biencuyano.com.ar

La clase política argentina con menos seguidores porque Twitter decide eliminar “cuentas potencialmente dudosas o fraudulentas”

La clase política argentina con menos seguidores porque Twitter decide eliminar “cuentas potencialmente dudosas o fraudulentas”

La clase política argentina con menos seguidores porque Twitter decide eliminar “cuentas potencialmente dudosas o fraudulentas”
julio 27
14:55 2018

El último 11 de julio, la red social Twitter decidió eliminar las “cuentas potencialmente dudosas o fraudulentas” y advirtió que, como consecuencia de esa decisión, “la cantidad de seguidores que aparecen en muchos perfiles pueden disminuir”.

La reforma tiene como objetivo atacar una forma generalizada de fraude en las redes sociales. Muchos usuarios han inflado sus seguidores en Twitter u otros servicios con cuentas automatizadas o falsas, con lo que compran la apariencia de tener influencia social para impulsar su activismo político, proyectos empresariales o carreras en el mundo del entretenimiento.

Apenas 48 horas después, se concretó esa medida. Uno de los primeros que lo notó fue el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, cuya cuenta @realDonaldTrump dejó de ser seguida por unos 300.000 usuarios falsos, según destacó la prensa norteamericana.

Pero el impacto se sintió también entre los políticos argentinos y entre algunos miembros de la farándula local, que vieron disminuir notablemente el número de sus seguidores a partir de la eliminación de las cuentas “truchas” ( usuarios que publicaban mensajes automáticos o que no tenían actividad en este último año).

Entre los que perdieron miles de seguidores en un sólo día se contaron el presidente Mauricio Macri, la ex presidente Cristina Fernández de Kirchner y la diputada Elisa Carrió.

El mercado de las cuentas falsas también estaba afectando a Twitter con sus anunciantes, los cuales cada vez más dependen de los influenciadores de las redes sociales —minicelebridades que promueven marcas y productos a sus seguidores— para llegar a los clientes. En los últimos meses, las firmas de publicidad y mercadotecnia han presionado a Twitter, YouTube y otras plataformas para ayudarles a asegurarse de que los influenciadores tienen los alcances que afirman.

El mes pasado, el gigante de los bienes de consumo Unilever, que invierte miles de millones de dólares al año en publicidad, anunció que dejaría de pagar a los influenciadores que compraron seguidores y que daría prioridad a destinar los dólares de publicidad en plataformas que toman medidas para eliminar el fraude.


En números

Para determinados manipuladores de medios, conseguir que algo sea popular en Twitter no es tan difícil. A diferencia de Facebook, que requiere que las personas usen sus nombres reales, Twitter ofrece a los usuarios un anonimato esencialmente completo y hace que muchas de sus funciones sean accesibles a programadores externos, lo cual permite a las personas automatizar sus acciones en la red.

Como resultado, numerosas herramientas en línea, baratas y fáciles de usar, permiten la creación rápida de miles de bots de Twitter, es decir, cuentas que parecen reales pero que son controladas por un manipulador.

El diseño también promueve una devoción servil a las métricas: cada tuit viene con un contador de Me gusta y Retuits. Los usuarios llegan a interiorizar esas métricas como representaciones de popularidad en el mundo real.

Sin embargo, esas métricas pueden manipularse. Como un solo usuario puede crear muchas cuentas y darles seguimiento de manera coordinada, Twitter permite que grupos relativamente pequeños parezcan ser mucho más grandes. Si el principal peligro de Facebook es la diseminación de historias falsas, Twitter es una fábrica de personas falsas.

Aquel fatídico viernes 13 para los políticos en las redes sociales, @mauriciomacri perdió, en sólo 24 horas, 50.190 contactos. En todo el mes, en tanto, esa cifra superó los 100.000.

En el caso de la ex presidente Cristina Fernández de Kirchner, ese 13 de julio perdió 83.510 seguidores y en los últimos 30 días, 107.767 cuentas.

Para @elisacarrió, la “limpieza” representó 8.349 usuarios menos en el mismo día.

Pero la lista de los que perdieron seguidores en Twitter dentro del mundo de la política local fue más larga e incluyó a Gabriela Michetti (@gabimichetti), Marcos Peña (@marquitospena), María Eugenia Vidal (@mariuvidal) y Sergio Massa (@sergiomassa).

Fuera del ámbito de la política, otro que sufrió una fuerte caída de seguidores ese día fue Marcelo Tinelli, con 99.500 seguidores menos en tan solo 24 horas.

El objetivo inicial de esta red social no es convencer o persuadir, sino simplemente abrumar, saturar tanto la red que pareciera que la gente está hablando de una historia particular. El mayor premio es entrar en la lista de tendencias (trending topics) de Twitter, que a menudo se utiliza como una hoja de encargo para el resto de internet. Desde ahora, todo será “un poco” más difícil.

 

Twitter se re-evoluciona

Para Twitter, la reforma llega en un momento crítico. A pesar de que es una compañía más pequeña con muchos menos usuarios que Facebook o Google, Twitter ha sido duramente criticado por permitir que el abuso y el discurso de odio prosperen en la plataforma. Y junto a otras redes sociales, Twitter fue una herramienta decisiva para la influencia rusa durante la elección estadounidense en 2016, cuando decenas de miles de cuentas fueron usadas para divulgar propaganda y desinformación. Esos problemas arruinaron las posibilidades de Twitter de ser adquirida por una compañía más grande, y la empresa, que comenzó a cotizar en la Bolsa en 2013, no generó ganancias hasta el último trimestre del año pasado.

El mes pasado, Twitter anunció que hasta mayo, sus sistemas “bloqueaban” casi diez millones de cuentas sospechosas a la semana, muchas más que el año pasado, y eliminaban más por violar las políticas contra los mensajes no deseados.

Twitter bloquea una cuenta —evita que publique o interactúe con otros usuarios— cuando la compañía sospecha que es contenido no deseado automatizado o de que el usuario ha perdido el control de ella, usualmente cuando su contraseña es hackeada o filtrada—. La mayoría de las cuentas que publican contenido no deseado son rápidamente eliminadas. Sin embargo, hasta ahora, incluso después de que Twitter ha identificado de manera privada a una cuenta como sospechosa y la ha bloqueado, la cuenta todavía estaría incluida entre los seguidores legítimos de un usuario.

En la mayoría de las ocasiones, de acuerdo con Twitter, las cuentas bloqueadas no son incluidas en el conteo mensual de usuarios activos que reporta a los inversionistas cada trimestre, una métrica crítica de Wall Street para las compañías de redes sociales. Sin embargo, a las cuentas bloqueadas de todas maneras se les permitió inflar el conteo de seguidores en un gran sector de usuarios.

Esa decisión ayudó a impulsar un gran mercado de seguidores falsos. Decenas de sitios web abiertamente venden seguidores y fidelidad en Twitter, así como en YouTube, Instagram y otras plataformas.

Decenas de miles de cuentas automatizadas fueron creadas al robar información de perfil de usuarios verdaderos, incluidos menores de edad.

Con esta limpieza, Twitter ha decidido poner control a las cuentas falsas, lo que está generando cambios significativos en el comportamiento de las cuentas, sobre todo de nuestra clase política y farándula vernácula.

About Author

bien_cuyano

bien_cuyano

Actualidad política, empresarial y social de la Región de Cuyo: Mendoza, San Juan y San Luis

Related Articles

Actualidad deportiva

Calendario

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Cotizaciones