La diputada Daniela Castro alerta que este Presupuesto ajusta e involuciona: «Ningún país del mundo augura un buen futuro si no apuesta a invertir en ciencia y tecnología»

Actualidad

La Cámara alta trata desde las 15 hs la estimación de gastos y recursos para el año próximo en la gestión de Mauricio Macri. La lista de oradores que se inscribieron en esta trascendental sesión cuenta con 39 senadores con 20 minutos cada uno, sin contar a los siete jefes de bloque que tendrán a cargo el cierre de la discusión.

En un primer análisis, el proyecto de ley preparado por el gobierno de Mauricio Macri (y el FMI) prevé –en términos objetivos- un 70% del presupuesto destinado para el gasto social.

Sin embargo, desde la óptica comparativa respecto al Presupuesto de este año y sobre todo, respecto a la inflación final de 2018 y las estimaciones para el año siguiente, ese gasto termina siendo realmente escaso para todo lo que tenga que ver con lo social: Educación, Salud, Sistema de Seguridad Social, Desarrollo Social, etc.

En efecto, lo único que le gana a la inflación y crece respecto al 2018, son los intereses de deuda. Esto, inéditamente, equivale a cuatro veces el presupuesto total para Salud con un fondo de 596 mil millones y un crecimiento del 49 por ciento respecto a lo destinado en este año.

Con el gasto que el gobierno busca destinar para pagar la deuda, también equivalen a 24 veces los fondos destinados a las obras de agua potable y alcantarillado, o incluso 20 veces las de vivienda y urbanismo y 13 veces lo destinado para la Ciencia, según calculó el diario Página12.

Desde este sector se denuncia que el Presupuesto de Macri es en clara respuesta a las exigencias del Fondo Monetario Internacional, que ya acordó con el gobierno un mega préstamo de más de 55 mil millones de dólares.

En síntesis, el Presupuesto para 2019 prevé una inflación interanual del 23 por ciento –luego de que en este año la misma superará el 40%-, y una caída de la economía del 0,5%.

En tanto, desde una comparación acerca de los años anteriores, el gasto para la Educación, la Cultura y la Ciencia caerán 25 por ciento y en prestaciones y Seguridad social un 8,3 por ciento.

Entre las promesas de campaña y globos amarillos, Mauricio Macri explicó que el crecimiento de las actividades de investigación heredado del kirchnerismo iba a sostenerse. El “Plan Barañao”, lanzado en 2013, tenía como meta el aumento del ingreso de investigadores al CONICET “a un ritmo del 10% anual”. No obstante, con este Presupuesto 2019 que se está votando y los tijeretazos anteriores dentro del marco de la gestión Macri, ese deseo de apuesta por la Ciencia con futuro se disolvió.

Al respecto, la diputada nacional por San Juan, Daniela Castro, que también preside la Comisión de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de Diputados, conversó con BienCuyano sobre este importante y grave recorte presupuestario en el área de Ciencia y Tecnología «Ningún país del mundo augura un buen futuro si no apuesta a invertir en ciencia y tecnología. Este presupuesto marca un recorte abrupto en todo el sistema científico, en los organismos vinculados al sector, pero además ya en el ministerio que se le bajó el rango y quedó como una Secretaría», afirma la sanjuanina.

Y agrega «Es un presupuesto de ajuste, no es un presupuesto soberano que haya defendido las necesidades del pueblo argentino. Por esa razón yo voté en contra, solo va a generar más endeudamiento, que no apuesta a la educación, que no apuesta a la producción ni a las economías regionales».
«A pesar de la tremenda crisis económica que atraviesa el país producto de cumplir con los mandatos del capital financiero y ahora sumado bajo los mandatos del Fondo Monetario Internacional, mi provincia, San Juan, ha podido sostenerse gracias a que la gestión como gobernador de José luis Gioja ha dejado con superávit, con cuentas ordenadas, con deuda pública saneada, entonces de esta manera la provincia se sostiene en un ritmo de movimiento interesante a comparación de otras provincias», resalta la diputada Castro.
Y concluye la caucetera «San Juan tiene al día a la administración pública, pudo en paritarias brindar proponer y cumplir la cláusula gatillo. Sin embargo, cuando aumentan los combustibles, aumentan para toda la provincia y repercute en la producción regional. Sin lugar a dudas, las políticas macroeconómicas afectan a nuestra población y este Presupuesto no es viable de esta manera».