El Alberto con los tapones de punta por San Luis: «No pertenecemos a ninguna Liga, no cedemos autonomía, Nación no promueve el diálogo y no vamos a firmar»

Actualidad

Tal como habían acordado, los gobernadores se hicieron presentes ayer en el Senado para apoyar el voto de sus senadores con el proyecto de Pacto Fiscal y el nuevo régimen de Responsabilidad para la Nación y las provincias.

Con la presencia de los ministros de Interior, Rogelio Frigerio; de Trabajo, Jorge Triaca; y de Hacienda, Nicolás Dujovne, casi la totalidad de los gobernadores apoyaron el dictamen favorable de sus senadores en la Comisión de Presupuesto y Hacienda durante una reunión conjunta con la Comisión de Trabajo y Previsión Social donde también se trató la reforma previsional.

Frigerio, el primero en exponer en el plenario de comisiones del Senado, declaró que el consenso fiscal «es un acuerdo histórico que deja atrás una etapa de litigiosidad al momento de resolver temas pendientes».

Asimismo destacó la «absoluta coincidencia» con los mandatarios provinciales en «la necesidad de respetar el camino gradual hacia el equilibrio de las cuentas públicas».

Frigerio también ponderó que se hayan resuelto reclamos como el del Fondo del Conurbano bonaerense y aseguró que con el acuerdo fiscal «se deja atrás una historia de muchos años desde la crisis de 2001 en la cual los recursos con asignaciones específicas se utilizaban para otros fines» como los de viviendas o viales.

Dujovne, afirmó, por su parte, que con el consenso fiscal firmado con los gobernadores el país «va camino» a «eliminar el déficit y, mediante el control del gasto público, a eliminar también impuestos distorsivos» que «impiden la inversión, la creación de empleo y la baja de la pobreza».

«Estamos llegando a acuerdos históricos porque logramos consensos básicos para reformas que van a ser duraderas en el tiempo», dijo el ministro, y remarcó que la Nación hará «esfuerzos importantes», entre los que mencionó la compensación a las provincias que desisten de reclamos judiciales.

Dujovne destacó que Nación y provincias se han puesto de acuerdo para «ceder reclamos y aceptar bajar impuestos» y afirmó que «todos ceden para ganar».

Pero el momento más tenso de la mañana lo protagonizó Alberto Rodríguez Saá, cuya provincia volvió a ser la única que no lo suscribió por segunda vez en dos años. El puntano señaló que no iban a firmar y señaló que «no es cierto que se promueve el diálogo», para luego mirar a sus colegas legisladores y gobernadores y, haciendo uso de una imagen de «El Padrino» acusar al al Gobierno de haberles puesto «una pistola en la cabeza» a los gobernadores para que firmen.

“La Provincia no firmará el consenso fiscal porque implica desistir de los procesos judiciales vinculados a la coparticipación federal sin ninguna compensación”, explicó el gobernador ante el plenario del que participaron senadores, gobernadores y  los ministros de Hacienda, del Interior y de Trabajo, Nicolás Dujovne, Rogelio Frigerio y Jorge Triacca, respectivamente.Rodríguez Saá recordó que desde hace 2 años el Gobierno nacional no atiende al Ejecutivo provincial ni se ocupa del reclamo de una deuda legítima: “Nos encanta el diálogo y queremos favorecerlo, pero cada vez que llamamos a los teléfonos de los ministros nos responden ‘dice mi papá que no está”.“Tengo una nota que enviamos a la Corte sobre el fracaso del diálogo, que había otorgado 30 días y que vence mañana viernes. Igual nota presentamos el 10 de octubre con copia al presidente de la Nación pidiendo audiencia y la respuesta fue otra vez ‘dice mi papá que no está’”, ilustró el mandatario puntano.“También el senador Adolfo Rodríguez Saá ha tratado en muchas ocasiones de favorecer el diálogo ante los ministros Frigerio y Dujovne  sin tener respuestas”, dijo.

Expresó además que la provincia de San Luis no pertenece a ninguna liga de gobernadores, ya que “es autónoma y por lo tanto no hay quien hable por ella; entendemos que el Gobierno nacional propone un consenso fiscal, porque quiere disminuir o anular el potencial stock de deuda que tiene con las 24 jurisdicciones, lo que lo habilitaría a seguir endeudándose a nivel internacional  y,  principalmente,  por los juicios con sentencia firme ganados por San Luis y Santa Fe, referidos a la ANSES y AFIP, y una potencial sentencia a favor de Buenos Aires por el Fondo del Conurbano”.

Consideró que éste es un problema de la Nación Argentina y que “se ha creado un mito sobre este tema; la provincia de Buenos Aires no ha demandado al resto de las provincias; ¿Por qué firmaron otras provincias? Lo habrán hecho por conveniencia, porque tienen problemas con su independencia económica, presupuestos desequilibrados, poseen deuda pública nacional e internacional, o problemas con las cajas previsionales”, agregó.

Pero la crítica de Rodríguez Saá sólo encontró respuesta en el oficialista jujeño Gerardo Morales, quien aseguró que «a nadie se le puso una pistola en la cabeza. La consigna de Frigerio fue demuestren dónde pierden y compensamos y así se hizo. Estamos haciendo esfuerzos para bajar la presión fiscal», el resto de los gobernadores presentes fueron apoyando el acuerdo que habían firmado una semana atrás.
La vicegobernadora Mendoza, Laura Montero, remarcó: «Este paso es un gran ejemplo de la vocación de diálogo entre el gobierno nacional y las provincias. Este pacto es fundamental para que las provincias avancemos en el camino correcto». Por eso, la vicegobernadora pidió a los senadores que «apoyen este pacto», debido a que «nos va a dar esperanza para un futuro mejor para todos».

A su turno, la gobernadora María Eugenia Vidal señaló que «es un acuerdo histórico no solo para la provincia de Buenos Aires, sino para todos». Con el apoyo político, los legisladores dieron el voto positivo en comisión y avanza el pacto que Cambiemos quiere que sea tratado en el recinto el próximo 30 de noviembre mientras, en paralelo, las legislaturas provinciales autorizan la baja de los juicios provinciales contra el Estado.

 

La palabra del Alberto en el Plenario del Senado