Implosión en el ATE mendocino por denuncias de admnistración fraudulenta y el pedido urgente de un Congreso de delegados

Actualidad
Roberto Macho, el actual secretario general del gremio de ATE (Asociación de Trabajadores del Estado), quien sucedió a Blas en noviembre, denunció por administración fraudulenta a su antecesora ante la Justicia penal, la acusó de desviar fondos de los afiliados por $70.000 y le pidió Blas que renuncie, para evitarle un proceso de expulsión.
La conocida referente gremial de los estatales no se quedó callada. Negó haberse quedado con dinero del gremio, calificó la denuncia de «una mentira» y descartó renunciar, desafiando a Macho a que llame a una asamblea general para auditar su gestión, la que describió de nepótica y personalista: «Macho quiere quedarse con la caja del sindicato», cañoneó Blas sin vueltas.
Las revelaciones de Macho llegaron por la tarde, luego de que la propia Raquel Blas (quien integra la comisión directiva de ATE) hiciera pública al mediodía una denuncia penal por amenazas y lesiones contra Adriana Iranzo, la mujer de Roberto Macho, en perjuicio de una afiliada y miembro del sindicato.
La guerra total que se ha declarado en ATE se trae graves acusaciones cruzadas entre ambos y la indisimulable fractura interna de la lista que ambos integraban y que ganó las elecciones en noviembre pasado.
Ante la crisis que estalló en la Comisión Directiva de ATE Mendoza, Walter Lentz y Dante Scanio integrantes del Cuerpo de Delegados de la EPTM y miembros de la agrupación Alternativa Estatal a nivel nacional opinaron: «Los problemas en el gremio vienen desde hace tiempo, al igual que la división. Lo grave de la crisis, es que haya salido a los medios con acusaciones cruzadas antes de que el cuerpo de delegados de ATE a nivel provincial estuviera enterado y tuviese posibilidades de opinar».

«Esto repercute también sobre los compañeros de base, que ven esta pelea en las cúpulas como una lucha por el aparato que se traduce en desconfianza en el gremio y la organización sindical en general. Al único que beneficia esta división es al gobierno que se siente envalentonado para avanzar sobre nuestros derechos, como en el caso de la EPTM que venimos denunciando su intento de privatización», sostuvo Dante Scanio.

«Nosotros, desde el cuerpo de delegados de la EPTM junto con  Andrea Díaz y Marcelo «Apu» Aranda, exigimos que se llame urgente a un Congreso de delegados de toda la provincia, que sea resolutivo en cuanto a cómo abordamos los trabajadores, los que todos los días ponemos la cara frente a los compañeros de base para enfrentar el ajuste del gobierno. Creemos que si la crisis es irreversible, se debe recurrir a la máxima democracia que es llamar a elecciones nuevamente, donde sean los trabajadores los que decidan quien conduce el gremio y no el resultado de acusaciones, denuncias o peor aún, intervenciones del ministerio», concluyó Walter Lentz.