Tras el desmadre logístico y sanitario del viernes, Alberto explotó: Lo de ayer «fue inadmisible». Hoy mejoró el trato a jubilados

Actualidad

Alberto Fernández se levantó temprano y prendió la televisión. Lo que vio, no lo podía creer: miles de jubilados, pensionados, acompañantes, mujeres y niños – el plena cuarentena obligatoria- haciendo largas colas en los bancos de todo el país para cobrar sus jubilaciones, la Asignación Universal por Hijo (AUH) y otros beneficios sociales otorgados para evitar que la pandemia del coronavirus afecte aún más a los sectores carenciados de la Argentina.

Cerca de las ocho de la mañana, el Presidente se comunicó con Miguel Pesce, titular del Banco Central. Alberto Fernández y Pesce se conocen desde hace años y el trato siempre fue distendido. El Presidente no es de insultar, pero en Olivos juran que estaba “con un nivel de calentura” nunca visto.

Pesce cortó la comunicación y se puso a redactar una resolución que ordenaba la apertura de los bancos durante el próximo fin de semana. Cuando la línea del Banco Central redactaba la inesperada resolución, Pesce habló por teléfono con Sergio Palazzo, secretario General de la Asociación Bancaria, que durante días y días se negó a que abrieran las sucursales en medio de la pandemia.

“Vamos a abrir los bancos los fines de semana, ya esta decidido», informó Pesce a Palazzo. Y cortó.

Alberto avergonzado y recaliente

«El Presidente me llamó muy temprano preocupado por la situación», contó ayer el propio titular del Banco Central, Miguel Pesce en radio La Red. «Sí, estaba enojado, qué le parece», respondió ante la consulta.

El presidente Alberto Fernández consideró en la noche del viernes «inadmisible» que cobrar una jubilación o un beneficio del Estado pueda «convertirse en un riesgo para la salud» y aseguró que ordenó a «los responsables que no vuelva a repetirse lo de hoy», en referencia a las largas filas que se registraron este viernes en entidades bancarias. Así lo expresó en una serie de posteos en Twitter en los que subrayó que «los jubilados y los hermanos más necesitados» son la «prioridad» del Gobierno.

Hoy sábado, en el marco de una entrevista en Radio Mitre, el presidente Alberto Fernández continuó con sus conceptos «Lo que pasó con los jubilados no volverá a pasar. El sector bancario va a funcionar para pagar a los beneficiarios, sábado, domingo y la semana que viene», sostuvo.

24 horas después de la hecatombe que se vivió en las afueras de los bancos en todo el país con inmensas filas de jubilados, pensionados y beneficiarios de planes sociales, el presidente Alberto Fernández no ocultó su enojo por lo sucedido y se mostró muy autocrítico al admitir que se trató de una “improvisación”.

«Nos está yendo muy bien con la cuarentena, no nos podemos relajar», definió. Sostuvo, además, que el Gobierno tiene previsto que el domingo próximo se termine la cuarentena. Pero es día a día, hay que ir viendo cómo evoluciona» y afirmó que «salir de ella tiene que ser una cosa muy cuidada».

“Nunca pensamos en expropiar el sistema de salud. Estamos pidiendo que el sistema sanitario privado, si tiene una cama libre, lo aporte si falta en el sistema de salud público”, explicó el mandatario sobre el diseño del operativo sanitario.

«El domingo próximo se termina la cuarentena, pero esto es un día a día hay que ver cómo evoluciona. Salir de la cuarentena tiene que ser una cosa muy cuidada. Se va a abrir muy paulatinamente, seguramente los chicos van a seguir sin ir al colegio», adelantó Alberto Fernández.

«Si salimos como si nada hubiera pasado, y nos llega una persona de España, nos puede hacer un estrago. Hay casos que tendrán que seguir en cuarentena. Seguramente los chicos seguirán sin ir al colegio, la administración pública seguirá con trabajo a distancia, y seguirán los mayores adultos», dijo el Presidente en el programa «Sábado Tempranísimo» de radio Mitre.

El Gobierno asegura que el caos en los bancos “no significa que se haya roto la cuarentena”

Fue durante el reporte diario número 41 del Ministerio de Salud en relación a la pandemia, donde se informan las medidas implementadas y las recomendaciones. El Gobierno además le pidió a los medios de comunicación que no transmitan una y otra vez imágenes que pueden generar preocupación.

El reporte diario que brinda el Ministerio de Salud respecto a los avances, medidas y recomendaciones ante el coronavirus, no pudo escaparle al caos experimentado ayer viernes en los bancos de todo el país con jubilados y pensionados. “La situación está controlada”, aseguró el gobierno que además afirmó que “no significa que se haya roto la cuarentena”.

La secretaria de acceso a la salud, Carla Vizzotti, dijo: “La situación que se vivió ayer merece una reflexión, el primer paso para poder mejorar es ponerlo en palabras, y el Presidente se expresó diciendo que es inadmisible, y desde ayer se empezó a trabajar en medidas correctivas.”

Asimismo, recordó que “estamos viviendo una pandemia a nivel mundial, es una situación inédita, y es las primera vez que estamos transitando esta salida a una cuarentena estricta”, y siguió: “Hay dos países que lograron achatar la curva, y en esos dos países el asilamiento duró 5 semanas”.

También sostuvo: “Ayer dijeron que se rompió la cuarentena y que eso es un riesgo grande porque va a haber un brote, la verdad es que desde el punto de vista sanitario hay muchas cosas para aclarar”, como que “la situación de Argentina no es la misma que en otros lugares del mundo donde la circulación viral es muy intensa”.

Porque si bien “tenemos más de 1.300 casos confirmados, en los análisis de laboratorio de todas las muestras que se están realizando, tenemos un porcentaje importante de casos negativos”, esto hace que “la circulación viral en Argentina no tiene la intensidad en nuestros países, con la cuarentena queremos minimizar la transmisión. Se tomaron medidas correctivas después de lo de ayer”.

Y es en este punto que señaló a la prensa: “El rol que tienen los medios, más allá de marcar opinión respecto a una medida, es que insistan con las recomendaciones positivas para la gente que está en su casa, porque transmitir imágenes de preocupación una y otra vez, es contraproducente”.