La 9 de Julio se tiñó de rojo en un multitudinario acto de la izquierda argentina

Actualidad

A tres semanas de las elecciones y a metros del emblemático Obelisco porteño el Frente de Izquierda Unidad cortó este sábado la avenida 9 de Julio y en un acto que contó con más de 25 mil personas su candidato a presidente, Nicolás del Caño, lanzó duras críticas a Mauricio Macri y al kirchnerismo.

Refiriéndose a la situación nacional, Del Caño dijo que “somos los únicos que decimos que esos que se la llevaron en pala, los veraderos ganadores de esta crisis, son los que tienen que pagarla”, en referencia a la clase capitalista. “Los recursos no se pueden ir al pago de una deuda ilegítima e ilegal. Somos los que planteamos que hay que anular los tarifazos, sacándonos de encima a las privatizadas de los servicios públicos. Los que planteamos que hay que aumentar salarios y jubilaciones afectando las ganancias de los empresarios”.

Por primera vez en la historia, la izquierda argentina fue convocada en un multitudinario acto en un espacio, como la emblemática avenida 9 de Julio, donde siempre fue ocupada por los partidos políticos tradicionales.

Bajo la consigna «Que la crisis la paguen los capitalistas, no el pueblo trabajador», la izquierda argentina se mostró más unida y consolidada que nunca. Durante la tarde porteña se pronunciaron discursos Miriam Bregman (PTS), Néstor Pitrola (PO), Romina del Plá (PO), Vilma Ripoll (MST), Juan Carlos Giordano (IS), Celeste Fierro (MST) y Mónica Schlotthauer (IS), y se mostró un video con un mensaje de María del Carmen Verdú, histórica referente de la Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (CORREPI).

Los diferentes discursos se centraron en la importancia de incorporar legisladores de izquierda en el Congreso y en romper con el Fondo Monetario Internacional, así como en criticar el «pacto social» propuesto por  Alberto Fernández para sortear la crisis, los referentes del Partido Obrero, PTS, Izquierda Socialista y el MST se dirigieron a miles de militantes que se amontonaban en los carriles del Metrobus de la 9 de Julio.

“La unión de los Daer, los Moyano y los Yasky es para encadenar a los trabajadores a un pacto social antiobrero mientras la UIA sigue remarcando precios, despidiendo y cerrando fábricas. El FIT es antagónico: queremos unir a los sindicatos para defender a los trabajadores de una salida a la crisis argentina a la uruguaya o a la portuguesa porque fueron un enorme ajuste y liquidación de derechos de los trabajadores”, comenzó el candidato a Diputado Nacional del Partido Obrero, Nestor Pitrola, quien fue el primer orador del acto. 

Apenas pasadas las 18h, le tocaría cerrar el acto a Nicolás Del Caño. El diputado del PTS-FIT comenzó planteando que «este acto es más valioso porque nos estamos abriendo paso en un escenario de polarización, donde intentan instalar que sólo hay dos opciones».

Entonces hizo una fuerte denuncia: «mientras la mayoría del pueblo se hunde en la desocupación y la miseria, unos pocos se fugaron 81.000 millones de dólares bajo el gobierno de Macri. Los bancos ganaron ¡21.000 millones de dólares. Las empresas privatizadas de luz y gas ganaron entre 1000 y 4000 %. Cuando decimos “que la crisis la paguen los capitalistas y no el pueblo trabajador”, nos referimos a esos ganadores de esta y de todas las crisis. Pagamos su fiesta con un 35% de pobreza, con más desocupación, con una pérdida del 20% del salario real».

Luego apuntó a las claves de la situación económica y política internacional. «Hay una tendencia histórica, en todo el mundo, a una escandalosa concentración de la riqueza en manos de los multimillonarios, mientras las grandes mayorías reciben cada vez una porción menor de la torta. En los países más pobres, empujan a constantes oleadas migratorias. Miles las personas mueren ahogadas en el Mediterráneo o se arriesgan a perder a sus hijos en la frontera sur de Estados Unidos. Pero también el capitalismo empobrece a los propios trabajadores yanquis, franceses, ingleses, alemanes. La juventud busca alternativas por izquierda, pero los políticos reaccionarios buscan desviar el odio hacia salidas por derecha», dijo. Destacó entonces la impactanto lucha de los chalecos amarillos y laas masivas movilizaciones en Ecuador, que siguen el camino de Costa Rica, Nicaragua, Sudán, Túnez, Honduras o Haití. «¡Esos son nuestros aliados, el pueblo trabajador de los países oprimidos por el FMI y el imperialismo!» dijo Nico.

Además planteó que «la juventud se moviliza en todo el mundo contra la irracionalidad capitalista que está llevando el planeta a la crisis ambiental. La juventud les está diciendo ¡nuestras vidas y nuestro planeta valen más que sus ganancias! Por eso la nuestra es una lucha de fondo, por terminar con la explotación y la opresión, por un gobierno de las y los trabajadores y el socialismo».

Entonces su discurso apuntó fuertemente contra la oposición peronista y su responsabilidad en la crisis que vivimos. «Así como señalamos los ganadores de esta crisis, también decimos con claridad que Macri no hizo todo este desastre solo. Tuvo cómplices». Entonces denunció la actitud de los gobernadores aliados de Alberto Fernández en las votaciones contra los jubilados, a favor de los fondos buitres y contra el aborto legal.

En el último tramo de su discurso llamó a redoblar la campaña en las próximas tres semanas. «Cada voto al Frente de Izquierda es un voto a los que no transamos con los que fueron socios y cómplices del gobierno de Macri, como la podrida burocracia sindical, es una apuesta a quienes nos comprometemos a luchar por medidas que partan de revertir ya la herencia macrista y atacar los intereses de los grandes ganadores de esta crisis».

El cierre atrapó la atención de todo el acto, que había seguido con atención el discurso de Nicolás. «A los sectores populares nunca nos regalaron nada. Por eso no vamos a evitar la calle. La lucha y la organización es el único camino realista para que esta crisis no la paguen las mayorías. Tenemos una gran batalla en las 3 semanas que faltan hasta las elecciones. Una batalla pensando en el futuro. Un futuro para los trabajadores, las mujeres y la juventud».

Así terminaba el multitudinario acto del Frente de Izquierda Unidad, con el entusiasmo de miles de trabajadores y trabajadores, mujeres y jóvenes que salían más entusiasmados a redoblar la campaña estas semanas pero también prepararse para lo que viene.

Antes de retirararse, todos y todas cantaron el himno internacional de los trabajadores, La Internacional.