El intendente Orozco y el gobernador Suarez sortearon las ubicaciones de viviendas del programa lasherino “Mi Casa, Mi Vida”

Actualidad Mendoza

Ante la presencia del intendente de Las Heras, Daniel Orozco, y el gobernador Rodolfo Suarez, este jueves un centenar de beneficiarios y sus familias presenciaron el sorteo público de ubicación de sus viviendas, en una de las instancias finales del programa municipal “Mi Casa, Mi Vida” con el que la Municipalidad de Las Heras logró construir 108 casas en un año. El barrio, ubicado en El Plumerillo, toma más vida y se prepara para una segunda etapa de este innovador emprendimiento público-privado que reactivó el sector de la construcción y la economía en plena pandemia.

“Esto se gestó a lo largo de muchos años, para ver cómo podíamos ayudar al IPV, a la Provincia y a las más de 8 mil personas que necesitan soluciones habitacionales en Las Heras, y más de 60 mil en Mendoza”, expresó Daniel Orozco y con orgullo anunció que pronto se abrirá la inscripción para la segunda etapa de “Mi Casa, Mi Vida”.

“Hoy seguimos apostando al crecimiento y al desarrollo de nuestra Las Heras. Por eso estamos muy contentos, muy emocionados al decir que esta gestión que estamos implementando se puede replicar en la provincia y en la Nación. Este modelo de gestión lo podemos hacer. Y aquí está demostrado”, cerró el intendente Orozco.

En su discurso, el gobernador Suarez destacó el trabajo del jefe comunal de Las Heras y del equipo del municipio al mencionar que “valoro todas las acciones que hacen más grande a Mendoza”. Y añadió: “Esto que está pasando en Las Heras, esta transformación, con estas viviendas, también queremos replicarlo en la provincia”.

El acto -que además contó con la presencia de los intendentes Ulpiano Suarez, de Ciudad de Mendoza; Matías Stevanato de Maipú; Tadeo García Zalazar, de Godoy Cruz; Raúl Rufeil, de San Martín; y el legislador nacional Alfredo Cornejo- se realizó al ingreso del barrio “Mi Casa, Mi Vida” que se ubica al lado de la Capilla Histórica El Plumerillo, en ese distrito lasherino. Los beneficiarios asistieron junto a sus familias y seres queridos para vivir un momento soñado por todos.

Destinado a la clase media y con el propósito, entre otros, de dar solución habitacional a los mendocinos, este programa municipal de viviendas se logró en un trabajo en conjunto entre el sector público y privado. Y fue gestado en plena pandemia, a mitad del año pasado, como un modelo de gestión que busca reactivar la economía así como también dar oportunidades de inversión, más allá del primer objetivo de concretar el sueño de la casa propia.

“Saber que mi hijo nacerá en su hogar para mí y para mi esposo es una emoción inexplicable”, manifestó emocionada Valeria García, embarazada y una de las beneficiarias de las casas, tras recibir el número de ubicación de su futuro hogar donde planea iniciar su nuevo año 2022.

El sorteo público de ubicación de las 107 viviendas (una fue diseñada para personas con discapacidad) se realizó ante el director de Asuntos Legales, Mauro Homan, y la escribana pública Daniela Llaver. Además, como sorpresa el municipio entregó a cada beneficiario una antena de televisión digital abierta (TDA) y la chapa con el número de identificación de cada casa.

“Mi Casa, Mi Vida” es un programa habitacional innovador para la provincia que tiene como objetivo ofrecer alternativas de inversión para la clase media, así como cumplir el sueño de la casa propia. Se desarrolla gracias a la participación público-privada como modelo superador. Y en un año establecido como plazo se construyeron las primeras 108 viviendas.

Este proyecto generó cientos de fuentes de trabajo, brindó una alternativa concreta y eficaz para acceder a la compra de un inmueble y abrió el juego a toda la provincia para seguir apostando por el desarrollo del departamento de Las Heras, sumando nuevos vecinos.

El programa tiene tres patas: por un lado, el terreno de un desarrollador; por otro el municipio y por último los particulares. Este plan busca revertir (o paliar en gran medida) el déficit habitacional que tiene Mendoza y aprovechar los vacíos urbanos con servicios ya instalados que tiene Las Heras. Se calcula que solo en esta tierra sanmartiniana cerca de 10 mil familias lasherinas buscan tener una casa propia.

La iniciativa, que contó con el apoyo del Gobierno de Mendoza y el interés del IPV y de organismos nacionales, apunta a la clase media, sector donde la oferta y posibilidades de tener una casa son más complejas debido a la falta de acceso al crédito hipotecario con cuotas acordes a los ingresos.

El aporte que hace el municipio se cobra con la hipoteca, aspirando a que ese dinero que se recupera con las hipotecas se reinvierta para seguir favoreciendo la construcción de viviendas en Las Heras.

Esta primera etapa del plan de viviendas consta de 108 casas distribuidas en siete manzanas, ubicadas en calle Pedro Pascual Segura casi Zapata, barrio pegado a la Capilla Histórica El Plumerillo. Se trata de casas de dos y tres dormitorios, construidas bajo el sistema tradicional de 54 y 65 metros cuadrados, con posibilidades de ampliación. El barrio cuenta con todos los servicios.

Cuando se lanzó la convocatoria de beneficiarios, hace un año, en 20 días más de tres mil personas se inscribieron, confirmando el éxito de este proyecto municipal. Los interesados seleccionados invirtieron $900.000 en la etapa inicial, y hasta diciembre próximo abonan una cuota mensual que no supera los $20.000. Luego, una vez se concluya la escrituración, cada beneficiario continuará pagando un crédito a 10 o 20 años, según lo pactado, con las tasas más convenientes del mercado y el aval de la Municipalidad de Las Heras.