Vadillo desenmascara el verso de las viviendas sociales del gobierno de Suarez «Es otro modelo de negocios de amigos»

Actualidad Mendoza

Esta semana se habilitó una nueva inscripción para que las familias con ingresos medios puedan estar más cerca de su vivienda. Se trata de alrededor de 180 casas correspondientes a la línea 2 del Plan Mendoza Construye.

Para llegar a más gente, el Instituto Provincial de la Vivienda modificó el esquema de financiación que regía en etapas anteriores. Ahora, los postulantes deberán aportar un monto aproximado al 25% del valor de la unidad elegida. En tanto que el 75% restante será financiado por el IPV y los desarrolladores de cada emprendimiento.

En esta nueva convocatoria, los interesados podrán elegir entre 9 emprendimientos ubicados en Las Heras, Godoy Cruz, Guaymallén y Maipú.

Las viviendas disponibles corresponden a diversas tipologías (viviendas individuales, dúplex y departamentos) y cuentan con entrega inmediata para quienes superen todas las instancias evaluativas.

El precandidato a diputado nacional por el Partido Verde, Mario Vadillo denunció que este plan social lanzado por el gobierno de Rodolfo Suarez, para poder «llegar al sueño de la casa propia» resulta ser en la realidad una misión imposible: «Para acceder a este plan de vivienda, una familia mendocina tiene que cobrar como mínimo $120 mil por mes y tener 2 millones en mano», denuncia el actual legislador provincial.

Vadillo va directo «Qué caraduras que son por favor! Más de 2 millones para poder entrar en un plan social. Hay familias que solo tienen un sueldo en blanco y no supera los 30.000, pagan alquiler, tienen hijos, y acá piden mil cosas para ingresar!»

Y agrega «Es una tomada de pelo ¿Realmente qué tipo de plan de vivienda es este? Nosotros tenemos nuestra propuesta para que los inquilinos paguen su casa propia, son los mejores pagadores y crean círculos virtuosos. En una década se podría terminar el déficit habitacional y dar trabajo a miles de Mendocinos».

Está claro, dada la «accesibilidad» del plan de las viviendas mendocinas, que el negocio del gobierno de Rodolfo Suarez no es con la gente, sino con las empresas «amigas» que construyen las viviendas, que podrían ser potenciales inversores de campañas electorales.

«Sin dudas hoy una familia no puede llegar a entrar en este plan y menos en esta situación de crisis, donde los grandes aumentos en los impuestos y las tarifas nos agobian cada mes, ni hablar de la canasta familiar y los alquileres. Está claro que este plan del IPV de Mendoza no está hecho para los miles y miles inquilinos mendocinos, que sí son buenos pagadores y que generan un circulo virtuoso cuando se les da la oportunidad de pagar todos los meses. Costos inflados, inalcanzable, otro modelo de negocios de amigos», concluye Vadillo.