Es Ley Nacional la penalización de tenencia de pornografía infantil y con duras penas para que el delito no sea excarcelable

Actualidad

Por amplia mayoría -211 votos a favor y una sola abstención, de Romina Del Plá-, la Cámara de Diputados convirtió en ley este miércoles un proyecto consensuado que modifica el artículo 128 del Código Penal y sanciona con penas de entre tres y seis años la simple tenencia de material pornográfico infantil, cualquiera sea su finalidad, y el agravamiento de las penas para que el delito no sea excarcelable.

En la actualidad, sólo está penalizada la producción y distribución, y se reprime la tenencia de pornografía infantil sólo si se lleva a cabo con fines inequívocos de distribución o comercialización.

“No tenemos que tener temor y hay que decirlo con todas letras: el que tiene pornografía infantil es un pedófilo. Es un paso previo para la materialización del abuso sexual infantil”, denunció la presidenta de la Comisión de Legislación Penal, Gabriela Burgos (UCR).

Burgos advirtió que en Argentina “hay un negocio con ganancias de 250 millones de pesos anuales” en torno al material pornográfico de menores.

“Argentina está entre los 10 países del mundo que más ‘bajan’ pornografía infantil, y entre los tres primeros de la región que avanza no sólo en ‘bajar’ este material, sino también en producirlo”, precisó la jujeña. Burgos detalló que “el 85% de los ciberdelitos que se cometen en nuestro país están relacionados a la pornografía infantil y al grooming”.

Además, puntualizó que “en 2016 hubo 8.800 denuncias sobre pornografía infantil”, y “los 10 primeros meses de 2017 se reportaron 19.214 denuncias” por este tema. “Nadie está exento. Nuestros hijos o nietos pueden ser víctimas de estas redes que lo único que buscan son ganancias”, aseveró la diputada de Cambiemos.

Al respecto, el senador por Mendoza Julio Cobos señaló que “Estoy muy satisfecho que tengamos esta ley, la cual surgió del acuerdo con legisladores de diferentes sectores políticos que entendimos la necesidad de lograr la protección integral de los jóvenes y de otorgar a la Justicia todas las herramientas para combatir la pornografía infantil en todas sus variantes”.

El senador mendocino explicó que “Quién consume pornografía infantil requiere permanentemente nuevo material, generando demanda y también oferta. Cuando producen para satisfacer la demanda es el abuso sexual en sí, con la utilización de los menores de edad y la consecuente vulneración de sus derechos y la demanda es un eslabón más de ese abuso. La tenencia es parte de ese circuito, por eso propusimos penarla para darle protección a niños y adolescentes y castigar a quién participan en ese circuito delictivo de abuso, oferta, demanda y consumo que genera la pornografía infantil”.

Asimismo el ex gobernador de Mendoza señaló que “La tenencia de pornografía infantil perjudica a terceros con el agravante que estos son niños y este es el punto fundamental a tener en cuenta. El Código Penal en su artículo 128 excluye de responsabilidad al adulto que consume pornografía infantil y  para que se cumpla el tipo penal, la posesión del material debe tener como objetivo la distribución o comercialización del mismo. Esto lo cambiamos, porque los derechos de los niños deben primar por sobre las libertades individuales, dado que se lesiona la honorabilidad de los menores”.

Por su parte, Daniel Arroyo (Frente Renovador) sostuvo que “tenemos la oportunidad de construir una política de Estado” y aprovechó para denunciar que “en Argentina las áreas de niñez están absolutamente desfinanciadas”.

 

Modificaciones el artículo 128 del Código Penal aprobadas: 

·        Reprimir con prisión de tres a seis años al que produzca, financie, ofrezca, comercie, publique o divulgue, por cualquier medio, toda representación de un menor de dieciocho años dedicado a actividades sexuales explícitas o toda representación de sus partes genitales con fines predominantemente sexuales, al igual que el que organice espectáculos en vivo de representaciones sexuales explícitas en que participaren menores. 

·        Reprimir con prisión de cuatro meses a un año al que tenga en su poder representaciones de las descriptas en el párrafo anterior. 

·        Reprimir con prisión de seis meses a dos años al que tenga en su poder representaciones de las descriptas en el primer párrafo con fines de distribución o comercialización. 

·        Reprimir con prisión de un mes a tres años al que facilite el acceso a espectáculos pornográficos o suministre material pornográfico a menores de catorce años. 

·        Además, todas las escalas penales previstas en este artículo se elevan en un tercio en su mínimo y en su máximo cuando la víctima fuere menor de trece años.