Por unanimidad, el Concejo Deliberante de Godoy Cruz se declaró «responsable» en el consumo de azúcar

Actualidad

El Concejo Deliberante de Godoy Cruz aprobó  de manera unánime, el pasado viernes 7 de diciembre en una sesión extraordinaria, el proyecto que limita la provisión de azúcar en locales gastronómicos. La ordenanza 6.870, presentada por iniciativa del concejal Marcelo Linares del Bloque PI-Protectora, lleva como tema el «uso responsable del azúcar» y en su punto más importante equipara al azúcar con la sal en bares y restaurantes: ya no estará el azucarero ni los sobrecitos en la mesa, de libre disponibilidad, como ocurre ya desde hace años con los saleros habrá que pedírselos a los mozos y empleados del local.

Dicha ordenanza  que entrará en vigencia dentro de 20 días en el departamento mendocino, incluye a las heladerías donde se le solicitará  que vendan cremas heladas que contengan sólo un mínimo de porcentaje de azúcar.

Entre los fundamentos del proyecto se destaca la intención de promover un consumo cuidado del azúcar. Es por esto que todos los locales deberán exhibir en un lugar visible a los clientes un cartel con la leyenda: «“El consumo excesivo de azúcar es perjudicial para la salud. Ordenanza N º 6870».

También dispone que en los establecimientos del Departamento de Godoy Cruz donde se desarrollen actividades gastronómicas, deportivas, culturales, sociales, educativas y de recreación, los consumidores puedan adquirir bebidas libres de azúcar.


Argentina tiene el mayor consumo de azúcar de la región

Las enfermedades no transmisibles están creciendo en forma alarmante en América Latina y es sabido que el sobrepeso y la obesidad se asocian al avance de este tipo de males. Por eso, en los últimos años, la Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió sobre el consumo excesivo de azúcar y fijó una recomendación máxima de consumo diario de 50 gramos, contando tanto la intrínseca en algunos alimentos como la añadida a preparaciones caseras o industrializadas. No más de 12 cucharaditas. Esto es, que el azúcar no supere el 10% de las calorías diarias consumidas, considerando una dieta estándar de 2.000 calorías por día.

Cabe destacar que Argentina es el país de la región con los niveles más altos de consumo de azúcar por habitante, más que duplicando el máximo recomendado por la OMS, lo cual representa, según los especialistas, un verdadero riesgo para la salud de la población y trae serias consecuencias.

El promedio de ingesta de azúcar añadida en un estudio desarrollado en ocho países de América Latina fue de 65,5 gramos por día, lo que representa el 13,2% de las calorías totales (la OMS recomienda un máximo de 10%) y el 23,9 % de los carbohidratos consumidos. Al desglosar por país, Argentina sube de nuevo al tope del ránking y supera en un 39% el promedio con 91,4 gramos diarios, que representan el 16,4% de la energía total y el 31% de los carbohidratos diarios consumidos. En segundo puesto está Colombia, con 109,8 gramos diarios. Luego vienen Perú, Ecuador, Venezuela, Costa Rica, Brasil y Chile.

En Argentina, se hallaron valores diferentes en distintos estratos sociales. Por nivel socioeconómico, los sectores más vulnerables consumen más azúcares añadidos, por lo que se podría inferir que los más privilegiados consumen más alimentos con azúcares intrínsecos –como frutas, lácteos-, asociados a una mejor calidad de dieta. Además, el mayor consumo se registra entre los más jóvenes y va disminuyendo con la edad.

No obstante, el Código Alimentario Argentino continúa sin obligar a los fabricantes a declarar en el etiquetado nutricional de los envases la cantidad exacta de azúcar que contiene cada producto, vulnerándose así el derecho a la alimentación y a la información de los consumidores.

En realidad, los fabricantes están obligados a declarar la cantidad de carbohidratos contenida en el alimento o la bebida. El problema es que estos nutrientes se componen por dos grupos: por un lado, los carbohidratos simples o azúcares; por otro lado, los carbohidratos complejos, como la fécula o almidón que se encuentran en el pan, las papas, la pasta, el choclo, el arroz y las legumbres.

«Frente a la situación expuesta corresponde adoptar desde el Municipio de Godoy Cruz acciones tendientes a concientizar sobre los problemas que acarrea el excesivo uso de azúcar, asumiendo el rol de Departamento Responsable en el consumo de la misma, ya sea directamente o a través de alimentos con alto contenido de azúcar», afirma el concejal Marcelo Linares, autor de la iniciativa, entre sus fundamentaciones.