Un simple domingo peronista pulverizó el poder adquisitivo de los argentinos en una economía atada con alambres

Actualidad

El efecto de las elecciones con la derrota de Juntos por el Cambio a nivel nacional, arrastra consecuencias para los sectores más vulnerables del país

Un nuevo lunes negro para la economía del país se viene por estos momentos luego de la estrepitosa derrota que sufrió el presidente, Mauricio Macri, a manos de Alberto Fernández. Con las tasas en su  máximo histórico, el dólar escala a niveles récord y arrastra a la pérdida de poder adquisitivo de los salarios y jubilaciones.

El dólar en el Banco Nación Argentina (BNA) se cotiza a 61 pesos tras las elecciones primarias de ayer, mientras que en promedio del resto de las entidades financieras se negocia a 62,20 pesos y en el mercado mayorista se pactaba a 60 pesos.

La divisa había cerrado el viernes a 46,40 pesos en el BNA, lo que equivale a una suba del 31,5%.

En ese marco, en la actualidad el salario mínimo, vital y móvil de encuentra en 12.500 pesos, pero con el dólar a 61 pesos se pulverizó a u$s 205. De este modo, se convierte en uno de los más bajos de América Latina y solamente supera a Venezuela.

Mientras tanto, la jubilación mínima se encuentra en 12.937 pesos luego del aumento que brindó el gobierno nacional la semana pasada. Entonces, el mismo llega a u$s 211.

La pérdida de poder adquisitivo se acentúa con esta corrida bancaria y genera mayores inconvenientes para los sectores más castigados del país. Semanas atrás, el Poder Ejecutivo había dejado trascender que convocaría al Consejo del Salario para luego de las PASO y ahí proponer una suba de hasta 30% en el salario mínimo, vital y móvil.