La izquierda y parte del PJ quisieron debatir el Dietazo de los legisladores, pero se lo rechazaron. Macri pidió que no se «pasen» de largo

Actualidad

Finalmente la Cámara baja rechazó debatir sobre tablas un proyecto del Partido Obrero-FIT que propone anular la suba de los montos mensuales que perciben los legisladores, dispuesta por la presidencia del Cuerpo.

El proyecto no logró reunir los tres cuartos de los presentes que se necesitaba para apartarse del reglamento e incluir en el debate el tratamiento del proyecto, que la Izquierda pretendía debatir en la sesión convocada para para tratar el Presupuesto 2017 y la limitación de los denominados «superpoderes».

El planteo, que logró finalmente 104 votos afirmativos y 112 negativos y no logró la mayoría especial para ser debatido en el recinto, fue formulado por el diputado Néstor Pitrola, quien pidió un apartamiento del reglamento para que se debatiera esa iniciativa sobre tablas, tras cuestionar lo que denominó como “dietazo” de los diputados.

Entre los mendocinos que se mostraron de acuerdo con la discusión fueron: Alejandro Abraham (FPV), Guillermo Carmona (FPV), Graciela Cousinet (Libres del Sur) y Soledad Sosa (FIT).

Los sanjuaninos que estaban a favor del debate: Graciela María Casselles (Partido Bloquista de San Juan), Sandra Daniela Castro (FPV), José Luis Gioja (PJ San Juan), Florencia Peñaloza (Compromiso con San Juan) y Héctor Daniel Tomas (FPV)

En tanto, los que le bajaron el pulgar fueron los mendocinos: Susana Balbo (PRO), Patricia Giménez (UCR), Stella Maris Huczak (UCR), Rubén Miranda (Justicialismo) y Luis Petri (UCR).

El sanjuanino Eduardo Cáceres (PRO)

Los puntanos: Berta Arenas (Compromiso Federal San Luis), Ivana María Bianchi (Compromiso Federal San Luis), Claudio Javier Poggi (Avanzar San Luis) y Luis Lusquiños (Compromiso Federal San Luis )

Antes, la legisladora del FIT-PTS, Myriam Bregman, había rechazado el aumento y puesto de relieve que “la mitad de los trabajadores argentinos gana menos de 7.000 pesos; la mitad de las familias argentinas no llegan a 14.000 pesos mensuales; y los jubilados trabajaron 40 años para cobrar menos de 6.000 pesos”.

“Este aumento, no es en nuestro nombre”, advirtió Bregman, quien recordó su proyecto para que los diputados no cobren más que un docente y puso a disposición las iniciativas de la izquierda para anular el aumento que, dijo, “nos agravia a nosotros, pero también al pueblo trabajador”.

Néstor Pitrola, del FIT-PO pidió una moción de orden para votar de manera nominal el proyecto para anular las resoluciones que establecieron el aumento de las dietas. Asimismo pidió rever todo los aumentos dispuestos a lo largo del año para los legisladores. Habló de un “dietazo” que consideró “es el divorcio con la sociedad argentina”, y lo consideró “un aumento que no tiene nada que ver con las paritarias que han cerrado en un 31% promedio, que está diez puntos debajo de la inflación; en un país en el que está discutiéndose un ‘bono-burla’ que no se sabe qué trabajadores van a cobrar”.

«Nuestro proyecto plantea la anulación del aumento de las dietas, de los gastos de representación y del monto por desarraigo, e incorpora la eliminación del cobro de los pasajes no usados por dinero en efectivo, una forma encubierta de acrecentamiento de las dietas» explicó Pitrola en plena sesión.

Por otro lado, el presidente Mauricio Macri sostuvo en Santa Fe que el aumento de la dieta de los legisladores nacionales, que generó polémica, debería ser «acorde al esfuerzo» que están «haciendo todos los argentinos».

«Hay que reconocer que hubo una inflación, que hay que hacer un ajuste para ser medianamente equitativos, pero tampoco en estos momentos pasarse de largo“, reclamó Macri, en referencia al aumento acordado por los legisladores del 47% en distintos conceptos, superior al 31% del promedio de las paritarias.

Si bien las declaraciones del presidente fueron «tibias», ya que pidió que se haga un «esfuerzo» y no que sea un rotundo rechazo al «Dietazo» legislativo, la izquierda consiguió una especial alianza con sectores del peronismo y hasta del propio gobierno, lo cual lo hace volver a jugar con el tema en las próximas semanas.

La diputada nacional del FIT-PO, Soledad Sosa señaló «Nuestra presencia en el Congreso visibilizó este vergonzoso aumento que provocó un repudio social muy fuerte en tiempos de brutal ajuste, al punto que el presidente Macri se pronunció sobre el dietazo, pidiendo a los diputados «no pasarse» y hacer los mismos esfuerzos que todo el pueblo», pero olvidó comunicárselo a sus diputados que rabiosamente defendieron el aumentazo y votaron en contra, sobre todo a su preferida de Mendoza la empresaria bodeguera y diputada Susana Balbo».