Desidia en la OSEP, mendocinos agolpados en la puerta, a la espera de atención y mezclados entre contagiados con Covid y sanos

Actualidad Mendoza

Una Mendoza al borde del colapso sanitario deja al desnudo el grave problema de atención, sincronización y logística para atender las diferentes necesidades de los mendocinos. Nunca se pensó previamente, en estos 6 meses de pandemia, en un plan de sincronización en la atención de la salud pública en la provincia y hoy la gestión de Rodolfo Suarez lo toma por sorpresa, desbordado y con un 90% de ocupación de camas de terapia intensiva.

Ya se observó una imagen muy similar durante este fin de semana en el Hospital Central de Mendoza, por más que el Director del nosocomio lo desmienta, donde pacientes con otros síntomas se mezclaban con contagiados con Covid, mientras aguardaban horas y horas en la entrada de atención de la guardia. Sin dudas, no es un problema de los trabajadores, sino de coordinación y de refuerzo en las unidades de atención que nunca se tuvieron en cuenta desde el Ministerio de Salud provincial, durante esta fuerte escalada.

La guardia del Hospital Central, mendocinos con y sin Covid mezclados en la espera

Hoy lunes 31 de agosto se pudo ver un episodio similar en la puerta de la
Obra Social de los Empleados Públicos (OSEP), donde un grupo de personas con síntomas de Covid, incluso que ya se habían hisopado con anterioridad y desconocían su resultado, se agolparon confundidos en Salud Ocupacional de OSEP (en la calle Salta y Rondeau) ante una insólita convocatoria de la obra social enviada por mail para realizar un análisis de sangre, todos juntos, sin disposición de turnos… algo, que además, nunca se sucedió.

Desde muy temprano, en la calle y sin atención alguna, una gran cantidad de mendocinos y mendocinas, algunos con casos de neumonía, fiebre, tos, se agolparon durante horas en medio de la fría mañana mendocina, sin respuestas por parte del personal médico y administrativo del lugar.

Finalmente se les comunica que la convocatoria “fue un error” y que deberían volver a sus hogares. La desidia de la administración pone en peligro la salud de los mendocinos que de buena fe se acercaron a la entidad y hoy no saben si se contagiaron de Covid en esa desafortunada espera. Así estamos en esta difícil semana mendocina…