El último papelón de Cornejo: El presidente de la UCR Nacional se quedó mudo en el Congreso por los 130 años del radicalismo

Actualidad Mendoza

Al cumplirse 130 años de la creación de la Unión Cívica Radical, el presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Sergio Massa, le solicitó al presidente del partido, el mendocino Alfredo Cornejo, que diga unas palabras alusivas sobre el valor del radicalismo y sus hombres.

Sabemos que el parlanchín mendocino es «muy suelto de palabras» en los medios de comunicación y en los periodistas que les paga para que «él se luzca, salga a cabecear y meta el gol», sin embargo, en el Congreso Nacional, en el lugar donde realmente el pueblo que lo votó espera de su activa participación, está casi «mudo» en los debates democráticos, casi como una presencia fantasmal sin discurso.

En esta oportunidad, volvió a cometer un nuevo papelón en la sesión de ayer 1 de julio que dejó muy mal parado a los diputados de su propio partido, ya que cuando Massa le pidió unas palabras sobre la UCR, Cornejo desapareció.

Al no estar el presidente nacional del partido centenario en el momento del homenaje, hubo un desprolijo silencio que dejó muy mal parado al presidente del bloque de Diputados, Mario Negri y al resto de los correligionarios que esperaban una reacción del mendocino.

Pero al no estar presente en ese pasaje de la sesión, “improvisó” un discurso Facundo Suárez Lastra. Y no lo hizo mal, por cierto.

Arrancó resaltando la figura de Leandro N. Alem, de quien recordó su origen humilde, y lo ensalzó como “el más formado” de los dirigentes de ese tiempo. “Los radicales de hoy tenemos el orgullo de los radicales de ayer, que en 130 años le pudimos dar mucho orgullo a la República Argentina”, señaló, destacando a continuación las presidencias de Hipólito Yrigoyen, Marcelo T. de Alvear; Arturo Illía, Raúl Alfonsín. Sumó a quienes fueron de origen radical, como Arturo Frondizi, y luego recordó el último gobierno radical: “También, a pesar de lo mal que le puede haber ido en una gestión, a los que no les fue bien, como a Fernando de la Rúa, pero tuvieron como todos los radicales un signo de honestidad que es vital para la conformación de nuestro partido”.

“Y en estos 130 años pudimos trabajar en forma conjunta la idea de la libertad y la justicia”, resaltó Suárez Lastra, para llegar a nuestro tiempo y decir que “hoy, cuando está en juego la democracia y está asediada la democracia por su propia degradación, no nos cabe duda que vivimos en una sociedad democrática en la medida que se eligen popularmente nuestros gobernantes. Pero los radicales de hoy, con perspectiva de futuro y pensando en la democracia que viene, con nuestra experiencia de 130 años, sabemos que la democracia es una entidad en su conjunto que se expresa con determinados valores que son inseparables. Que para que exista democracia plena debe haber libertad, justicia, equidad, honestidad y ética. Si el partido de 130 años logra aportar este valor cultural en la Argentina, seguramente habrá democracia para siempre en la República Argentina”.

Verdaderamente es importante preguntarse, más allá de sus ambiciones personales y egos ¿Para qué Alfredo Cornejo quiere ser Senador Nacional si en el Congreso ahora como Diputado Nacional no habla? Sin dudas, lo mata la timidez…