Para superar el problema vitivinícola, finalmente Cornejo envió el proyecto del Fondo Anticíclico a debate en la Legislatura

Actualidad

Finalmente y después de la reunión con representantes del sector vitivinícola de la semana pasada donde expresaron su problemática, el gobierno de Alfredo Cornejo activa mecanismos para estabilizar el panorama que enfrentará el sector en relación al sobrestock vínico. Mientras hoy ingresó a la Legislatura de Mendoza el proyecto de ley para establecer un Fondo Anticíclico Vitivinícola, desde el Ministerio de Economía, Infraestructura y Energía, su titular, Martín Kerchner, anunció también la puesta en marcha del operativo de compra de uva para mosto.

La novedad se conoció luego de la reunión que el equipo técnico del ministerio mantuvo con diputados y senadores del Frente Cambia Mendoza con el fin de agilizar los tiempos legislativos e impulsando para el próximo miércoles 20 el tratamiento sobre tablas del proyecto de cinco puntos enviado por el Ejecutivo para fondear el fideicomiso vitivinícola. “Se va a pedir el tratamiento inmediato de la herramienta para que esté disponible antes de la vendimia”, indicó el ministro.

Según destacó Kerchner, la herramienta sirve “para dejarle no sólo a este Gobierno sino para quienes deseen gobernar la provincia a partir de ahora, un plan plurianual de estabilización del sector y ayudarlos con un plan a mediano plazo a cuatro años”.

Mientras tanto, desde Mendoza Fiduciaria se pondrá en marcha el operativo de compra de uva para mosto, mediante el cual el Gobierno convoca a las bodegas de distintos puntos de la provincia (que funcionarán como agente comprador) a presentarse a la licitación en la que se fija un precio referencial de la uva y, de esta forma, por consecuencia, se sostienen los valores que se le paga al productor.


En búsqueda del consenso

La disparidad de criterios del sector opositor respecto al plan anticíclico que impulsa el Gobierno provocó la reacción del ministro Kerchner. “Hemos escuchado varias opiniones que no nos dejan en claro cuál es la posición de la oposición, por lo cual decidimos avanzar en la presentación del proyecto, que es una herramienta que funciona desde 2009, y que el gobernador Pérez hizo estable en el 2012, a través de lo que se llama fideicomiso vitivinícola. Es necesario que el fideicomiso tenga financiamiento para poder interactuar en el mercado cuando hay variaciones de stock de vino, de uva, o para ayudar en la exportación, siempre que haya un compromiso del sector privado de reconvertir, de hacer esfuerzo por cumplir y de asociarse con el más pequeño”.

Por su parte, el diputado César Biffi indicó que desde el Frente Cambia Mendoza están buscando el consenso de la oposición y, en este sentido, instó a “resolver el problema estructural y darle a los gobiernos una herramienta que sirva y que supere la coyuntura, por eso necesitamos el acompañamiento de la oposición”.

Respecto de la utilización de los remanentes del Bono Fiscal I y II, como propuso Unidad Ciudadana, Biffi aclaró que no es posible asignar esos fondos debido a que ya están licitados y adjudicados o preadjudicados, según el caso.

Ahora el debate caliente se traslada a la Legislatura mendocina. La idea es acelerar los tiempos y «llegar bien a Vendimia», por eso el proyecto entró este lunes e impulsarlo para el próximo miércoles 20 se desarrolle el tratamiento sobre tablas del proyecto de cinco puntos enviado por el Ejecutivo para fondear el fideicomiso vitivinícola.