¿Otra profecía apocalíptica de Bergman? otro caso de contaminación de la Barrick, ahora en Pascual Lama

Actualidad

El ministro de Ambiente de la Nación, Sergio Bergman, viene anunciando que todos estos desastres naturales que sacuden a nuestro país suceden no por la ineficacia institucional y falta de políticas prevención y contención, sino por una «profecía apocalíptica», y que el planeta devuelve «multiplicado con estas catástrofes».

«Lo que parecía una especie de profecía apocalíptica… Los argentinos y el mundo empezamos a ver que acá tenemos incendios, en Santa Fe tenemos inundaciones, y esto habla justamente de lo que se llama ‘adaptación’, que es cómo nos vamos a ir organizando para que frente a lo que hicimos al planeta, que nos devuelve multiplicado con estas catástrofes, estemos en condiciones de minimizar riesgos», había señalado el ministro.

Para la organización ambientalista Greenpeace los incendios e inundaciones, recurrentes en los últimos veranos se deben a la falta de una política ambiental nacional que proteja bosques y humedales del avance de la frontera agropecuaria y los desarrollos inmobiliarios.

Ahora parece suceder «otro caso de este apocalipsis profético», ya que luego de los sucesivos derrames de cianuro y otros metales pesados en la mina Veladero, documentos de la propia minera Barrick Gold muestran un nuevo caso de daño ambiental en la provincia de San Juan, en el proyecto Pascua Lama. Su explotación está frenada por la Justicia chilena por dañar dos glaciares, pero aún así provocó estragos en un río y un arroyo, y destruyó vegas.

Vale recordar que cuando ocurrió el derrame de 2016, la Cámara de Diputados de la Nación citó al ministro de Ambiente, Sergio Bergman, y al secretario de Minería, Daniel Meilán, para que dieran explicaciones a los legisladores sobre el suceso, ante la falta de controles que pudieran prevenir estos daños al ambiente periglacial.

Pascua Lama es un proyecto binacional montado entre la región chilena de Atacama (Pascua) y el departamento sanjuanino de Iglesia (Lama). Iba a ser el mayor proyecto minero del país, pero se frenó en Chile cuando la Justicia constató, entre otras cosas, la presencia de una capa de partículas sobre los glaciares Toro 1 y Esperanza.

El problema es que prácticamente todo el proyecto, de acuerdo con los documentos de la propia Barrick Gold, está ubicado en un gran ambiente periglacial, protegido por la ley de glaciares. Se trata de una zona altamente inestable. Por eso, cuando abrieron el túnel, empezaron a drenar desde las paredes entre 32 y 170 litros de agua por segundo. Para que el lector tenga una idea, la mina Veladero está autorizada a consumir 110 litros de agua por segundo y el proyecto Gualcamayo, 40 litros por segundo. Hoy, en Barrick Gold, creen que la cantidad de agua que fluye por las paredes del túnel es de entre 60 y 70 litros por segundo, en promedio.

Como este flujo de agua tiene un grado de acidez 3, provocó destrozos en la zona, que constan en una serie informes de Barrick Gold y la consultora Knight Piésold –que trabaja para la minera– que no habían trascendido y a los que el portal Infobae mostró en un informe.

«Los análisis de vegetación en las vegas localizadas en el río de Las Taguas evidencian una intoxicación con metales en las vegas», escribió Knight Piésold en uno de los informes. ¿A qué metales se refiere? «Cobre, hierro, manganeso, molibdeno y zinc». De acuerdo con el documento, la vegetación presenta «concentraciones tóxicas muy elevadas», lo que «genera efectos fisiológicos letales en las plantas».

En el agua, Knight Piésold observó «una acidificación que se traduce en un aumento en la disponibilidad de algunos metales, tales como el Mn, Zn, Cu, Fe y Al», que «se encuentran disponibles para ser absorbidos por las plantas». Y aclaró que el impacto «es de intensidad alta», pero que «su extensión es parcial».

En cuanto al suelo, la consultora evaluó que «el pH ácido afecta negativamente el desarrollo de la vegetación».

Mientras los «grises» legales continúan en el respeto de la Ley de Glaciares, que pone un límite a la explotación minera, y la política ambiental del Estado nacional y provincial continúan haciéndose los distraídos y no aplican un plan de contención ante los casos de contaminación recurrente en la región, la población busca y pide acciones concretas. Tal es el caso de la comunidad organizada del Valle del Huasco tras fallo del Tribunal Ambiental que rechazó Reclamación de Barrick Gold presentó este comunicado que reproducimos desde BienCuyano donde señalan que los propios estudios de impacto ambiental de Barrick Gold afirman que el proyecto Pascua Lama viola la ley de glaciares:

«Tras el fallo unánime del Tribunal Ambiental que rechazó la reclamación interpuesta por Barrick en contra de la Resolución de la Superintendencia del Medio Ambiente (SMA) que no aprobó el plan de cumplimiento presentado por la empresa para un segundo proceso sancionatorio por su proyecto Pascua Lama, decimos:

1- Celebramos el fallo del Tribunal Ambiental que “rechaza en todas sus partes la reclamación interpuesta” por Barrick, sobre todo porque viene en limitar una acción y estrategia premeditada y de mala fé de la empresa, con la que buscaba lograr eludir responsabilidad en su segundo proceso de sanción abierto por la SMA el cual definió 10 nuevos cargos, todos gravísimos para las comunidades. La empresa pretendía lograr un Plan de Cumplimiento para 7 de los 10 cargos lo que le significaba a la empresa no ser sancionados por ellos y que se borraran de su historial de infracciones. Así comenzaría un proceso sancionatorio sólo por 3 cargos. Por tanto se evita, tal como explicó la SMA, el “uso acomodaticio que quiera hacerse de este programa por parte de los infractores”.

