Golpe a Marcelino Iglesias: La Justicia ordenó reincorporar al empleado municipal Martín Rodríguez a su habitual puesto de trabajo

Actualidad Mendoza

Una muy buena noticia a favor de los derechos de los trabajadores! En la mañana del viernes, la séptima cámara del trabajo de la provincia de Mendoza resolvió que el dirigente del Frente de Izquierda y delegado de SiTEA Martin Rodríguez sea reinstalado en su lugar de trabajo.

De esta manera, la justicia laboral mendocina confirmó la ilegalidad de la resolución que buscó remover al delegado de su puesto de trabajo en el Concejo Deliberante, lo que cuestiona los argumentos de la intendencia de Guaymallén que negó la calidad de trabajador y los fueros sindicales de Rodríguez.

Cabe destacar que Martín Rodríguez es delegado de Sitea en esa municipalidad, y fue despedido a finales de abril en una clara línea de persecución y ataque político que se suma a su imputación. Y esto por ser opositor al gobierno de Rodolfo Suárez y Marcelino Iglesias, ya que es referente del Polo Obrero y el Frente de Izquierda en la provincia.

Su despido era considerado una violación al derecho laboral, ya que cuenta con fueros gremiales, constituyendo un claro ajuste de cuentas contra los trabajadores que luchan frente a la política de hambre que pretende imponer Marcelino Iglesias a los municipales del departamento.

Ante la buena noticia de su reincorporación laboral Martin Rodríguez dijo «Ha quedado en evidencia que el despido no era más que un intento de amedrentar a quienes verdaderamente enfrentamos las políticas de ajuste del gobernador Suárez y del intendente Marcelino Iglesias organizando a los trabajadores en defensa de nuestro salario y condiciones de trabajo.»

«Este triunfo es un importante reforzamiento para quienes luchamos por el salario y por las condiciones de trabajo y es el puntapié de una gran campaña en la municipalidad de Guaymallén y en los distintos lugares de trabajo para que ningún trabajador esté por debajo de la línea de pobreza.» finalizó Rodríguez.

Lo que se pretendía imponer como una acción disciplinante contra los obreros y obreras del municipio se convirtió rápidamente en un punto de aglutinamiento de diferentes sectores de trabajadores y organizaciones combativas.

El cuerpo de delegados combativos de Sitea Guaymallén fue central en este punto, ya que se comprendió rápidamente el carácter antiobrero de la acción de Iglesias y reaccionó en consecuencia con la agitación en todos los galpones, la viralización del reclamo y discusiones con otras fuerzas, cuerpos de delegados y sindicatos.