El Gobierno Nacional se quedó corto con las medidas para los Hipotecados UVA ¿Y qué hace el resto de los damnificados UVAs?

Actualidad

El viernes pasado, el ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat, Jorge Ferraresi, anunció distintas medidas destinadas a determinar mecanismos para que ninguna cuota de crédito hipotecario UVA pueda superar el 35% del salario familiar.

“Hemos trabajado mucho en conjunto y pudimos avanzar en un mecanismo para que ningún hipotecado UVA tenga que pagar por sobre el 35% de su salario y ahora cada banco tendrá que definir cuál va a ser el tipo de solución que le brindará a cada caso», señaló el funcionario en un comunicado.

En declaraciones radiales, Ferraresi detalló que «el Banco Nación y el Banco Provincia -que tienen más de 70.000 créditos UVA otorgados- van a subsidiar las cuotas que superen el 35 por ciento».

Mientras que «el Banco Hipotecario, donde hay 7.655 tomadores de créditos UVA, se saldrán de la modalidad UVA para ajustarse de acuerdo con la evolución salarial».

En el caso de Banco Hipotecario, a partir de la decisión tomada por el Comité Ejecutivo del Programa Procrear, se migrará la cartera de créditos otorgados -un total de 7.655- bajo la modalidad UVA, al nuevo sistema de ajuste Hog.Ar a partir del 1 de junio.

El ministro indicó que «el Banco Central es el que rige el sistema financiero a través de la Superintendencia de Entidades Financieras y Cambiarias, es una entidad autárquica y con ella el gobierno nacional puede generar acuerdos, pero no imponer cosas”.

En relación con la decisión de migrar los créditos del Banco Hipotecario a la fórmula Hog.Ar, detalló: “Es el banco (Hipotecario), que nosotros manejamos a través del Fiduciario del Procrear, y lo hacemos como un disparador para demostrar cómo impacta en el sistema financiero».

«Además, los créditos tomados allí fueron exclusivamente para construir viviendas, ello se vuelca al sistema productivo y con esos ingresos podemos seguir construyendo”, señaló.

Para el Gobierno Nacional esta nueva fórmula «permitirá una mayor previsibilidad y seguridad en las cuotas», debido a su vinculación con la variación salarial, protegiendo los ingresos de las familias adjudicatarias.

Se trata de un total de 7.655 créditos financiados plenamente por el Estado Nacional, correspondientes al Programa Procrear en las líneas de Desarrollos Urbanísticos, Lotes con Servicios y Construcción.

Estas medidas se dan en el marco del seguimiento coordinado con el Banco Central de la relación cuota/ingreso de los créditos UVA, donde la entidad monitorea y permite obtener una alerta temprana para identificar y dar solución a posibles casos de riesgo que afecten a personas deudoras.

Para los Hipotecados UVA, las medidas «no alcanzan»

Tras el anuncio del Gobierno Nacional, el Colectivo Nacional Hipotecados UVA Autoconvocados salieron a responder las medidas mediante un comunicado, en el que expresaron que “no atacan el problema de fondo, que es el sobreendeudamiento debido a la indexación del capital por inflación que padecemos”.

En este mismo sentido, apuntaron contra Ferraresi y remarcaron que el funcionario nacional “no aportó precisiones si lo que se modifica es que el tope se mantendrá durante toda la vigencia del crédito, ni lo que sucederá con aquellos que tomaron sus créditos en entidades privadas”.

Por otro lado, criticaron que desde el gobierno se hable de un subsidio a aquellas familias que tomaron un préstamo y sostuvieron que esa denominación es capciosa porque “en la práctica, ello implica que todo el riesgo inflacionario es absorbido por el deudor y el banco a su vez se cubre del impuesto inflacionario con una tasa de interés que a todas luces resulta exorbitante”.

“En todo caso el subsidio será para el sistema financiero” afirmaron en el comunicado y al mismo tiempo, añadieron que “en última instancia el deudor hipotecario, seguirá viendo como su capital se indexa mes a mes por efecto de la inflación lo que provoca que al finalizar el crédito haya pagado sumas que resultan imposible de mensurar”.

Asimismo, señalaron que “hace más de tres años que venimos denunciando desde este Colectivo, que los créditos hipotecarios en UVA son inviables en un país como la Argentina que padece una inflación crónica desde hace décadas y que este año se encamina a superar cómodamente el 45 % anual”.

Por último, lanzaron una dura crítica hacia Alberto Fernández, sostuvieron que “se requiere de coraje y voluntad política para avanzar con medidas radicales que transformen estos créditos” y sentenciaron: “No habrá justicia social con las familias con créditos UVA. Volvieron a ganar los bancos y pierde la gente”.

La discriminación a los UVA Automotores, Personales y Prendarios

La semana pasada, la Comisión de Economía Nacional e Inversión del Senado comenzó a discutir dos proyectos de ley -de Julio Cobos y Mario Fiad- que proponen renegociar los contratos y regular las operaciones ante el incremento de la inflación.

De este modo, se buscan distintas soluciones para las 105 mil familias endeudas con el mecanismo de créditos hipotecarios UVA, que fueron lanzados en abril de 2017 durante la gestión de Mauricio Macri, copiando el sistema aplicado en Chile.

Los créditos se ajustan a través de la Unidad de Valor Adquisitivo (UVA), que evoluciona con la inflación medida por el Índice de Precios al Consumidor (IPC) que calcula el Indec, con lo cual el impacto de las cuotas sobre los salarios de los deudores fue cada vez más alto.

Si bien el universo de los créditos UVA es uno solo, una vez más los UVA Automotor, Prendarios y Personales siguen siendo discriminados por el Gobierno Nacional, mientras sus cuotas mensuales se devoran gran parte de sus salarios, quedando muchos en estado de indigencia. Una verdadera trampa mortal donde los bancos tienen cautivos a cientos de argentinos, incluso apropiándose, en el caso de los débitos automáticos, del 80 y hasta del 90 por ciento de los ingresos de la gente.

Es colectivo de estafados también piden ser reconocidos al igual que los créditos Hipotecarios UVA. Por otra parte, aclaran que no son planes de ahorro, sino usuarios bancarios, ya que dichos planes ahorro no están regulados por BCRA.

Hay gente que por no tener problemas con el banco, se queda sin plata durante todo el mes y, potenciado con la crisis de la pandemia, no tienen ni para comer. Muchos han comprado un vehículo para hacerlo trabajar, una camioneta para un negocio y hoy no solo tuvieron que venderlo, sino que se quedaron con una deuda bancaria impagable y además sin trabajo. Una situación desesperante para miles de familias, donde la clase política le da la espalda.

Etiquetado