2- Nos alegramos también como comunidad así como lo hicimos cuando rechazo el Plan de cumplimiento la SMA (Ver comunicado de 15 de julio de 2015 adjunto en link), porque desde que la empresa solicitó el Plan de cumplimiento veíamos con angustia que se pudiera aceptar que los 10 gravísimos cargos que contienen infracciones que van desde la destrucción irreparable de 13, 8 ha de vegas altoandinas y 2,16 ha de llaretas (especie vulnerable que demora 150 años en crecer 50 cm), contaminación de aguas con metales pesados y coliformes fecales, no cumplimiento del monitoreo de glaciares, tergiversación de información referida a glaciares, no cumplimiento de monitoreo de flora y fauna, no cumplimiento del monitoreo social, entre otras, podían ser subsanados por un Plan de cumplimiento cuando la gran gravedad y daño que revisten lo hace imposible.

3- Se agradece que el Tribunal resalte que este proceso del que la empresa intentó lograr un Plan de cumplimiento, nace en pleno desarrollo de otro proceso sancionatorio abierto por la Superintendencia de Medio Ambiente de la empresa por otros 23 gravísimos cargos, a consecuencia de la constatación de una serie de incumplimientos denunciados por las comunidades, así como otros descubiertos por la SMA entre los años 2014 y 2015. Es urgente que el país y los entes fiscalizadores no olviden que estamos ante una empresa que comete sus infracciones de manera consciente y reiterativa, y que tal como se demuestra en lo anterior y con más de 9 sanciones cursadas, ante una trasnacional que al final no le interesa cumplir y que no entiende con multas ni sanciones. A Barrick le da igual la autoridad así como los ecosistemas y poblaciones que viven río debajo de sus faenas, con todo esto no hay dudas de que Pascua Lama debe ser cerrado.

4. Cabe recordar que la Superintendencia de Medio Ambiente en junio de este año de manera inentendible para las comunidades acumuló los dos procesos sancionatorios a Pascua Lama en uno sólo, a pesar de que se originaron en años y por causas distintas. Dicha decisión vino a sumarse a una larga lista de acciones emprendidas por la SMA que desde el valle se ven con desconfianza y temor ya que por medio de ellas se tiende a ayudar a la empresa (ver declaraciones y denuncias al respecto en links adjuntos al final). Con este fallo se destraba el segundo proceso y la SMA podrá trabajar sin otro contratiempo en el proceso que lleva ahora ambas causas. Las comunidades esperan no corroborar sus miedos tras la dictación de la Resolución de la SMA de la que se está en la espera, que la acumulación no sea utilizada para rebajar gravedad en la reiteración de muchas de las infracciones.

5. Valoramos este fallo del Segundo Tribunal Ambiental enfocado en relevar la protección del medio ambiente, cuestión que se preocupa de dejar claro a lo largo de toda la sentencia relevando que su análisis está cruzado por entender que el Plan de Cumplimiento es un «instrumento que se estructura en función de la protección del Medio Ambiente” y en atención a ello es también que decide. Esperamos que sea igual de riguroso y que falle con el mismo sentido imperioso de resguardar el medio ambiente y la salud de la población en el nuevo proceso que nos aprontamos a abrir en este Tribunal a consecuencia de la ilegal y arbitraria modificación de la RCA del proyecto Pascua Lama que se ha realizado a la medida de la empresa y que hemos estado denunciando fuertemente estos últimos meses

6- Sabemos que hay fuertes presiones para que este proyecto moribundo continúe, la modificación de la RCA es la última muestra de ello, sin embargo este reciente fallo viene en confirmar y recordar que estamos ante una empresa que no escatima en ocupar los más oscuros y sucios recursos para intentar de limpiar su manchada imagen, así como que estamos ante la empresa con mayores sanciones en la historia del país. Y acá estamos también nosotros, las comunidades de pie para recordarle tanto a Barrick, como a los entes fiscalizadores, tribunales y al país entero que además se han interpuesto más de 20 denuncias por nuevos incumplimientos, que se ha comprobado contaminación en nuestras aguas por años, además de daño a nuestros glaciares y que estamos en riesgo a la salud, así como que ya se han visto afectados nuestros cultivos, y es por ello, que no aceptaremos una sanción por parte de la SMA menor a la Revocación de su permiso Ambiental (RCA) y el cierre definitivo de este proyecto asesino».