Vadillo desempolva la Ley 8270 de Jaque para que Suarez haga uso del crédito para invertir en obras hídricas

Actualidad Mendoza

Tras la ya conocida media sanción en la Cámara de Diputados del magro Presupuesto 2020 mendocino, donde el perokirchnerismo sacó una gran tajada para que, con su presión legislativa, poder paralizar al gobierno de Rodolfo Suarez, alentar al “no” al endeudamiento y roll over, dejándolo en un año sin obras para la gente.

No obstante, la polémica sigue vigente y el diputado provincial por Protectora, Mario Vadillo saca la luz una antigua Ley, la 8.270 que podría ser una herramienta clave para que el gobernador Rodolfo Suarez pueda mostrar «algo» de obras y gestión en este complicado año 2020.

El diputado recuerda que dicha ley era una especial autorización para pedido de deuda hecha durante el gobierno de Jaque en el año 2011, realizada para el Plan Estratégico de Obras y Mejoramiento Operativo de Agua Potable y Saneamiento de Mendoza (meses después de la reestatización) la cual la Legislatura autorizó a la empresa endeudarse en U$S 160 millones.

De esta manera y bajo ese antecedente, Vadillo aporta «Dicho financiamiento sería destinado a las obras básicas de infraestructura y mejoramiento operativo de Aysam como son: ampliación y mejoramiento de la capacidad de producción; ampliación y optimización del sistema de macro distribución de agua, instalación de macro y micromedidores, recuperación y ampliación de colectores cloacales».

Lamentablemente, y más allá de dicha ley… terminó siendo una trampa: «Nueve años han pasado y ningunas de esas pautas se cumplió. Los aumentos nunca frenaron y para el 2020 ya vienen acumulando un 100% por audiencia pública y ahora un 20% extra que prevee recargarse al usuario en el nuevo presupuesto provincial. Durante el debate del presupuesto hablé sobre esta deuda jamás usada que traería beneficios para toda la provincia» afirma el legislador de Protectora.

Hoy el presidente de Aysam, Alejandro Gallego, se atajó y manifestó al medio «suarista» MDZ que «no vamos a resolver estos problemas con la inversión de una gestión».

En medio de caños rotos y olor nauseabundo, Gallego manifestó sin inmutarse «En Mendoza tenemos una red de agua y cloaca muy antigua, el 50% de los más de 8.000 kilómetros de cañerías ya cumplió su vida útil y se rompe más de lo habitual.

No obstante, Gallego olvidó que durante estos siete años que se obtuvo el millonario crédito en dólares no hubo gestión, ni inversión en el sistema cloacal… solo verso y chamuyo… usted amigo biencuyano se preguntará entonces «¿Dónde está esa plata?»

Ante esta inquietante pregunta, Vadillo agrega «En la presente ley, puntualmente artículo 5, se autoriza al Poder Ejecutivo a contraer un empréstito y hacer uso del crédito del mismo a corto plazo, por un monto de 160 millones de USD, que entre 2011 a 2015 debía ser utilizado para obras de infraestructura, mejoramiento de la red de distribución, instalación de micro y macro medidores, entre otras obras con sus proyectos. A fin de dar cumplimiento a este plan estratégico de inversiones y mejoras, es que en el artículo 3 se establecían horizontes temporales separados en planes Emergencia de 2 años de plazo, corto plazo a 5 años, mediano plazo a 10 años y por último largo plazo a 20 años».

«Cabe destacar que en el horizonte de emergencia, están contempladas las obras prioritarias y equipamiento en especial para atención de emergencias operativas en los servicios; un poco irónico siendo que casi 9 años después aún una emergencia de un caño roto, o denuncias por falta de agua pueden demorar hasta 30 días en ser reparadas o atendidas» sostiene Vadillo.

Vadillo insiste que esos fondos representan una gran oportunidad para mejorar la calidad de vida de los mendocinos «En fin, un gran monto a utilizar para tan poca inversión realizada. Debido a esto es que solicité por el pedido de informe 565953, el día 2 de diciembre del 2019, que se me informara detalladamente el uso que se ha dado de esta capacidad de endeudarse que la legislatura aprobó para AYSAM. La respuesta fue lo que esperábamos: El uso del crédito no alcanza los 30 millones de USD ni los 800 millones de pesos, un total de 37 millones de dólares utilizados. Dejando en claro que AySAM posee aun 120 millones de USD para usar».

«Entonces si AySAM posee la aprobación legislativa, al igual que la provincia, para contraer aún 120 millones de USD más para subsanar las cloacas que revientan en todas las esquinas, los barrios del Challao y aledaños que no tienen presión ni agua, y etc; ¿Por qué el oficialismo insiste en la necesidad de sobre endeudarse para realizar las obras necesarias?» se pregunta el diputado.

“Deuda si, deuda no”

La discusión de este presupuesto 2020 que tuvo largas horas de debate, con varios cuartos intermedios y llamadas telefónicas de la mano, pasó por “Deuda si, deuda no”, y el oficialismo sigue acusando a las diversas fuerzas políticas por su falta de acompañamiento que provocará un congelamiento de todas las obras; a lo mismo les presento esta herramienta que desde el 2011 tienen capacidad de hacer uso, y el cual hace pocos días hemos votado que se prorrogue hasta 2024.

«Hagan uso del crédito, es una emergencia, están habilitados y aprobados; la Provincia necesita la urgente inversión en el cuidado del recurso hídrico» afirma Vadillo.

La situación actual en Mendoza

Mendoza huele a podrido, las roturas de caños de las redes cloacales están desparramando líquidos fecales en sus calles, acequias y canales «¿Por qué es necesario el uso de esta deuda oculta hace ya varios años? Nuestra provincia está sufriendo la rotura constantes de caños en varias zonas debido a la antigüedad que tienen y la clara no inversión en mejorar todo el sistema con grandes pérdidas de agua estando en emergencia hídrica, pero también hoy estamos viviendo la contaminación de todo el Cacique Guaymallén y el Zanjón Frías por los líquidos cloacales que están desparramando desde hace varios días. Pero ya no es en un solo lugar donde se han roto colectoras que llevan estas aguas. La situación es cada vez más complicada y preocupa a la sociedad» asegura el hombre de Protectora que desde hace tiempo viene denunciando.

Las aguas cloacales sin tratamiento son portadoras de bacterias entéricas que representan un riesgo directo para a salud de los habitantes, que se ve potenciado en los sectores que no cuentan con acceso al servicio de agua potable. Todo esto genera una grave contaminación al ambiente, cauces de riego y generación de focos infecciosos, debido a que el mismo líquido cloacal queda en las calles y veredas, el agua de los canales es utilizado para el riego de cultivos y uso poblacional de quienes no tienen red de agua potable, poniendo en riesgo la salud de la población.