Desimpulsa Mendoza: a contramano de Juntos por el Cambio, el cornejismo agranda el aparato estatal y su burocracia creando una empresa estatal que desalienta la inversión privada en la provincia

Actualidad Mendoza

Desde hace tiempo la Mesa Nacional de Juntos por el Cambio viene anticipando como serán las medidas para generar políticas que permitan «superar el estancamiento permanente al que se condena a los argentinos». Los duros enfrentamientos entre dirigentes de ese espacio para determinar quién será su candidato a presidente se diluyen a la hora de definir el rumbo económico.

En ese aspecto hay miradas comunes respecto a la necesidad de «sincerar» el tipo de cambio mediante una devaluación inicial que, confían, achicará de manera sustancial la brecha con los dólares financieros y el paralelo; desmantelar las restricciones cambiarias; suprimir de manera acelerada el déficit fiscal mediante recortes de shock del gasto público; bajar o eliminar las retenciones a las exportaciones; disminuir impuestos a las empresas y contribuciones a la seguridad social, y encarar gradualmente reformas estructurales como el aumento de la edad jubilatoria, la derogación de las moratorias previsionales, el reemplazo de las indemnizaciones por despido por un seguro privado y el achicamiento de estructuras del Estado.

Mientras la Mesa Nacional de Juntos por el Cambio, tanto en los equipos económicos de Patricia Bullrich como los de Horacio Rodríguez Larreta, avanzan con la idea de achicar el elefante blanco que representa el Estado, el radicalismo de Alfredo Cornejo en Mendoza hace todo al revés… sigue financiando los cargos gerenciales de la obra social OSEP y además ahora crea una nueva empresa estatal en la provincia.

Días atrás, en el marco de las actividades de la Vendimia, se desarrolló el 4° Foro de Inversiones y Negocios, en el que participaron empresarios, autoridades nacionales y provinciales. La apertura estuvo a cargo del presidente del Consejo Empresario Mendocino (CEM), Eduardo Pulenta, y del Gobernador de Mendoza, Rodolfo Suarez, quienes destacaron la importancia del encuentro para el presente y el futuro de la provincia.

En esta oportunidad, el mandatario anunció la creación de la empresa de energía estatal denominada Impulsa Mendoza SA “con el objetivo de promover un desarrollo sustentable e inclusivo mediante la transformación de nuestros recursos naturales en forma prudente, convirtiendo a Mendoza en un eslabón clave para de la transición energética”.

Sin embargo, para el PRO mendocino, la empresa Impulsa Mendoza es un verdadero «experimento» del radicalismo. Quién tiró la primera piedra a la idea del cornejismo fue el propio líder del PRO en Mendoza, Omar De Marchi que señaló “Más allá de que el Gobierno de Mendoza se arroga facultades de dudosa legitimidad en su creación, lo grave es que lo hace en silencio”.

Y El Omar arremetió “Hemos aprendido poco en tantos años de experiencias caras e ineficientes sobre empresas del Estado. Cuando quien conduce estos experimentos no se hace cargo con su patrimonio del resultado de sus decisiones, todo termina mal. Es fácil jugar a empresario con dineros de la gente”.

Para De Marchi, “no hay herramienta más potente para desarrollar cualquier sector de la economía que tener un marco legal seguro y previsible. Es el sector privado, a través de inversión de riesgo, quien crea riqueza, empleo y desarrollo, sostenido en leyes, no en decisiones de un funcionario”.

“El camino nunca es crear más burocracia, ni escritorios raros para intermediar con los privados. No se alcanza a comprender cuál es el objetivo real de la creación de Impulsa Mendoza SA. Por definición no creo en estas aventuras, pero al menos expliquen porque lo hacen“, cerró el lujanino.

Otro que se alineó a De Marchi fue el senador provincial, Rolando Baldasso, que señaló «Si es una empresa privada, por qué designaron por 3 años a 3 ministros que luego del cambio de gestión continuarán? Lo harán gratis?? si no tiene gastos del estado…»

«Son demasiadas y suficientes las empresas que ya tiene el Estado para trabajar en esta área, no hay que generar más. Con la modificación del estatuto de EMESA sobraba», explicó el senador del PRO mendocino.

«Los bienes que tiene Potasio Rio Colorado, se les dio al Gobierno de la Provincia, por lo tanto son públicos e implican que su manejo y control debe estar auditado ¿Quién va a auditar? ¿Qué síndicos representen a los mendocinos, además del partido gobernante? ¿Quién está enterado?», se cuestionó Baldasso.

Y agregó «¿Por qué nunca discutieron o nos comentaron esta idea de una empresa que ya estaba armada? que recién la publican en el medio de la Vendimia y que ya está haciendo negocios en Canadá».

«Cualquier empresa privada que quiera trabajar en minería ¿va a competir en inferioridad de condiciones con esta empresa que ya tiene el caballo del comisario?», concluyó el legislador provincial del PRO, el ingeniero Baldasso.

En tanto, otro senador del PRO, German Vicchi, se suma a los cuestionamientos «Si pretenden incubar y promover proyectos mineros ¿quién va a costear esos gastos? Llama la atención que tenga similar objeto social, se capitalice con activos de Potasio Rio Colorado SAU y sea gestionada por esta última».

Y se pregunta «¿cuál es la necesidad de IMPULSA MENDOZA? Como sugerencia: Sería bueno que la sindicatura no esté vinculada a personas que son parte del gobierno de turno.