El diputado Vadillo pide «pirotecnia cero» en Mendoza: «Además de dejar una gran cantidad de personas heridas, perjudica notablemente a adultos mayores, cardíacos, personas con discapacidades cognitivas o neurológicas, bebés, animales, entre otros» sostiene

Actualidad

Se acercan las fiestas y el debate sobre el uso de pirotecnia sigue presente y atravesado por intereses contrapuestos. Ya son varias las provincias y municipios que han decidido regular el uso de pirotecnia e incluso prohibirla.

El diputado provincial del Bloque Protectora, Mario Vadillo, desarrolló una propuesta para que los municipios de la Provincia de Mendoza, que aún no lo hubiesen ordenado, mediante sus no admitan la utilización, tenencia, acopio, exhibición,  fabricación para uso particular y expendio al público  de  artificios de pirotecnia y cohetería, sea este de venta libre o no y /o de fabricación autorizada.

“En esta época del año se acostumbra a vender y utilizar elementos de pirotecnia para festejar y recibir las fiestas, y este legislador encuentra entre muchas otras razones, que la pirotecnia debe prohibirse, ya que además de la gran cantidad de personas heridas que deja su uso, perjudica notablemente a adultos mayores, enfermos cardíacos, personas con discapacidades cognitivas o neurológicas. Como así también a personas con síndrome de Down, Asperger, bebés, niños que padecen Trastornos del Espectro Autista y Trastornos Generalizados del Desarrollo (TEA y TGD), al igual que también a los animales”, comentó el legislador Vadillo.

La pirotecnia es utilizada para expresar alegría y festejo, pero no para todos es así. Para las personas del rango etario o con los problemas de salud o enfermedades señaladas, las fiestas se convierten en un verdadero calvario debido al uso de la pirotecnia.

A modo de ejemplo las personas que sufren Trastorno del Espectro Autista (TEA) tienen entre sus síntomas la hipersensibilidad en sus sentidos, especialmente la auditiva. Por ello, son muy sensibles a los estímulos externos, ya sean imágenes o sonido, y por lo tanto la pirotecnia los afecta directamente. Al tener su capacidad auditiva incrementada, perciben los estruendos como una verdadera catástrofe, se estresan y sufren. Algunos se tapan los oídos de manera desesperada, pero sin poder controlar las crisis que les provocan los ruidos, pueden llegar a autolesionarse.

Los otros afectados son los animales, no solamente los domésticos aunque de ellos al menos hay algún registro: una encuesta realizada por la Universidad Nacional de Tres de Febrero (UNTREF), a través del Centro de Investigación en Estadística Aplicada (CINEA), revela que el 74 % de los hogares integrados por 2 personas, o más, conviven con animales; mientras que en los hogares unipersonales la cifra es del 49 % y todos ellos han sufrido debido a los estruendos que se manifiestan, sobre todo, en los festejos de Fin de Año.

En igual sentido que el presente proyecto, cabe destacar que en la actualidad el reciente Código Contravencional de la provincia de Mendoza prevé en sus arts. 132, 133 y 134 la aplicación de sanciones al que expenda o venda al público en general, bajo cualquier modalidad de contratación, pirotecnia y/o cohetería de uso prohibido, así como también al que accionara y/o utilizara, tuviere en su poder y/o acopiara artefactos de pirotecnia o cohetería de uso prohibido, como también en los casos de venta a menores.