Guaymallén, Provincia y un privado comprometidos en un proyecto de economía circular

Actualidad Mendoza

Un ejemplo de colaboración entre la Provincia, la Municipalidad de Guaymallén y un privado, la empresa Juan López y Compañía para resolver varios problemas. Por un lado la imposibilidad de crecer y ampliar su producción en un momento en el que mercado internacional otorga oportunidades de negocios y, en consecuencia, de empleo y desarrollo; por otro las quejas de los vecinos de la sociedad industrial.

Juan López y Cía es una antigua productora de jabón, “somos unos jaboneros devenidos en el fabricante de grasa, porque concretamente el jabón inorgánico, los detergentes sintéticos, suplantaron el jabón”, dijo Sergio López, el actual titular de la firma, tercera generación de una familia que se instaló hace muchos años en el distrito Pedro Molina, en calle Río Negro al 2.600, cuando la zona era eminentemente rural. Años después, con el crecimiento de la población, el trabajo que desarrolla la industria generó roces con los habitantes. Los conflictos nacieron en la década del ’90 particularmente por los olores que emanan de la producción.

Provincia, municipio y el privado se comprometieron en avanzar en el traslado de Juan López y Cía a otra locación en un plazo de cuatro años. La Provincia y la Municipalidad de Guaymallén se comprometen a acompañar a la empresa a conseguir el financiamiento para cubrir el costo del traslado a uno de los parques industriales de la provincia.

El intendente de Guaymallén, Marcos Calvente, recibió al ministro de Producción, Rodolfo Vargas Arizu, y a Sergio López para firmar el convenio de traslado. Además estuvieron el Subsecretario de Comercio Industria y Logística Alberto Marengo,  la subsecretaria de Empleo y Capacitación, Emilce Vega Espinoza, el director de Desarrollo Productivo Mauricio Pinti Clop, y el titular de la Agencia Mendocina de Innovación, Ciencia y Tecnología Federico Morábito. En el acto, también estuvo el director de Ambiente y Energía de la Comuna, Juan Correa.

“No es lo mismo que la empresa salga sola a buscar financiamiento, a que sea un proyecto apoyado por la Municipalidad y por el Gobierno provincial. Donde estoy no puedo duplicar mi producción y molestar más aún de lo que se molestado” a los vecinos, explica el empresario Sergio López, para luego manifestar que esas limitaciones están provocando la pérdida de buenas oportunidades de negocios.

La empresa trabaja con residuos cárnicos de frigoríficos y mataderos, que si no fueran aprovechados por industrias con Juan López y Cía, se transformaría en pasivo ambiental. Ese residuo, grasas y huesos, se transforma en otros subproductos; en alguna época se usaban para fabricar jabón, hoy para grasa para cocina, glicerina y ácido oleico para la industria farmacéutica, biocombustibles y harina de carne que se usa en la elaboración de alimento balanceado.

Este trabajo descripto se puede considerar dentro del paradigma de la economía circular. De acuerdo al director de Ambiente y Energía, Juan Correa, el trabajo del traslado y la ampliación de la producción, “es un hito porque esta problemática siempre la atacamos desde la demonización de los actores; empezamos a buscar otra manera, la del desarrollo sostenible, entonces resulta más fácil ir en la búsqueda de financiamiento por todos los impactos de sostenibilidad que tiene la empresa”.

Así no solo se soluciona el problema de los vecinos de Pedro Molina, sino que también se preserva una industria que genera puestos de trabajo y, con la ampliación del espacio y de la producción por los nuevos negocios posibles, habrá más empleos y desarrollo económico.

Una de las alternativas para mudar la empresa es el triángulo conformado por la Avenida de Acceso Este, Jesús Nazareno  y Tirasso, en la zona especificada como industrial en plan de ordenamiento territorial de la comuna.

Mujeres de Acero: Guaymallén, la Provincia y Asinmet acordaron una nueva entrega para capacitar soldadoras

El próximo 10 de junio la Asociación de Industriales Metalúrgicos comenzará a inscribir mujeres a un nuevo ciclo de capacitaciones denominado «Mujeres de Acero», por el que 40 mujeres serán capacitadas en oficios metalmecánicos, obtendrán un viático de $35.000 por mes mientras dure el cursado teórico práctico, y luego tendrán la oportunidad de insertarse en el mercado laboral.

