Impulsan el otorgamiento de créditos a tasa cero a los jardines materno-paternales emplazados en la provincia de Mendoza

Actualidad Mendoza

La crisis económica que generó la pandemia del coronavirus afectó a numerosos sectores y entre ellos a las instituciones de enseñanza privada. Dentro de este rubro, los mas afectados son los jardines maternales que, ante el aislamiento social, muchos se vieron en la obligación de cerrar sus puertas ya que la mayoría de los padres dejaron de enviar a sus hijos o bien optaron por contratar a una niñera.

La fuerte caída en la recaudación de las cuotas mensuales impactó de lleno en los jardincitos haciendo insostenible su permanencia en el tiempo, obligándolos, en muchos casos, a cerrar definitivamente.

Frente a esta preocupante situación que atraviesan los jardines maternales en la provincia de Mendoza, la legisladora del Frente de Todos, Liliana Paponet requirió al Poder Ejecutivo Provincial, a través del Fondo para la Transformación y Crecimiento, el otorgamiento de créditos a tasa cero y con plazo de gracia atado a la reapertura de su actividad, a los jardines materno-paternales emplazados en la provincia de Mendoza.

La propuesta habla de que dicha línea de crédito, deberá contar con requisitos de inscripción flexibles, velando por el acceso de la mayor cantidad de jardines materno-paternales posibles a este beneficio.

“Sin embargo, hay sectores de la economía que necesitan apoyo provinciales para sortear esta crisis, en este caso, estoy hablando de los jardines materno-paternales. Estas instituciones de cuidado cuentan con un escenario complejo, ya que poseen poca previsibilidad en su vuelta al funcionamiento, no son una instancia educativa obligatoria y no se encuentran comprendidos en el decreto 2.633/05, el cual establece subvenciones para escuelas públicas de gestión privada”, remarcó la diputada.

Paponet solicitó al gobernador de la provincia que, a través del Fondo para la Transformación y Crecimiento, disponga una línea de crédito específica que contenga dos cláusulas fundamentales: una tasa de crédito baja (ya que se entiende que estos préstamos irán destinados al pago de gastos corrientes) y un periodo de gracia que se agote cuando estas entidades vuelvan a funcionar (ésta modalidad le permitiría a los agentes tener capacidad de repago).

“Atendiendo a la importancia de trabajar por todos los sectores de la economía formal, a la importante tarea que realizan las y los trabajadores de los jardines materno-paternales, al pequeño tamaño de los prestadores de estos servicios, y, a la sanción de la resolución 78.101 por parte de esta Honorable Cámara, es que requiero la aprobación de este expediente”, finalizó Paponet.