La mediocridad de El Alberto: En Corea, la geolocalización derrotó el Covid, en Merlo, el gobernador lo boicotea

Actualidad San Luis

El gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Saá, y su narcisismo, no tolera que nadie haga mejor las cosas que él… y si alguien lo intenta hacer, acerca una propuesta superadora que mejora la realidad de la provincia, lo derrumba por el solo hecho de que «él tiene que ser mejor que todos». Eso, no se llama «mejor gestión», sino se denomina «mediocridad».

Gracias al capricho de su gestión, la provincia de San Luis se queda estancada desde hace mucho tiempo, congelada en la mediocridad y no despega. El sueño de «El Albertismo» se va resquebrajando gracias a la terquedad del mismo Alberto y su soberbia.

No solo su gobierno lleno de egoísmo lo practica en tiempos normales, también lo hace en momentos difíciles como en esta pandemia, donde es necesario dejar los partidismos de lado, dejar la lucha política entre «nosotros» y «ellos», sino en tirar todos para adelante al mismo lado, con consensos, con la idea de sumar propuestas innovadoras por el bien de todos los sanluiseños.

En medio de la Fase 1 que volvió esta semana la provincia de San Luis, debido al incremento de casos de Covid-19, con un total hasta ahora de 286 casos, la Villa de Merlo puso en práctica su plan de trazabilidad, desarrollado con la Universidad Nacional de San Luis, donde dejan de lado la tradicional planilla, para avanzar en una herramienta para el celular que registra de manera fácil, rápida y gratuita los datos con sólo escanear el código de barras del DNI. Un modelo de avanzada mucho más eficaz e higiénico, que no implica manipulación y traslado de papeles, para la potencial detección de la circulación del virus.

Con efectiva antelación, el intendente de Villa de Merlo, Juan Álvarez Pinto, y el rector de la Universidad Nacional de San Luis, Vìctor Moriñigo, habían presentado en julio pasado esta aplicación que registra la trazabilidad de los casos de Covid-19 en la región, datos de geolocalización, con la información digitalizada de manera instantánea, almacenada en la nube y, en el caso de no disponer de conexión a internet, queda guardada en el teléfono, para luego ser subida al  momento de poseer conectividad.

Un programa de geolocalización que implementó uno de los países del mundo que mejor ha combatido el coronavirus, que es la innovadora Corea del Sur.

Números aparte, lo cierto es que las cifras de Corea del Sur no son casuales. El éxito de la lucha contra la pandemia se basa en una gran combinación entre tecnología, conciencia social y rápida coordinación de las autoridades para frenar la expansión del virus antes de que se dispararan los contagios.

El gobierno coreano desarrolló una aplicación de seguridad de cuarentena automática para apoyar eficazmente el monitoreo de los que se encuentran en cuarentena. La aplicación permite a los usuarios monitorizar sus síntomas y realizar un autodiagnóstico, y asegura que las órdenes de cuarentena se mantengan activando una alarma cuando sale fuera del área de cuarentena designada.

El San Luis mezquino de Alberto

Volviendo a la provincia de San Luis, este logro tecnológico desarrollado con anticipación, entre el municipio merlino y la universidad pública, debería ser digno de orgullo para el gobernador de la provincia. No obstante, por ser el intendente de otro color político, lo desecha y lo boicotea.

El jefe comunal merlino, Juan Alvarez Pinto se quejó en la videoconferencia establecida entre los intendentes con el gobernador Alberto Rodríguez Saá, porque los inspectores de la Dirección de Defensa del Consumidor provincial “instalan temor y amenazas” a los comercios que utilizan la aplicación desarrollada por la Universidad Nacional de San Luis para registrar la trazabilidad de los clientes.

“La única intención del Municipio es que todos los comercios hagan la trazabilidad de forma práctica, rápida y sencilla sin exponer a nadie a la manipulación de lapiceras, cuadernos o planillas”, dejó en claro el intendente Alvarez Pinto y requirió al Gobierno que ponga freno al avance de los inspectores.

A esto se le suma otros malos hábitos del gobierno provincial que «castiga» a los merlinos por no haber votado en las últimas elecciones a un intendente del palo de El Alberto.

En medio de la pandemia el Gobierno de Rodríguez Saá cortó el suministro de medicamentos, insumos médicos y leche que se realiza desde hace ocho a los cuatro Centro de Atención Primaria de la Salud (CAPS). Mientras, que el intendente pide que se revise “la medida a la brevedad”,

El egoísmo, la torpeza de su liderazgo y las mezquindades del gobernador solo perjudica a todos los sanluiseños que «lo votaron» y los que «no lo votaron», mezclando la política con la salud de su pueblo. Un verdadero mediocre de vuelo bajo!