Remada, tres carteles (literal) y mucha calle junto a la gente, el fenómeno verde que llega a ser la tercera fuerza de Mendoza «Ahora vamos a poner verdes a los blancos»

Actualidad Mendoza

Una de las sorpresas de este domingo en Mendoza fue el nacimiento de la tercera fuerza política que abre la puerta a la esperanza de pensar en construir otra Mendoza más allá de Cornejo y el kirchnerismo, más allá de la megaminería, más allá de los tarifazos y los malos servicios públicos: el Partido Verde, empieza a sembrar una nueva historia de la mano de Marcelo Romano, Mario Vadillo, Emanuel Fugazzotto, Andrea Blandini, Ricardo Mansur y un equipo de mendocinos y mendocinas sub-40 comprometidos en transformar la realidad estancada, agrietada, de la provincia.

Muchos analistas y periodistas este lunes se desayunaron del caudal político de Vadillo y Romano, no obstante su trabajo de hormiga y de «remada en dulce de leche» viene desde hace más de un año. Hoy la siembra empieza a dar sus primeros brotes, pero para ello se trabajó mucho, con dos pesos.

“La verdad que estamos muy contentos, de haber recibido por parte de los ciudadanos mendocinos este gran apoyo”, celebraron en el bunker de los verdes.

“Con Marcelo Romano venimos luchando en la calle como para tener una opción diferente, donde se priorice el medioambiente, el bolsillo de él ciudadano y donde se den propuestas concretas para el mendocino de a pie”, expresó con alegría Mario Vadillo a los medios mendocinos que cubrieron los festejos tras darse a conocer que son la tercera fuerza política, dejando atrás a los dinosaurios, los médicos mediáticos y los empresarios agropecuarios.

A su turno, Romano aseguró: «Somos la única estructura política que ha impuesto el tema del cambio climático en la Legislatura, sin descuidar ninguno de los otros aspectos que hemos venido proponiendo como consumidor, el control, al trabajador». 

«Hemos recibido las mismas tentaciones del sistema político que recibieron otros y hemos seguidos por la misma senda, lejos de calentar una banca decidimos dar esta patriada», cerró el sancarlino.

Después del panKeKazo del José Luis Ramón, donde dejó a la deriva los iniciales ideales de fuerza Protectora para deslumbrarse por las luces de Buenos Aires y la risa seductora de Sergio Massa, sus integrantes quedaron en un limbo. Desencantados por la actitud mezquina de su simpático líder, sintieron que el esforzado camino recorrido realmente no tenía sentido, defraudando a miles de mendocinos que apostaron con entusiasmo a ese proyecto de «nueva fuerza ciudadana».

Es así que Mario Vadillo y Marcelo Romano se despegaron de su socio «traidor» Ramón, para construir un espacio que vuelva a esas ideas de defensa de los ciudadanos, de denuncias por los malos servicios públicos que padece a diario el pueblo mendocino, de los tarifazos, de los recursos «inventados» con fines recaudatorios como es el RTO de revisión técnica vehicular, de los negociados de guante blanco que existen en la provincia.

La imagen de la dupla Vadillo-Romano se engrandeció cuando se la jugaron en defensa del agua y de la emblemática ley 7722, que defendieron desde la Legislatura y en las mismas calles de Mendoza en aquella histórica pueblada de diciembre del 2019. Fueron grandes figuras que se plantaron contra el negociado del kirchnerismo mendocino y los radicales en ese millonario pacto para entregar los recursos naturales de la provincia a manos de las megamineras.

Al no tener grandes recursos financieros, ni aportes empresariales, incluso, ni mucho eco en los grandes medios mendocinos, los muchachos verdes apelaron construir desde las redes sociales con numerosos vivos en Facebook, charlas de Zoom, videos a modo de reality denunciado irregularidades del Gobierno de Suarez, problemas vecinales en distintos departamentos de Mendoza, cobertura de marchas por reclamos salariales, tarifazos o en defensa del agua, problemas de viviendas o alquiler, créditos UVA, etc. Un trabajito de hormiga con la verdadera agenda de la gente.

Todas las semanas, el joven equipo sub-30 de Mario Vadillo, armaba, editaba, transmitía, con creatividad y efectismo, cada tema para llegar a más público. Una campaña que no solo se hacía en la calle, sino también desde las redes, con mucha participación de la gente que no era escuchada por el gobierno provincial.

Hoy esa gente, ciudadanos comunes con ganas de ver una Mendoza mejor sin K sin Cornejos, integran la lista del Partido Verde, que su presidente Emanuel Fugazzotto, con humildad y compromiso, abrió las puertas a esta nueva fuerza que busca lograr representatividad en el Congreso Nacional, la Legislatura y los concejos deliberantes.

Se prendió la peronista Andrea Blandini, se prendió, el radical Ricardo Mansur, y cientos de jóvenes que proponen otra manera de construir política, sustentable, eficiente y con proyectos.

Una gran campaña de los verdes fue en el Este mendocino de la mano de Mansur: el ex intendente obtuvo el 23% y se ubicó a pocos puntos de las tres listas que presentó el Frente de Todos y a casi diez puntos de Cambia Mendoza en el departamento de Rivadavia.

“Ser la tercera fuerza políticas es muy importante porque es algo ultra necesario para la provincia, sabemos sobre la necesidad de controlar que existe en los gobiernos. Somos la voz de todos los que nos han votado”, dijo Mario Vadillo.

“Tenemos lo mejor de la política mendocina, son todos candidatos ciudadanos, menor de 40 años. Nos acompañan aquellos que han estado en otros partidos y tuvieron que salirse por defender el agua mendocina”, resaltó.

“Sabemos que las tras ofertas políticas son las mismas de siempre, las que llevan 30 años renovando las bancas. Por eso le pedimos al pueblo que confíe en nosotros como lo ha hecho estos cuatro años que hemos estado controlando, pero sin dejar de defender al pueblo mendocino”, destacó ayer en el bunker ante la prensa.

Tanto Romano como Vadillo saben que los 5,6% es un buen piso para trabajar a fondo y llegar al 14 de noviembre con un gran respaldo popular a fin de borrar a una golpeada Anabel Fernández Sagasti del Senado Nacional y obtener una banca donde realmente se defienda los intereses de Mendoza y no de las ambiciones de Buenos Aires.

«Ahora vamos a poner verdes a los blancos» sentencia Vadillo ¿Lo lograrán?