Mientras la épica del relato K vuela a Moscú, los infectólogos y la oposición pide transparencia en los datos de seguridad sobre la vacuna Sputnik V

Actualidad Mendoza

En medio de un relato épico de Victor Hugo Morales en el canal oficialista C5N, con una emotiva puesta en escena y barbijos de merchandising incluidos, partió hacia Moscú el vuelo que traerá al país las primeras dosis de la Sputnik V, para la histórica campaña de vacunación que se aproxima.

El presidente de Aerolíneas Argentinas, Pablo Ceriani, confirmó este martes que el vuelo de la compañía que irá a Rusia a buscar las 300 mil dosis de la vacuna Sputnik V con las que el gobierno nacional prevé inmunizar a 150 mil personas contra el coronavirus.

«Arranca el avión, ahí va a levantar vuelo. Buen viaje, comandante. Ahí vamos todos, lo vamos a levantar con nuestra mirada. Todavía falta un poquito de velocidad. Ya estamos a pleno», comienza carreteando el relato Victor Hugo para luego continuar «el viaje a Moscú, el viaje por la vida, el viaje que todos soñamos como posible. ¡Atención!, ya es el momento comandante» prosigue la narración con voz futbolera.

Más allá del relato K «de los héroes que irá a buscar las vacunas (300 mil, digamos) que salvarán a la raza argentina», hay otra realidad: la falta de información pública sobre la vacuna rusa.

Quién salió con los tapones de punta fue el diputado nacional por Mendoza, Luis Petri, que junto a más de 25 legisladores de Juntos por el Cambio, entre ellos, Alfredo Cornejo – presidente de la UCR-, Fernando Iglesias, Waldo Wolff, Luis Juez, Graciela Ocaña, Carmen Polledo, propone la creación de una Comision Bicameral Investigadora del proceso de contratación, aprobación y seguimiento del plan de vacunación contra el Covid-19, en todo el país. El mendocino afirmó «En los gobiernos populistas todo es épico. Apelan al sentimentalismo y la emotividad para tapar la improvisación, los errores y la desidia. No es con épica que vamos a salir de la crisis sanitaria y económica en la que estamos porque es una de las causas que la alimenta».

En declaraciones en América TV, Petri disparó «Llegan las vacunas pero no llega la información. Si el gobierno no tiene nada que ocultar, debería aprobar con las dos manos la creación de la Comisión Bicameral de investigación y control del plan de vacunación que estamos proponiendo».

Si bien todavía no está aprobada oficialmente, la misma cuenta con el visto bueno de la delegación que viajo a Rusia para ultimar detalles de la compra, la primera que hace la Argentina en esta pandemia.

Ante las dudas que existen respecto a la eficacia y seguridad, expertos locales analizaron la información disponible, y marcaron que esperan que los datos de la vacuna rusa estén disponibles para conocer su efectividad. En este sentido, la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) sigue analizando la información disponible, y una vez que se resuelva esto “se podrán aplicar a la población sin temores”, según las conclusiones sacadas en un encuentro virtual organizada por la Sociedad Argentina de Infectología (SADI).

“Si la ANMAT no me asegura que esa vacuna es segura y efectiva no me la aplico. Si ANMAT dice que corresponde, yo me la voy a aplicar», dijo Pedro Cahn. El director científico de la Fundación Huésped afirmó que “nadie va a exponer a nadie a algo que no se esté seguro, vaya a ser más ventajoso que riesgoso para quien lo vaya a recibir”.

El infectólogo explicó que además de la ANMAT, a la que definió como «una institución de altísimo prestigio no sólo en la Argentina sino también fuera de la Argentina», hay otra instancia en el área de vacunas que es la Comisión Nacional de Inmunizaciones (CoNaIn), “un organismo independiente que asesora al Ministerio de Salud”.

Una de las cuestiones que más preocupa a los especialistas es la falta de datos publicados respecto de la fase III del ensayo de la Sputnik V. En este sentido, Roberto Debagg, directivo de la Sociedad Latinoamericana de Infectología Pediátrica, recalcó que “de las cuatro vacunas más adelantadas en la carrera, tanto Pfizer como AstraZeneca, publicaron todos los datos en revistas internacionales de medicina, demostrando en detalle la eficacia preventiva y los resultados. También el laboratorio Moderna hizo lo mismo con un dossier de documentos presentados ante la FDA. En cambio la Sputnik V, por ahora lo único que tiene publicado son datos de sus estudios de fase II. El resto es información que solamente comentaron en conferencias de prensa, pero no en documentos científicos que puedan ser revisados por expertos independientes”.

Para Debagg, las únicas publicaciones científicas disponibles son datos recopilados sobre 76 pacientes, donde lograron demostrar que su formulación sí genera anticuerpos contra el SARS-CoV-2 y que es bien tolerada por los pacientes.

El gobierno argentino ya firmó acuerdos para la adquisición de vacunas con el laboratorio AstraZeneca y con Rusia por la Sputnik V y mantiene negociaciones con Pfizer, Sinopharma, Sinovac y Janssen, todas con ensayos clínicos en fase III de investigación, algunas de las cuales ya presentaron resultados de eficacia y seguridad.