Multitudinario acto del Partido Obrero frente a la Casa de Gobierno de Mendoza

Actualidad Mendoza

A pesar del silencio de los medios mendocinos, este fin de semana sucedió un fenómeno político de trascendencia donde se visualizó que el movimiento de los trabajadores y trabajadoras empieza a unificarse, formar consensos y hacerse sentir más allá de los inescrupulosos intereses de la casta política de radicales y peronistas que «tranzan» y ajustan a espaldas del pueblo.

De esta manera esta tarde de sábado, una multitudinaria concentración copó la explanada de la Casa de Gobierno de Mendoza para darle cuerpo al acto del Partido Obrero en el FIT-Unidad. La gran convocatoria sorprendió a la clase dirigente del bipartidismo que ve con preocupación un notable crecimiento de la izquierda mendocina.

Centenares de obreros rurales de la uva, el ajo y hortalizas, las valientes trabajadoras autoconvocadas de salud, la fracción clasista de SUTE (docentes, la flamante agrupación de actores “actuemos”, la también naciente agrupación de empleadas de casas particulares, obreros de la construcción, del petróleo y telefónicos, judiciales, los compañeros estatales nacionales y gran parte del activismo de combate del SiTEA (sindicato de estatales) fueron parte notoria de la convocatoria.

Sin lugar a dudas el Polo Obrero y la Unión de Juventudes por el Socialismo jugaron un rol destacado en la campaña hacia el acto, la preparación y puesta en escena del mismo y desde ya en engrosar la convocatoria.

El saludo de las asambleas del agua de la zona este y del departamento de Las Heras destacan la acción monolítica del FIT y el PO en defensa de la Ley 7722, el rechazo al fracking y el compromiso con la preservación de los bienes comunes. Las fuerzas integrantes del FIT Unidad, el PTS y MST, también adhirieron con un saludo.

Es necesario remontarse mucho en el tiempo para encontrar una convocatoria de estas características en las puertas del poder político, jamás si se trata de un acto para destacar un planteo de poder abiertamente enfrentado con el régimen de grandes bodegueros, petroleros y capitalistas del campo que dominó las últimas décadas la política mendocina, sean con el kirchnerismo o el radicalismo.

El acto mostró a una organización que se hace carne y uña con las luchas del pueblo explotado, pero por sobre todo se esfuerza por establecer una alternativa a la bancarrota a la cual nos llevaron los Macri, Fernández y Suarez.

Se trata de un grito de guerra de los socialistas que luchan por darle una salida popular a la crisis, reorganizando la provincia en función de los trabajadores. De esta manera fue vivido por la concurrencia frente a cada orador y al finalizar la jornada.

El acto empezó con la vibrante intervención de la dirigente de la UJS cuyana, Gisela Paci que destacó el rol de la juventud socialista y la importancia de que luche codo a codo con la clase obrera. Martin Rodríguez, dirigente del Polo Obrero, expuso la gran pelea por la organización de las barriadas contra los punteros y por todos los reclamos. Raquel Blas, dirigente de la CSC, puso en claro el proceso de luchas del movimiento obrero mendocino y el rol de las autoconvocatorias.

El referente del Polo Obrero en Mendoza, Martín Rodriguez, señaló “Diciembre viene de lucha. La miseria social crece sin parar con la inflación, la caída del IFE, las restricciones en los comedores, lucharemos por trabajo, por seguro al parado, por el alimento. En la emergencia por un bono de fin de año. El reclamo de los trabajadores de Guernica estará presente en el acto, junto con delegados y vecinos de la ocupación que siguen reclamando una solución a su reclamo. El gobierno y sus funcionarios disimulan su completa falta de respuesta y la defensa de los grupos inmobiliarios mediante el macartismo contra el Polo Obrero y el Partido Obrero. La lucha por el acceso a la tierra, contra los negociados y la especulación inmobiliaria estará presente. En el acto vamos por una salida de fondo al problema de la tierra y la vivienda en el país.”

El dirigente Víctor da Vila y cerrando la diputada nacional MC, Soledad Sosa, presentaron el cuadro político en el que se desarrollaron los ataques contra el PO para esconder el acuerdo del gobierno con el FMI, la represión de Guernica y la acelerada derechización de los nac and pop. Pusieron de relieve la necesidad de que la izquierda intervenga frente al evidente fracaso de décadas de gobiernos alternados del PJ y la UCR para desenvolver una alternativa obrera y socialista.

Soledad Sosa afirmó “La visita del FMI de esta semana vino con el propósito declarado de atacar a las condiciones de vida y subsistencia del pueblo trabajador. La primera prenda ofrecida al acuerdo con el FMI es la ley de antimovilidad jubilatoria, pero el ajuste fiscal será el eje del nuevo endeudamiento: un sometimiento en toda la línea a los requerimientos del capital financiero y los que siguen fugando capitales. Con este acto, el Partido Obrero lucha por separar a les trabajadores de la tutela política del nacionalismo trucho, que busca evitar en nuestro país una rebelión popular como las que asistimos en América latina. Pero también para mostrar que no hay una alternativa política en la llamada oposición que acuerda con el gobierno en el pacto con el FMI y toda la perspectiva de ajuste y pago de la deuda y que también nos ha traído hasta aquí. Por eso el Partido Obrero impugna a los bloques políticos que gobernaron y saquearon el país en las últimas décadas. El Frente de Izquierda Unidad es la única fuerza política del país que ha rechazado sucesivamente este curso en el Congreso de la Nación y en las calles y que nos hemos manifestado por el rechazo a un pacto colonial como el que se trama con el FMI.”

El acto mendocino está encripto en los grandes actos que el Partido Obrero impulsó a lo largo de la geografía nacional, es sin lugar a dudas un factor de la situación política provincial, por más que la prensa se esfuerce por ocultar la movilización de miles detrás de un planteo político obrero y socialista.