El Concejo de Guaymallén le aprobó el presupuesto a Marcelino: «No es lo que quisimos, pero es satisfactorio»

Actualidad

El intendente de Guaymallén, Marcelino Iglesias sabe que no tiene una parada fácil. Según el último informe de la auditoría de AGN cuenta con una deuda que ascendió a $182 millones, es decir, un aumento del 32% en comparación a junio del 2015, donde la deuda era de $137 millones.

A pesar de ello, ayer el Concejo Deliberante aprobó el presupuesto 2016 propuesto por el flamante intendente: con ingresos calculados en 1.270 millones de pesos y egresos cercanos a los 1.300, por lo que se consideró además la posibilidad de tomar deuda.

Si bien, la votación fue dividida, con un bloque del FPV que apoyó el presupuesto y una izquierda que votó en contra, pudo salir adelante. El intendente Marcelino Iglesias se declaró satisfecho por el Presupuesto que logró. “No es lo que quisimos, pero es satisfactorio”, dijo la autoridad comunal que de inmediato aclaró que una cosa es la aprobación y otra es salir a conseguir el financiamiento que se autorizó.

El Ejecutivo solicitó 205 millones para regularizar los pagos a proveedores, pero se acordó la aprobación de 100. A cambio de esa reducción la oposición acompañó y entregó la posibilidad de tomar financiamiento por 100 millones más para obras y maquinarias y la autorización para solicitar un descubierto en cualquier institución para cubrir una nómina salarial.

Otro de los grandes problemas de la comuna es la cantidad de empleados públicos que tiene en calidad de administrativos: 2.700 personas. Para Iglesias, al menos hay 500 puestos ociosos, es decir, de empleados que no cumplen ninguna función específica. No sucede lo mismo con los trabajadores del área de Servicios Públicos, unos 1.200 en total.

Por esto, prometió revisar los decretos de los nombramientos que el cuestionado ex intendente del PJ, Luis Lobos, realizó para pasar a planta a 833 empleados en cuatro meses. El número es alarmante si se calcula que por mes ingresaron a planta 208 personas, entre febrero y junio del 2015.