Para avanzar en este sentido, este viernes 7 de junio, el ministro de Producción, Rodolfo Vargas Arizu, el gerente de Asinmet, Mariano Guizzo y el intendente de Guaymallén, el ingeniero Marcos Calvente, firmaron un convenio que tiene por objeto delinear las bases de ejecución del programa para este ciclo 2024.

En el mismo, las inscriptas cursarán un módulo de operaria metalúrgica y tres módulos en diferentes tipos de soldadura, para ello, Asinmet se compromete a disponer del lugar físico, la logística y administrar el curso, además del equipo de «consumibles básico» (electrodos, discos de corte, hojas de sierra, puntas de rayar y marcar y demás); la Subsecretaría de Empleo y Capacitación, pagará la hora docente del capacitador; y la Municipalidad de Guaymallén aportará los elementos de protección personal para las beneficiarias del programa (40 mujeres).

«En Argentina y en Mendoza, en especial, hay capital (existe potencial inversor), y estamos buscando que también haya recurso humano capacitado, para encontrar nuevas oportunidades de crecimiento. Es por eso que hoy, especialmente con la parte metalmecánica, estamos acercando la tecnología necesaria y la práctica, para que las mujeres se sumen al rubro con los conocimientos para tener éxito en ese ámbito laboral», explicó Vargas Arizu.

A su turno, Guizzo, señaló que esta nueva edición de «Mujeres de Acero»,  terminará con soldadoras calificadas que podrán formar parte de las empresas que ya existen o, incluso, conformar sus propios emprendimientos. «Se cerrará un círculo, con el compromiso de la parte privada y estatal, para que esta inclusión signifique (para las mujeres capacitadas) encontrar empleo genuino y bien pago».

La empresas necesitan metalúrgicas

Al respecto, el intendente de Guaymallén, Marcos Calvente, señaló: “estamos supliendo un déficit que tiene la industria, la Metalmecánica es de mano de obra intensiva, pero requiere de personal capacitado, y si planteamos una recuperación económica a partir del sector privado, con empresas que trabajen cada vez en más y mejores proyectos, tenemos que avanzar en capacitaciones que sirvan para ese futuro de reactivación”.

“Nosotros en Guaymallén queremos generar instancias de capacitación, pero pensando en la posibilidad de que los y las vecinas encuentren luego fuentes de trabajo genuinas y que les permitan crecer en lo individual y también generar una sinergia positiva en todo el departamento. Agradecemos esta participación del sector privado, con Asinmet y Adimra, y del Gobierno de la provincia, para avanzar en ese sentido y sobre todo porque se ha tenido en cuenta la participación de las mujeres, que muchas veces son el motor de sus familias y con esto se puede generar un cambio positivo para ellas y para las próximas generaciones y buscar una igualdad de oportunidades real”, agregó el jefe comunal.

“Sabemos que la metalmecánica es fuerte en Guaymallén, tenemos alrededor de 70 Pymes del rubro y queremos potenciar eso también desde las capacitaciones para convertirnos en un verdadero polo que atraiga inversores”, cerró Calvente.

Así funcionará “Mujeres de Acero”: ¿A quiénes está dirigido?

La subsecretaria de Empleo y Capacitación de la Provincia, Emilce Vega Espinoza, contó los detalles del programa Mujeres de Acero, e invitó a todas las guaymallinas en particular, y mendocinas en general a sumarse al desafío:

“A partir del lunes 10 vas a poder inscribirte a ‘Mujeres de Acero’, donde mujeres de entre 18 y 55 años de edad que se encuentren desocupadas van a poder acceder a una capacitación para vincularse con el mundo laboral de la metalmecánica. Las invito a que cada vez estemos más ocupando lugares que hoy están sumamente masculinizado”, indicó.

Así, se espera que en esta tercera etapa y a partir del 24 de junio, 40 mujeres inicien la capacitación y la terminen al cabo de 6 meses. El programa incluye una parte teórica y una parte práctica, y las inscriptas recibirán un incentivo de $35.000 por mes para garantizar que inicien y finalicen el cursado para luego integrarse a empresas del sector.

En una segunda etapa, Vega Espinoza, señaló que las mujeres -ya capacitadas- podrán ingresar en las empresas del rubro también con otros programas de apoyo al empleo, que son parte de las líneas Activas del Ministerio de Producción, tales como Enlazados por el que el Gobierno cubre un monto mensual equivalente al 100% del salario mínimo vital y móvil por cada uno de los empleados nuevos que incorpore una empresa, y esta, a su vez, debe completar la diferencia (hasta alcanzar el sueldo de convenio).