El FIT desnuda la venta de humo de Fernández Sagasti «Gravar las grandes fortunas debe ir con el NO pago de la Deuda Externa. Sino no sirve»

Actualidad Mendoza

Con la iniciativa de la senadora nacional Anabel Fernández Sagasti, el peronismo de Mendoza elaboró un proyecto para subir en un 100% la alícuota de Ingresos Brutos (IIBB) a bancos e instituciones financieras privadas que operen en la provincia.

Fernández Sagasti señaló que la intención del proyecto que ingresa a la legislatura local por la Cámara Baja, es destinar el aumento de la alícuota “a reactivar la economía de la provincia”.

Ex senador Víctor da Vila

El dirigente de la izquierda mendocina y del Partido Obrero, Víctor da Vila, afirma que la impronta de la senadora Fernández Sagasti solo tiene un sustento mediático, una «gran venta de humo», ya que los resultados anunciados solo quedan a medio camino y con magros resultados finales. A continuación, su columna de opinión:

Opinión: Sagasti y lo imposible. Los números no cierran

Sobre el proyecto del “impuesto” a los bancos

La senadora Anabel Sagasti dio a conocer un proyecto de ley provincial que duplicaría la alícuota de ingresos brutos de los bancos. Este impuesto pasaría del 6% al 12%.

Según la política kirchnerista recaudaría hasta unos $1.600 millones de pesos anuales. Suponiendo que se recaudara durante todo el año, equivaldría al 0,8% del presupuesto provincial y, con suerte, a menos del 20% de la masa salarial de un mes para los trabajadores estatales. Muy poco para la economía mendocina.

Fernández Sagasti sabe que no tiene los votos suficientes para que se apruebe el proyecto de ley en Mendoza por lo que se puede inferir que tiene un carácter principalmente mediático.  Diferente es la situación en el Senado de la Nación (Fernández Sagasti es Senadora Nacional por Mendoza) donde el PJ tiene quórum propio. Si bien no puede crear nuevos tributos (por Constitución corresponde a diputados) sí puede proponer las modificaciones de los tributos ya existentes a la propiedad. También podría haber instruido a los diputados mendocinos que están bajo su ala a presentar un proyecto que grave la renta financiera. Sin embargo no lo hizo. Tal vez un olvido.

El comportamiento de la senadora es por lo menos contradictorio, ya que mientras cuestiona, de manera acaso testimonial, la política tributaria provincial apoya toda la política de pago de la deuda que está afectando gravemente a la población argentina y que nos tiene en manos de fondos privados de inversión que no escatiman en amenazas.

Medidas reales

Afectar la renta financiera o gravar las grandes fortunas debiera ir acompañada del planteo de la inmediata suspensión del pago de la deuda externa, de lo contrario se trasforma en un puntal del pago de esta y el dinero así como entra sale.

Suponiendo que ingresen estos fondos, lo harían directo al tesoro de la provincia. Quedarían a disposición del gobernador Rodolfo Suárez, en momentos en que el gobierno provincial está acordando los nuevos términos del cumplimiento de la deuda provincial.

La idea de que este proyecto significaría un aporte al sector productivo y salarios estatales es sencillamente una expresión de deseo, pues la provincia lleva pagado en deuda durante la crisis $3.155 millones de pesos (el doble de lo que puede recaudar esta medida) y restan pagar $11.545 millones. Mientras se siga pagando todo el proyecto es inviable.

Un proyecto realista sería un impuesto a las grandes fortunas y la renta financiera, pero no como proyecto caído del catre, sino acompañado de medidas como la nacionalización del sistema bancario y financiero y principalmente el desconocimiento a una deuda que es un barril sin fondo y que vive a costa de la pobreza de todos los argentinos. Esto es algo que tenemos que debatir en toda la provincia para establecer una salida que no sea ni demagógica ni de ajuste. O por lo menos, así lo veo yo.

Víctor da Vila – FIT Unidad – Partido Obrero