Aranguren en el Senado: “El objetivo no es reducir el déficit fiscal, sino que haya más energía»

Actualidad

El ministro de Energía y Minería de la Nación, Juan José Aranguren, defendió en el Senado Nacional el reajuste de las tarifas de gas y electricidad, que distintos senadores quieren frenar con proyectos de ley.

El funcionario macrista -que está en el ojo de la tormenta por la forma en que aplicó los reajustes tarifarios y por las denuncias de incompatibilidad con la función pública por las acciones que posee en la petrolera Shell, de la que fue CEO- se presentó ante las comisiones de Minería, Energía y Combustible y de Derechos Humanos y Garantías, ante las cuales defendió la nueva política energética de las críticas opositoras.

“El objetivo no es reducir el déficit fiscal, sino que haya más energía», aseguró Aranguren, que justificó el aumento de tarifas por la situación heredada. Así, advirtió que «entre el 13 y el 14 por ciento de la energía es importada» y que hubo una “caída en la calidad del servicio por no reconocer los costos del servicio”. “Si manteníamos el plan energético anterior, nos íbamos a quedar sin energía muy pronto”, alertó.

En este marco, el ministro justificó la quita de subsidios a la mayoría de la población y el lanzamiento de la “tarifa social” -subsidiada- para una minoría. «Nos parece más razonable subsidiar a la demanda que subsidiar a la oferta, como se hizo en los últimos doce años», afirmó. Y aseguró que hay una “política activa para poder proteger a aquellos sectores que están en una situación delicada y que merecen una tarifa especial”. «Se trabaja junto con (el Ministerio de) Desarrollo Social para identificar poblaciones en riesgo», acotó.

Aranguren reconoció luego el impacto negativo de los reajustes en algunos sectores, tras lo cual anunció que se lanzará una tarifa disminuida en un 20 por ciento para pequeñas y medianas empresas “electro-intensivas”.

A modo de resumen, Aranguren aseguró que la policía energética de Macri brega por “asegurar el abastecimiento energético”, por “que aquél que tenía una situación de ingreso que le impedía pagar el reajuste tarifario va a ser apoyado por el Gobierno nacional” y por “diversificar” la matriz energética.

Aranguren volvió a justificar el aumento de tarifas por la necesidad de “modificar un estado de situación”, por “un país que heredamos”. “Nos estábamos y nos estamos quedando sin energía”, advirtió.

También justificó el precio de las naftas, que sufrió cuatro aumentos desde que asumió Macri, hasta totalizar una suba del 30 por ciento. “No hay subas en las naftas; hay un reconocimiento del costo de la materia prima que mantiene el nivel de actividad”, dijo, en lo que fue una de sus definiciones más fuertes de su presentación.

Por otro lado, el ministro reconoció las idas y vueltas en su administración, al afirmar: “estamos aprendiendo sobre la marcha”.

En otro orden, Aranguren rechazó la posibilidad de que Argentina pueda vivir de la importación de energía: “no tenemos puertos, vías navegables, depósitos para vivir con la importación”, afirmó.

Por otro lado, destacó como “un aporte de esta administración” que a partir del 10 de diciembre de 2015 “el costo de exportación e importación es público y transparente”.