Protesta social: Multitudinario acto de cierre de la Marcha Federal en Plaza de Mayo

Actualidad

Las cinco columnas provenientes del interior del país que, desde el miércoles, se movilizaron «contra el tarifazo, los despidos y el ajuste», comenzaron a llegar temprano a la Ciudad de Buenos Aires y en horas del mediodía hicieron su ingreso a la Plaza desde las diagonales sur y norte y por la Avenida de Mayo.

Entre los dirigentes que se pudieronn ver en la Plaza se encontraron los intendentes de Avellaneda, Jorge Ferraresi, y de Ensenada, Mario Secco; el Secretario General de Suteba, de la CTA bonaerense y de la Junta Ejecutiva de CTERA, Roberto Baradel; el titular del Partido Justicialista porteño, Víctor Santa María; el secretario adjunto de Camioneros y secretario Gremial de la CGT, Pablo Moyano; y el secretario adjunto de los «metrodelegados», Néstor Segovia, entre otros dirigentes políticos.

También se sumaron a la columna referentes de organismos de Derechos Humanos como la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela Carlotto; el presidente Pro Témpore del Parlasur, Jorge Taiana; y otros diputados nacionales como Leonardo Grosso, Edgardo Depetri, Héctor Recalde, Andrés Larroque y Facundo Moyano.

La Marcha Federal se complementa además con un paro de docentes y médicos bonaerenses, a los que se suman la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE), la Confederación de Trabajadores de la Educación (Ctera), el Sindicato Argentino de Docentes Privados (SADOP); CIPEC, la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) y la Federación de Obreros y Empleados Telefónicos (Foetra Buenos Aires), entre otros.

El sector docente comenzó a cumplir así un nuevo paro, luego del realizado la semana pasada, en reclamo de la reapertura de paritarias y en defensa de los programas de la escuela pública, al tiempo que los médicos de la Asociación Sindical de Profesionales de la Salud de la provincia de Buenos Aires (Cicop) advirtieron en un comunicado que habrá atención únicamente en las guardias de los 80 nosocomios bonaerenses.

Durante el mediodía, las agrupaciones de izquierda estuvieron presentes con un fuerte reclamo ante la ola de tarifazos, la política del gobierno nacional y los despidos de los trabajadores. Columnas del Partido Obrero, el PTS, el MST, el sindicalismo disidente, el MAS, entre otros, se manifestaron en todos el microcentro porteño.

En un encendido discurso en el marco de la Marcha Federal contra el ajuste, el titular de la CTA, Hugo Yasky, aseguró que «empezó la cuenta regresiva para el paro nacional» y apuntó contra «el grupo empresario al que pertenece Macri que amasó su fortuna chupando de la teta del Estado».

El sindicalista le envió un duro mensaje al presidente y le recomendó «que mire lo que hay en la calle: hay tristeza y miedo al futuro». Yasky indicó que el mandatario «padece un prolongado estado de ceguera y sordera».

Yasky anticipó una posible unificación de las dos CTA: «Tenemos que buscar el momento para unificarnos». En ese sentido, el sindicalista llamó a «realizar un nuevo acto» con «la unidad de todas las centrales». El principal pedido de Hugo Yasky hacia el Gobierno fue la reapertura de las paritarias para tener «un salario para llegar a fin de mes».

Anteriormente. el secretario general de la CTA autónoma, Pablo Micheli, apuntó duro hoy contra el Gobierno de Mauricio Macri, a quien acusó de «profundizar el ajuste» y le advirtió que si «no escucha esta situación va a haber un paro nacional».

«No somos un recurso humano como usted cree, Presidente. No queremos ajuste y esta es nuestra ideología», subrayó el líder sindical en Plaza de Mayo, en el acto central que coronó la marcha federal.

«El pueblo no se merece a este presidente, ni gobernantes que nos saqueen», disparó y rechazó las declaraciones del ministros de Trabajo Jorge Triaca al decirle que «los trabajadores tenesmo ideología que es la de la lucha». «Los trabajadores no somos un número», les advirtió.

Según subrayó el dirigente, el frente Cambiemos «quiere hablar de traer el cambio en la Argentina y lo que está haciendo es profundizar el ajuste».

«Hablan de que hay darle tiempo, pero cuando tienen que transferir recursos a las mineras firman rápidamente», recalcó Micheli, que también subrayó: «¡Ajuste las pelotas! Ni violento ni gradual. El pueblo en la calle van a tener».