Unas 80 familias reclaman el arreglo de una calle en Guaymallén

Actualidad Mendoza

Más de 80 familias que son vecinas de la unión vecinal del Barrio Altos del Sauce y frentistas de la calle Alfonso XIII del Distrito de El Sauce, del departamento de Guaymallén hace más de 5 años reclaman el mejoramiento de la calle donde viven cansados de soportar, según manifiestan, el absoluto abandono que además empeora cuando hay tormenta o lluvias, ya que se vuelve intransitable.

Según informan, a esto se suma la escasa iluminación y señalización de la calle, cunetas y cordones que se han deteriorado, todo en ello en desmedro de la seguridad y calidad de vida de los vecinos de los barrios Altos del Sauce, Villa Alfonso.

“Es una calle corta, de cinco cuadras, que empieza en la calle Tirasso. Pasa por tres barrios semi cerrados que son complejos habitacionales administrados por los vecinos. La calle está destruida, no está señalizada y se vuelven intransitable. A partir de 2018 los vecinos empezamos a hacer reclamos para que se realizaran los trabajos necesarios pero en ese momento nos decían que pertenecía a Vialidad. Luego logramos la transferencia de la calle al Municipio. Así que desde hace 3 años es responsabilidad de Guaymallén”, informó Juan,. uno de los vecinos de la zona.

Por otro lado, agregó que desde ese momento se hicieron notas y reclamos sobre todo teniendo en cuenta que la calle está frente al obrador municipal. “Hemos visto el arreglo de calles aledañas pero no hemos logrado que trabajen en la nuestra. La calle, cuando llueve, es intransitable. Los chicos no pueden ir a tomarse el colectivo”, indicó el vecino.

Según contó, en su momento les dijeron que debían esperar para hacer las cloacas, mientras tanto ni siquiera han sido capaces de nivelar o desmalezar. “Ahora las tasas vienen con 30% de aumento. Y ni hablar de que la municipalidad rompe las calles y están todas cortadas. Estamos encerrados, no hay lugar donde salir. Lo peor es que las respuestas del municipio son nulas o evasivas”, señaló el vecino.

Por su parte, Cecilia dijo que esta calle es el único medio que tiene para llegar a su casa domicilio porque está en muy mal estado. “Las veredas son intransitables. No se puede pasar caminando y tampoco con vehículos”, dijo. En tanto, Rodrigo comentó que los pozos la hacen imposible para circular.

Carlos informó que el reclamo a la municipalidad ha sido reiterado y que necesitan una solución que se viene pidiendo desde hace años. “Es una calle intransitable. Los chicos que van a la escuela cuando llueve tienen que pasar por lagunas y en auto también se hace imposible. Esperamos una solución”, agregó Ariel por su parte. En tanto, Gabriel subrayó el estado deplorable de la calle y se quejó del municipio: “hacen oídos sordos, capaz que ahora que vienen las elecciones se apiada de nosotros”.

Fuente: Los Andes