Impresionante: Más de 20 mil mujeres se convocaron en la marea violeta mendocina del #8M

Actualidad

Con motivo del Día Internacional de la Mujer, agrupaciones feministas de todo el país convocaron a marchar en todo el país. Cerca de las 20.30, más de 100 mil personas estuvieron presentes en la movilización y posterior concentración.

En Mendoza, las lloviznas y el frío no se convirtieron en impedimento para que mujeres, niñas, adolescentes, travestis y trans llevaran sus reclamos a las calles. Al contrario, fue una de las convocatorias más grandes, donde unas 20 mil mendocines estuvieron presentes reclamando aborto legal ya, ajuste laboral, el cese de femicidios y violencia machista, la separación de Estado y la Iglesia, el repudio hacia el gobierno de Tucumán y Jujuy por las cesáreas realizadas a dos niñas violadas y embarazadas y la implementación de la ESI, entre otros.

También se mezclaron reclamos políticos con insultos y cánticos contra el Gobierno nacional y el provincial y carteles con la inscripción «no al ajuste de Macri y Cornejo».

Una de las columnas de la «Vía Violeta» mendocina fue encabezada por la dirigente de la izquierda cuyana y referente del movimiento «Pan y Rosas», Noelia Barbeito que señaló «Hoy en el Día Internacional de las Mujeres estamos lejos de ubicarnos como víctimas y quedarnos en nuestras casas, salimos a las calles a exigir nuestros derechos: basta de femicidios, queremos una ley y un plan integral para combatir la violencia de género en Mendoza, como hemos presentado desde el Frente de Izquierda, el aborto legal seguro y gratuito, la separación de la iglesia del Estado, como también enfrentar este ajuste que está llevando a cabo Mauricio Macri, Alfredo Cornejo y los gobernadores del peronismo y el FMI, por eso decimos ‘No al pago de la Deuda Externa’ porque las mujeres somos gran parte de la clase trabajadora, gran parte de la sociedad, por lo tanto, son las principales que sufren las políticas de ajuste del gobierno».

La concentración de la “Vía Violeta”, llamada así porque este año coincidió con la Vía Blanca de Vendimia, empezó cerca de las 18 en calles Vicente Zapata y San Martín.

Después, marcharon hacia calle Las Heras por San Martín y concluyeron en un acto frente a plaza Independencia donde leyeron un manifiesto titulado “Somos la fuerza que puede parar el mundo”.

En esta edición, además de la histórica exigencia de políticas públicas para prevenir la violencia de género –en lo que va de 2019 se registraron 45 femicidios en el país, según la ONG Mumala-, sigue firme el reclamo que, a través de los pañuelos de la Campaña por el Derecho al Aborto, tiñó de verde las últimas protestas feministas.