Absolvieron a Belén: «La condenó un sistema de salud y judicial clerical que niega los derechos reproductivos de la mujer» dijo la Diputada Sosa

Actualidad

Finalmente la Corte Suprema de Tucumán absolvió la joven «Belén», que había sido condenada a ocho años de prisión y que había sido liberada tras cumplir dos años de cárcel, según fuentes judiciales.

Todo comenzó el 21 de marzo de 2014 cuando la joven concurrió al Hospital Avellaneda por dolores estomacales y fue diagnosticada de «aborto espontáneo incompleto sin complicaciones», adjudicándole a ella un feto encontrado en el baño de ese centro asistencial a pesar de que nunca se realizó un estudio de ADN que demuestre su relación con la joven.

La medida se conoció este lunes pero por el momento no se difundieron los fundamentos de la decisión tomada por los magistrados que integran el alto tribunal.

Belén, como se la identificó desde un primer momento para evitar que se conozca públicamente su identidad, llegó el 21 de marzo de 2014, junto a su madre, al hospital Avellaneda con dolores estomacales y los médicos le administraron calmantes, además de recomendar que permanezca internada en la guardia.

La joven sufrió una hemorragia, le diagnosticaron un «aborto espontáneo incompleto sin complicaciones», según consta en la historia clínica elaborada por el primer médico que la atendió, pero a partir de ahí comenzó un proceso judicial y la condenaron a ocho años de prisión.

La sala III de la Cámara Penal, integrada por los jueces Dante Ibáñez, Néstor Rafael Macoritto y Fabián Adolfo Fradejas, la condenado al considerar que se trató de «homicidio agravado por el vínculo».

Los jueces le dictaron prisión preventiva y fue llevada detenida al Penal de Santa Ester donde permaneció durante más de dos años.

El caso tuvo amplia repercusión a nivel nacional e incluso internacional ya que numerosas organizaciones de Derechos Humanos se movilizaron en su apoyo.

La diputada nacional Soledad Sosa del bloque del Partido Obrero en el Frente de Izquierda se refirió a la noticia de la absolución de la joven tucumana: «A Belén la encarceló y condenó un sistema de salud y judicial clerical que niega los derechos sexuales y reproductivos de la mujer, que las criminaliza por abortar o por sufrir abortos espontáneos. Su liberación el año pasado y la reciente absolución, la logró la unidad de un frente único de organizaciones sociales y de mujeres, muy amplio, que realizó innumerables acciones de lucha. En el país del #NiUnaMenos, del #ParoInternacionalDeMujeres la movilización independiente del Estado logró un triunfazo con un método que sienta un enorme precedente para frenar la criminalización de las mujeres pobres, y que refuerza la lucha histórica por la legalización y despenalización del aborto, que en su clandestinidad se cobra la vida de centenares de mujeres en todo el país.

«Desde el Congreso realizamos audiencia pública para visibilizar su caso, la visité en el penal junto a su abogada Soledad Deza y las compañeras del Plenario de Trabajadoras de Tucumán que formaron parte esencial de la Mesa provincial por la libertad para Belén y que se replicó en todo el país, impulsé uno de los numerosos Amicus Curiae que se presentaron ante la Suprema Corte de Justicia Tucumán con más de cien firmas de diputados/as, personalidades del arte y la cultura, activistas por los derechos humanos, etc. para que se la absolviera, y que se sumaron además a la campaña audiovisual que impulsé y que trascendió las fronteras del país. Esta noticia nos gratifica enormemente y refuerza la convicción de que el camino de esta lucha en ascenso es la organización independiente del Estado, el mismo método de campaña nacional y unidad debemos impulsar para liberar a Higui, quien está presa desde octubre pasado por ser lesbiana y defenderse de un ataque sexual en banda», concluyó la diputada nacional por Mendoza.