El Gobierno Nacional reglamentó la Ley de Teletrabajo «Solo está pensada para mantener el poder sindical» disparó Petri

Actualidad Mendoza

El Gobierno nacional reglamentó la mentada Ley de Teletrabajo, surgida al ritmo de la cuarentena de 2020 como resultado de la modalidad de “homeoffice” que se instaló en Argentina a causa de la pandemia. La reglamentación de la ley 27.555 fue publicada este miércoles en el Boletín Oficial a través del decreto 27/2021, que lleva las firmas del presidente Alberto Fernández; del jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y del ministro de Trabajo, Claudio Moroni.

La Ley, que obtuvo fuertes discusiones hacia dentro del mundo empresario, consta de varios puntos que repasan los criterios y regulaciones que hacen al carácter del teletrabajo, con qué garantías debe contar el empleado y en qué casos aplica o no aplica la implementación de la ley.

Por otro lado, el diputado nacional por Mendoza, Luis Petri, salió con los tapones en punta ante esta nueva ley en una catarata de tuits «El Gobierno reglamentó la Ley de Teletrabajo, que poco y nada va a contribuir a su fomento, ya que sigue manteniendo los problemas que tenia cuando se sancionó. En un país que necesita generar empleo, la ley mira para el costado y solo está pensada para mantener el poder sindical», afirmó.

El diputado de la UCR sostiene que «La ley de Teletrabajo fue creada y concebida para desalentarlo. Una oportunidad perdida en un mundo cada vez más conectado. Argentina legisla en materia laboral en analógico en un mundo digital. Así nuestras posibilidades de inserción dependen del viejo método de señales de humo. Si a la Ley de Teletrabajo, sumas la Ley de Economía del Des-conocimiento, que le sacó la estabilidad fiscal y el Decreto de Telecomunicación que desalienta la inversión, Argentina decidió trasladarse en carreta en la autopista digital».

El mendocino agregó «Se omitió la reglamentación del artículo 3, la consecuencia: Se mantiene abierta la posibilidad que los CCT puedan prever obligatoriamente modalidades combinadas de prestaciones presenciales y por teletrabajo. Inadmisible».

Sostuvo «En un mundo globalizado, dinámico y on line, con empresas trabajando en diferentes usos horarios, mantiene el derecho a la desconexión digital de manera absoluta, sólo autoriza que le envíen información fuera del horario laboral si se trata de fuerza mayor u otro uso horario. Esta ley autoriza auditorías conjuntas entre técnicos de la empresa y la asociación sindical EN LA CASA del trabajador. La presencia sindical se justifica para salvaguardar la intimidad del trabajador, no es chiste «.

Petri señala que la Ley «no precisa qué requisitos deben cumplir las empresas para contar con la autorización del Ministerio de Trabajo en caso de prestaciones trasnacionales del 2do párrafo. La consecuencia es mayor discrecionalidad y arbitrariedad. Háblame de seguridad jurídica y reglas claras. La ley entraba en vigencia 90 días contados desde la finalización del ASPO. Ahora con la reglamentación, no se sabe, es cuando el Poder Ejecutivo quiera. Muy imprevisible todo!»

El legislador nacional resalta profundos errores «Al mantener la prohibición de conectarse a la plataforma de trabajo fuera de la jornada laboral, viola el principio de igualdad con los presenciales que pueden realizar horas extras, algo que en el teletrabajo está específicamente prohibido si inicialmente no fue pactado».

«Mantiene la locura de obligar a diseñar plataformas de trabajo que impidan conectarse a ellas fuera del horario laboral que establece el artículo 4. Pase lo que pase, se prenda fuego la empresa, no va a poder ingresar al software aunque quiera, para salvar la información. Al mantener la prohibición de conectarse a la plataforma de trabajo fuera de la jornada laboral, viola el principio de igualdad con los presenciales que pueden realizar horas extras, algo que en el teletrabajo está específicamente prohibido si inicialmente no fue pactado», afirma el diputado radical.

«La mejor prueba de que la ley de teletrabajo es mala, es que aun no logran aplicarla. Es imprescindible rehacer la ley, para que sea un verdadero motor del desarrollo y la generación de empleo en el país, con posibilidades de insertarnos al mundo, voy a trabajar para ello!», concluyó Luis Petri.

Que dice esta Ley del Teletrabajo

Entre algunos de sus puntos centrales, la normativa remarca el derecho a la “desconexión”; tareas de cuidados; reversibilidad; elementos de trabajo; compensación de gastos; representación sindical; higiene y seguridad social, sistema de control y derecho a la intimidad.

“En todos los supuestos, la persona que trabaja no estará obligada a responder hasta el inicio de su jornada, salvo que concurran los supuestos contenidos en el artículo 203 de la Ley Nº 20.744 (t.o. 1976)”, dice la normativa y aclara que “no se podrán establecer incentivos condicionados al no ejercicio del derecho a la desconexión”.

Este ha sido uno de los puntos más conflictivos dentro de la modalidad de trabajo virtual, debido a la imposibilidad de muchos empleados y empleadas a frenar con sus actividades debido a la conexión permanente.

Asimismo, en referencia a la actuación gremial dentro de la modalidad de teletrabajo, la ley expresa que, sobre la representación sindical, “en los casos en que se pacte la modalidad de teletrabajo al inicio de la relación, aquella debe llevarse a cabo previa consulta con la entidad sindical”.

También añade que la representación de quienes antes prestaban servicios presenciales continuará siendo en el establecimiento laboral.

Sobre la provisión de elementos de trabajo, se remarca que “no es remuneratoria, lo cual se extiende a la compensación de gastos, aún sin comprobantes” por lo que “no integran la base retributiva para el cómputo de ningún rubro emergente del contrato de trabajo, ni contribuciones sindicales o de la seguridad social”.