Desde el Senado impulsan ley nacional para evitar el abuso de anabólicos

Actualidad

El senador nacional por San Juan, Roberto Basualdo, presentó un proyecto de ley que tienen como objetivo impulsar en el territorio nacional una campaña informativa para concientizar sobre el uso responsable de productos esteroides anabólicos. La iniciativa busca prevenir los efectos adversos que pueden dañar la salud.

“Si bien existe una ley que establece que estos productos contengan la inscripción ‘venta bajo receta archivada’, lo cierto es que la comercialización sin prescripción médica está ampliamente difundida por varias vías, como Internet, gimnasios, establecimientos de venta de productos naturistas y se ofrece como suplementos dietarios, lo cual impide el control de su consumo principalmente en deportistas. En este sentido, es necesario crear conciencia acerca del uso responsable de estas sustancias para prevenir loa efectos indeseados que puedan llegar a ocasionar”, manifestó Basualdo.

 

El senador, además, señaló que “en muchos gimnasios se recomiendan anabólicos para alcanzar los efectos físicos deseados de forma más rápida. Las personas que abusan de ellos, usualmente toman dos o más anabólicos diferentes, mezclando los orales y/o los inyectables, y algunas veces incluyen compuestos diseñados para uso veterinario. Suelen tomarse en dosis tan peligrosamente elevadas que pueden superar infinitamente las dosis terapéuticas”.

 

Según indica el texto del proyecto, la campaña publicitaria tendrá una duración de un año a contarse a partir de la sanción de la Ley. Será transmitida a través del Servicio de Comunicación Audiovisual y será pautada con orientación de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual, de acuerdo a lo establecido en la vigente Ley de Medios al momento de su realización.

 

Se conoce como esteroides anabólicos, a aquellas sustancias sintéticas relacionadas a las hormonas sexuales masculinas, como la testosterona. Dichas sustancias promueven el crecimiento del músculo  esquelético (efectos anabólicos) y el desarrollo de características sexuales masculinas (efectos androgénicos) en hombres y en mujeres.

 

Entre los efectos adversos a nivel hormonal y del sistema reproductor en los varones se encuentran: atrofia testicular, alopecia androgénica (calvicie), disminución de la capacidad sexual e irritabilidad de la vejiga urinaria.

 

En tanto en las mujeres pueden producir virilismo (voz grave o ronquera, hipertrofia del clítoris, acné o piel grasa), hipercalcemia, irregularidad menstrual, crecimiento de vello corporal, pérdida de cabello, entre otros.