Anabel respaldó el proyecto Portezuelo del Viento y le reprochó al radicalismo «Más gestión y menos show»

Actualidad Mendoza

El próximo viernes se vence el plazo del pronto despacho que presentó Rodolfo Suarez para que el presidente Alberto Fernández laude sobre Portezuelo del Viento. En el medio de los pedidos del oficialismo, la senadora nacional y presidenta del PJ mendocino, Anabel Fernández Sagasti, salió a respaldar la obra, pero fue dura contra la cúpula del radicalismo provincial, el gobernador Rodolfo Suarez y el diputado nacional Alfredo Cornejo.

A través de su cuenta de Twitter, Anabel le pidió al gobernador Suarez avanzar con menos biri biri y más acción “más gestión y menos show”, en torno a la «Obra del Siglo» Portezuelo del Viento.

“Portezuelo debe concretarse. Sigo a disposición del gobernador. No cambio de opinión. El problema es que los que cambian son Suarez y Cornejo. Mientras buscan ‘planes B’, no explican la ausencia de gestión que demora la obra”, sostuvo la senadora nacional por el Frente de Todos.

Y añadió: “Que Portezuelo Sí, que mejor Plan B. Que queremos la obra, pero no terminamos los trámites. En vez de sacarse fotos pidiendo ‘prontos despachos’ el gobernador debería avanzar con la obra, Cornejo podría gritar menos o sincerarse y decir la verdad: que no quiere que se realice”.

Finalmente, Fernández Sagasti puntualizó: “Cada día Mendoza pierde oportunidades x la demagogia de un gobierno sin estrategia y sin gestión. Cuando vuelvan de vacaciones, pónganse de acuerdo, terminen los trámites, avancen con la obra y convoquen a todas las fuerzas políticas de Mendoza, que allí estaremos“.

Cabe destacar que el 21 de diciembre del año pasado Suarez viajó a Buenos Aires y entregó personalmente el pronto despacho para apurar a Fernández para que resuelva en un plazo de 30 días. El gobernador está convencido que necesita esa resolución para adjudicar.

Mientras tanto, la Comisión de Seguimiento y Evaluación del Ministerio de Economía está analizando la mejora de la oferta que presentó la firma Malal-Hue, el único consorcio que se presentó para realizar la megaobra.