El radicalismo mendocino presentó su reforma electoral. La izquierda «recaliente»: «ésto avanza en recortar derechos democráticos»

Actualidad

Crónica de una polémica anunciada. Durante la sesión de hoy, la Cámara Alta mendocina dio estado parlamentario al proyecto de Ley enviado por el Ejecutivo que busca modificar el Régimen Electoral de Partidos Políticos y Régimen de Campaña. La norma fue girada a las comisiones de Hacienda y Presupuesto y a la de Legislación y Asuntos Constitucionales (LAC) para su tratamiento.

Luego, en el Salón de los Pasos Perdidos, el ministro de Gobierno Dalmiro Garay, junto a la vicegobernadora Laura Montero y el presidente de la Cámara de Diputados, Néstor Parés, brindaron una conferencia de prensa para detallar los puntos más importantes del proyecto.

“Dentro de las normativas del proyecto se incluye la eliminación del sistema de colectoras en las PASO, también la denominada lista espejo y se sanciona la candidatura testimonial, o sea que se prohíbe la posibilidad de que un funcionario que este ocupando un cargo electivo pueda presentarse”, explicó el funcionario.

Y agregó: “Se regula dentro del sistema de boleta de papel, que nosotros tendemos a eliminar yendo a un sistema de voto electrónico, la posibilidad del uso de la boleta única estableciendo estándares”.

En cuanto al voto electrónico, Garay manifestó: “Teniendo en cuenta el costo del mismo y no obstante ello la voluntad del Gobierno de avanzar en ese mecanismo de transparencia y de mejora cualitativa en la elección, se estable un mínimo para estas elecciones del 30%, y ese mínimo puede ser aumentado dependiendo de las condiciones presupuestarias en las que se encuentre la provincia”.

Garay explicó que el proyecto de modificación también busca “regular de manera mas acabada el sistema de voto electrónico, es decir no es solo una mención más en la ley, sino que se regulan todos los aspectos vinculados a las condiciones que tiene que cumplir el sistema, lo que va a permitir eliminar los posibles monopolios que tiene hoy y de los que se lo ha acusado hoy en el país.”

“También se establece con claridad que el sistema de voto electrónico no permite la opción de la lista completa o sábana, sino que se vota por categoría”, indicó.

Finalmente, Garay aseguró que el proyecto tiene detalles menores que son de cuestiones técnicas del proceso de elecciones, “como por ejemplo que se incluye a los docentes para ocupar los cargos de presidentes de mesas y se determina una cantidad de fiscales”.

 

La izquierda saltó con los tapones de punta

Si bien todos los puntos presentados hoy están sujetos al debate en las Comisiones de ambas cámaras para su posterior tratamiento en el recinto, los sectores de la izquierda mendocina criticaron el proyecto. Uno de ellos fue el diputado provincial del PTS-FIT, Lautaro Jiménez que señaló que «en primer lugar es necesario decir que esta reforma es continuidad de la proscripción implementada por el kirchnerismo con el piso del 3% para pasar de las PASO a las Generales. La eliminación de ese piso es una demanda democrática que hemos planteado históricamente desde el FIT».

Además agregó que » la reforma avanza en recortar derechos democráticos de esta ley como son los tiempos de la publicidad audiovisual para que los electores puedan conocer las posiciones y propuestas de los candidatos. Claramente esto es un avance antidemocrático dirigido a silenciar a la oposición, porque el gobierno cuenta con el monopolio del 94% del millonario presupuesto destinado a publicidad oficial. En estas condiciones, el desdoblamiento lo único que provocará es que el Gobierno radical tenga la televisión y las radios saturadas de publicidad oficial durante todo el año, mientras los demás partidos vamos a poder salir una o dos veces al día en la mitad del tiempo que establecía la ley anterior. Esto es lo que ya hicieron en el 2015, Cornejo y Suárez en Godoy Cruz y la Ciudad, y Lobos y López Puelles en Guaymallén y Luján. Con esta reforma habría 25 días menos de publicidad entre las PASO y las Generales para los partidos de la oposición».

El legislador mendocino concluyó: «el radicalismo que siempre hace discursos sobre la democracia y la república, demuestra una vez más que se trata de una hipocresía. Si las especulaciones políticas de Cornejo así lo dictan, los mendocinos tendrán que ir a votar dos veces más, pero tendrán la mitad del tiempo para conocer a los candidatos y sus propuestas, lo cual es sumamente antidemocrático. Por especulaciones políticas, podrían desdoblar y gastar fondos que la provincia ahorraría si no hubiera desdoblamiento. Si se adhiriera a las elecciones nacionales donde los espacios de publicidad audiovisual le pertenecen al Estado y no al mercado, los tiempos para exponer ideas y propuestas, incluso para los categorías provinciales, sería a su vez mucho más amplio que los que puede comprar la provincia con el 6% del presupuesto anual para publicidad oficial . En última instancia, Cornejo quiere hacer lo mismo que Paco Pérez: silenciar a la oposición sentado en la millonaria caja de la pauta oficial».