Para la izquierda el discurso de Cornejo fue aburrido y para el olvido: «no habló de desempleo y de las necesidades del pueblo trabajador»

Actualidad

Durante su segundo discurso como gobernador, en la Apertura del 117mo. período de Sesiones, el dirigente radical Alfredo Cornejo brindó una lectura de su gestión y un balance que lo autoevaluó como «positivo». Sin embargo, dirigentes y sindicalistas se manifestaron en las puertas de la Legislatura cuyana, totalmente custodiada por fuerzas policiales, denunciando duramente el estado de situación crítica en que se encuentra la provincia. Dentro del palacio, mientras el gobernador leía respetando a rajatabla el guion de su discurso, los dirigentes de la izquierda mendocina se mostraron con carteles que decían «La Remonta no se vende. En defensa de la tierra, el agua y la gente» en relación al oscuro negociado que el gobierno impulsa en Tunuyán, en donde también los recursos naturales y la calidad de vida de la población entran en juego.

El FIT- Partido Obrero emitió un comunicado sobre el discurso de Cornejo de hoy, que BienCuyano reproduce a continuación:

DISCURSO LEÍDO POR CORNEJO: PARA EL OLVIDO

El discurso leído por el Gobernador dejó en claro que no pretende dar respuesta a ninguna de las necesidades de la población trabajadora de la provincia.

Durante una hora y 12 minutos nada dijo de la disminución del producto bruto provincial y el desempleo creciente, la disminución del poder adquisitivo de los salarios que tiene a Mendoza por debajo de la media nacional, ni de la inflación y la pobreza que la tiene por encima. Nada sobre la desesperante situación de miles de familias con viviendas precarias que se inundan con cada lluvia. Nada sobre los derechos de la mujer trabajadora y del abordaje de la violencia de género y los femicidios.

Si, en cambio, habló de «orden fiscal», nombre con el que se refiere al ajuste contra los trabajadores. Esto es despidos, privatizaciones, decretazos y paritarias a la baja del 17% en cuotas y el ítem aula con el que extorsiona a los docentes para que trabajen enfermos y no tengan actividad sindical. «Orden fiscal» es para Cornejo el aumento de los impuestos automotor e inmobiliario de hasta el 40% mientras se le bajan o condonan impuestos al empresariado y se les regala 1000 millones en crédito fiscal transable. El «orden» es también el aumento exponencial de la deuda provincial que creció 12 mil millones durante su gestión, la mayor parte en dolares, lo que lleva a la provincia a una crisis explosiva a corto plazo.

El único anuncio concreto mostró su desprecio por los derechos humanos. La obligación de trabajar a las personas privadas de su libertad se plantea como un castigo, sin establecer ningún criterio de remuneración y derechos laborales que le caben a todo trabajador, incluso el privado de libertad (cuando la constitución Nacional establece que las cárceles deben ser sanas y limpias, para seguridad y no para castigo). Cabe preguntar si el Gobernador quiere mano de obra esclava para reemplazar a trabajadores estatales, o en beneficio de algunos empresarios.

La aburrida lectura que realizó Cornejo en la Legislatura fue celebrada por sus aplaudidores mientras el PJ prefirió convenientemente no aplaudirlo en período pre-electoral, para disimular que esas manos reticentes para los aplausos, se levantaron para votar cada una de las leyes que Cornejo les pidió.

El Partido Obrero en el Frente de Izquierda redoblará su esfuerzo por torcer este rumbo de ajuste, endeudamiento y represión, y abrir paso a una alternativa política de los trabajadores.

Cabe aclarar que el aburrimiento al que fue sometida la Asamblea Legislativa este 1 de mayo fue soportado estoicamente por todos nuestros legisladores, sin dormirse. Por lo que desmentimos la afirmación del portal MDZ, cuyo fotógrafo captó el instante en que el diputado Héctor Fresina pestañeaba.