El vino no encuentra su equilibrio: Los costos totales de producción se han incrementado un 35% en el último año

Emprendedores

Las estimaciones realizadas por el Observatorio de ACOVI, para los dos modelos analizados, productor de vino tinto genérico y de blanco genérico, muestran una situación de rentabilidad negativa para ambos escenarios.

Si bien se observa una recuperación en ingresos debido a incrementos en los precios del vino, se debe destacar que los productores se encuentran aún lejos de alcanzar el equilibrio, requiriendo mayor precio o productividad para lograrlo.

En el caso del productor de vino tinto genérico se requiere un precio de $21,80 por litro o bien un rendimiento por hectárea de 264 quintales para alcanzar el equilibrio.

En cuanto al productor de vino blanco genérico el precio de equilibrio se estima en $17,16 por litro o un rendimiento de 284 quintales por hectárea.

Según datos de INV, en la cosecha 2020 los rendimientos han resultado muy inferiores a los estimados en este estudio como necesarios para alcanzar el equilibrio a los precios actuales. Para ilustrar lo planteado, se puede mencionar el caso de la variedad Bonarda con un rendimiento de 117 quintales por hectárea o bien de la uva Pedro Giménez que tuvo un rendimiento de 96 quintales por hectárea en 2020.  A su vez, estos valores representan una disminución respecto al rendimiento alcanzado en 2019.

Estos datos permiten contrastar la necesidad de incrementar el rendimiento por hectárea con la realidad observada en la última cosecha de caídas en la productividad.

Se advierte, en consecuencia, la necesidad de que los precios pagados al productor continúen con la senda de crecimiento observada durante este año, de manera de que acercar al productor al equilibrio, disminuyendo en contraparte, los rendimientos requeridos.

Dados los precios de mercado existentes a Agosto, se estima que para que los productores analizados alcancen el equilibrio en el mes de diciembre de 2020 el precio del tinto genérico debería incrementarse a un ritmo del 13% mensual y el del blanco genérico al 8% mensual.

Desde ACOVI, Nicolás Vicchi, Subgerente  dijo que: -“Entendemos que si bien la problemática de la producción primaria requiere un abordaje desde diversos ángulos, resulta prioritario en la actualidad  trabajar en herramientas que permitan continuar con la recomposición de los precios pagados al productor primario. En este sentido, creemos que se debe avanzar en mecanismos que permitan la potenciación de la demanda, la diversificación de la oferta y la integración de la cadena productiva”.-

Asimismo, se debe garantizar incrementos en góndola acordes a la variación en el poder adquisitivo del consumidor de manera de contribuir a la sostenibilidad del precio pagado al productor.

Sostuvo a su vez: – “La Ley recientemente aprobada de creación del Banco de Vinos se plantea como una alternativa que permitiría el control de los stocks vínicos evitando excesos de oferta que impacten negativamente en precios.” Y además agregó que: “Se considera muy importante avanzar nuevos acuerdos internacionales que permitan incrementar el flujo exportado, lo cual se traducirá en una mayor demanda de vinos que impactaría positivamente en el precio. Esto debe ser acompañado por un contexto cambiario favorable, con un tipo de cambio real competitivo y sostenible.

Por su parte Vicchi  afirmó que: “Se debe continuar potenciando el consumo interno, promoviendo el consumo responsable y evitando que la recuperación observada durante este año se deba a un efecto meramente pandémico. Potenciar nuevos esquemas asociativos otorgando beneficios diferenciales a aquellos actores que adopten relaciones de comercialización de mediano y largo plazo, permitiendo entre otras cosas, establecer pautas claras de precio, actualización de los mismos y plazos de pago al productor primario. Estos beneficios planteados deben ser tanto para actores de distintos eslabones de la cadena, como así también horizontalmente entre actores del mismo eslabón.”-

Finalmente es importante  volver a insistir en el tema de financiamiento e incentivos acordes a la realidad productiva para la mejora de la producción en calidad y cantidad, propulsando la incorporación de mecanización en la producción primaria.

Frente a la Cosecha 2021

Frente al desafío actual por la problemática que podría generarse en relación a la mano de obra que vienen de otras provincias para hacer a la cosecha, la Asociación de Cooperativa Vitivinícolas argentinas sostiene que es una oportunidad para potenciar el método de cosecha asistida o semimecanizada que brinda menos necesidad de mano de obra, mejor calidad de trabajo para el cosechador y mayores garantías para el productor.

Dadas las restricciones de circulación interprovincial y la importancia que tienen estos trabajadores en la cosecha, se deberá trabajar en protocolos y mecanismos que permitan la llegada de aproximadamente 2.500 cosechadores requeridos por el sector cooperativo vitivinícola. Esto permitiría asegurar una masa laboral suficiente para levantar la producción en tiempo y forma, evitando pérdidas de producción que empeoren aún más la situación de los productores primarios.