijos. Le indicaban que debían cortar calles y realizar diferentes manifestaciones (muchas de las cuales eran muy violentas)», agregó.

Además, remarcó que las obras se cobraban en su totalidad pese a no estar terminadas, con la sola presentación de un certificado de obra que daba cuenta del 40 por ciento de avance.

«Pero estas obras nunca se terminaban y el dinero se diluía», advirtió Stolbizer en la denuncia, en la que, además, consignó que, «hasta la actualidad, las viviendas se entregan sin terminar, con faltantes de techos o ventanas».

En la denuncia se apuntó principalmente a las adjudicación en dos barrios de la localidad mendocina de Lavalle, el Telteca y Tupac Amaru II.

Stolbizer remarcó que, además, «la organización cobra una cuota mensual a cada integrante pese a tratarse de personas de bajos recursos» y que «el pago de la cuota junto con el resto de las actividades resultan obligatorias para poder acceder a la vivienda».

Además, detalló que la encargada del cobro de las cuotas era la tesorera de la filial mendocina de la Tupac Amaru, a quien identificó como «la señora Fanny Villegas».

Según los testimonios, los miembros deben «vender rifas o participar de diferentes actividades» para recaudar fondos para la compra de pasajes y viáticos de los líderes que viajan a Jujuy, donde la organización tiene su sede central, presidida por la detenida dirigente social Milagro Sala.

El mismo mecanismo de recaudación se usaba para los viajes a la ciudad de Buenos Aires con el fin de «participar de los actos de la señora Cristina Fernández de Kirchner como presidente de la Nación», sostuvo la denuncia.